El al­ter ego de Fredd

A Ra­mi Ma­lek, el ac­tor de mo­da, le llueven las ofer­tas: po

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR GENTE -

ELE­NA CAS­TELLS

Bar­ce­lo­na

Es el hom­bre de mo­da en Holly­wood. Ra­mi Ma­lek se ha con­ver­ti­do en el ac­tor re­ve­la­ción de es­te año gra­cias a su trans­for­ma­ción en Fred­die Mer­cury pa­ra Bohe­mian Rhap­sody, la pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca so­bre el fa­lle­ci­do can­tan­te de Queen. Ese pa­pel le ha va­li­do un Glo­bo de Oro a me­jor ac­tor es­ta mis­ma se­ma­na en Los Án­ge­les. Y po­dría su­po­ner­le tam­bién una no­mi­na­ción al Os­car a me­jor ac­tor, al­go que se da­rá a co­no­cer el 22 de enero. No hay du­da. Aho­ra to­dos lo quie­ren.

Es­te ac­tor ca­li­for­niano pro­ce­den­te de una fa­mi­lia egip­cia, po­dría con­ver­tir­se en el pró­xi­mo vi­llano de la nue­va pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond. Los ru­mo­res so­bre su po­si­ble par­ti­ci­pa­ción em­pe­za­ron a co­rrer ha­ce unos días y el ac­tor se aca­ba de pro­nun­ciar di­cien­do que es­ta­ría “to­tal­men­te” dis­pues­to a ser par­te de la pró­xi­ma edi­ción de la sa­ga, que se­rá la úl­ti­ma de Da­niel Craig co­mo agen­te 007. “Bueno, ten­dre­mos que ver­lo. Se­ría in­creí­ble in­ter­pre­tar a un vi­llano, otro pa­pel soñado pa­ra mí. He po­di­do in­ter­pre­tar gran­des pa­pe­les úl­ti­ma­men­te y oye, quién sa­be. No pue­do ha­blar so­bre ello” ha de­cla­ra­do re­cien­te­men­te Ma­lek. “Si me lo

Se me­tió tan­to en la piel del can­tan­te que se aca­bó enamo­ran­do de la ac­triz que en­car­na al amor de su vi­da

hu­bie­ran ofre­ci­do, ha­bría di­cho que sí. Ab­so­lu­ta­men­te”.

Ma­lek, que se en­cuen­tra aho­ra tra­ba­jan­do en la que se­rá la cuar­ta tem­po­ra­da, y úl­ti­ma, de la acla­ma­da se­rie psi­co­ló­gi­ca Mr. Ro­bot ,en­la que in­ter­pre­ta a Elliot Al­der­son, tie­ne mu­cho en co­mún con esa le­yen­da de la mú­si­ca que era Fa­rrokh Bul­sa­ra, el ver­da­de­ro nom­bre de Mer­cury. So­bre to­do en el te­són y la con­fian­za cie­ga en sí mis­mos y al he­cho de ser hi­jos de in­mi­gran­tes. Fred­die era bri­tá­ni­co de ori­gen par­si e in­dio y Ra­mi na­ció ha­ce 37 años en Ca­li­for­nia en el seno de una fa­mi­lia egip­cia de fe cris­tia­na. Se me­tió tan­to en la piel de Fred­die que has­ta se aca­bó enamo­ran­do de la ac­triz Lucy Boyn­ton, de 24 años, que en­car­na a Mary Aus­tin, la que fue el gran amor de la vi­da del po­pu­lar can­tan­te.

Pe­ro es­te mo­men­to de glo­ria no ha si­do un gol­pe de suer­te. Ma­lek, cu­yo ras­go más des­ta­ca­do son sus ojos sal­to­nes, lle­va años en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción. De he­cho, em­pe­zó a for­mar­se co­mo ac­tor des­de su ni­ñez. Y a los 13 años hi­zo su pri­me­ra ac­tua­ción. “Mis pa­dres eran in­mi­gran­tes de pri­me­ra ge­ne­ra­ción que vi­nie­ron de Egip­to y cre­cí en un en­torno en el que ellos vi­nie­ron a Es­ta­dos Uni­dos, bus­can­do el sue­ño ame­ri­cano. Y eso pa­ra ellos sig­ni­fi­ca­ba que sus hi­jos se­rían mé­di­cos y abo­ga­dos. Pe­ro una par­te de mí se sen­tía di­fe­ren­te. Una vez, hi­ce una lec­tu­ra dra­má­ti­ca fren­te a mis pa­dres en la es­cue­la se­cun­da­ria. Fue muy im­por­tan­te pa­ra mí ha­ber­me trans­for­ma­do en otra per­so­na fren­te a ellos. Fue muy con­mo­ve­dor por­que ellos pu­die­ron ver que al­go más es­ta­ba su­ce­dien­do con su hi­jo. En­ton­ces pen­sé: ‘¡Va-

Ra­mi Ma­lek po­san­do con su Glo­bo de Oro a me­jor ac­tor por su pa­pel de Fred

El ac­tor de ori­gen egip­cio ca­rac­te­ri­za­do co­mo el lí­der de Queen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.