La ho­ra de los re­lo­jes

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Quim Mon­zó

Ca­da seis me­ses, cuan­do lle­ga el sá­ba­do en que, la ma­dru­ga­da del do­min­go, hay que ade­lan­tar o re­tra­sar el re­loj, por tie­rra, mar y ai­re se re­pi­ten con­si­de­ra­cio­nes pa­re­ci­das. ¿Sir­ve de al­go? ¿Se aho­rra mu­cha ener­gía? La más ra­di­cal: su­ma­do y res­ta­do to­do, ¿es una cho­rra­da?

La no­ve­dad es­ta vez es que, ha­ce una se­ma­na, en Ba­lea­res ini­cia­ron una cam­pa­ña pa­ra que es­ta noche no se re­tra­sen los re­lo­jes. Lle­va por tí­tu­lo “El 25 de oc­tu­bre en las is­las Ba­lea­res no cam­bie­mos la ho­ra” y pre­ten­de lle­gar al Par­la­ment ba­lear, al Go­vern de les Illes y al Con­gre­so de los Dipu­tados. Su le­ma de ba­ta­lla es: “Más luz, más vi­da, más co­lor, más tu­ris­mo, más de­por­te, más co­mer­cio, más tra­ba­jo, me­nos con­su­mo te­le­vi­si­vo, me­nos gas­to eléc­tri­co...”. Co­mo ca­si to­do hoy en día, la ha­cen a tra­vés de re­des so­cia­les y de pla­ta­for­mas rei­vin­di­ca­ti­vas. El pro­mo­tor es un se­ñor de Fe­la­nitx, Mi­quel Pou, que en Chan­ge.org da ar­gu­men­tos sen­sa­tos: “Tra­ta­mos de adap­tar las ho­ras de sol al ci­clo vi­tal y dia­rio de los ciu­da­da­nos de las Is­las Ba­lea­res. No to­das las re­gio­nes del mun­do pue­den sa­car be­ne­fi­cio de es­te cam­bio pe­ro sí las Ba­lea­res, de­bi­do a su cli­ma y po­si­cio­na­mien­to geo­grá­fi­co.

Co­mo ca­da me­dio año, hoy se re­abre el de­ba­te: ¿sir­ve de al­go ade­lan­tar o re­tra­sar el re­loj?

Se tra­ta de te­ner un ho­ra­rio ló­gi­co, ra­cio­nal y na­tu­ral pa­ra sa­car el má­xi­mo be­ne­fi­cio a un re­cur­so tan apre­cia­do co­mo el sol. Los be­ne­fi­cios que apor­ta­ría, apar­te del sim­ple he­cho de po­der dis­fru­tar de más ho­ras de día, son in­cuan­ti­fi­ca­bles. Que­re­mos un ho­ra­rio na­tu­ral y no ‘po­lí­ti­co’”.

Tam­bién es­ta se­ma­na, la Ini­cia­ti­va per a la Re­for­ma Ho­rà­ria que im­pul­sa el in­can­sa­ble Fabian Mohe­dano ha pe­di­do a las al­tas ins­tan­cias eu­ro­peas que se su­pri­ma de una vez el ro­llo del cam­bio de ho­ra. Sus ar­gu­men­tos son tan sen­sa­tos co­mo los del fe­la­ni­gen­se Mi­quel Pou: “Pen­sa­mos que cuan­do la me­di­da se im­ple­men­tó, en­cen­der o apa­gar la luz una ho­ra an­tes im­pli­ca­ba un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en el uso de ener­gía. Pe­ro hoy en día, cuan­do la ener­gía se usa prác­ti­ca­men­te en to­dos los ám­bi­tos –ai­re acon­di­cio­na­do, ca­le­fac­ción, equi­pos de mú­si­ca y te­le­vi­sión, elec­tro­do­més­ti­cos, or­de­na­do­res– la di­fe­ren­cia no es sig­ni­fi­ca­ti­va. Ade­más, el cuer­po hu­mano tar­da mu­cho más de un día en adap­tar­se a las va­ria­cio­nes ho­ra­rias, lo que se tra­du­ce en mo­les­tias, es­pe­cial­men­te en ni­ños y per­so­nas ma­yo­res”.

A Mi­quel Pou no lo co­noz­co, pe­ro sí la lu­cha de Mohe­dano pa­ra con­se­guir unos ho­ra­rios ra­cio­na­les. Pe­si­mis­ta co­mo soy yo ya ha­bría ti­ra­do la toa­lla ha­ce tiem­po pe­ro, sin em­bar­go, úl­ti­ma­men­te de­tec­to se­ña­les de que qui­zás es­ta vez la co­sa po­dría ir en se­rio: ca­da día más gen­te es cons­cien­te de que el dis­pa­ra­te ho­ra­rio ac­tual no se aguan­ta por nin­gún la­do. Pa­sa­rán años pe­ro se con­se­gui­rá un po­co de sen­ti­do co­mún. Y, en cuan­to de­je de ha­ber un ho­ra­rio de ve­rano y otro de in­vierno, in­me­dia­ta­men­te apa­re­ce­rán nos­tál­gi­cos que reivin­di­ca­rán co­mo tra­di­ción ina­mo­vi­ble el vie­jo ri­tual de ade­lan­tar y re­tra­sar la ho­ra. Lo ha­rán con el ar­gu­men­to ha­bi­tual de mu­chos pa­ca­tos ante los cam­bios: “Cuan­do yo era pe­que­ño en ca­sa siem­pre lo ha­cía­mos...”. Pues ya no eres pe­que­ño; ¡es­pa­bi­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.