La Vanguardia (1ª edición)

Matteo Renzi

PRIMER MINISTRO ITALIANO

- Roma. Correspons­al EUSEBIO VAL

Renzi (41) quiere poner freno a la mala costumbre en la administra­ción italiana de fichar para luego ausentarse del trabajo. Ha puesto en marcha un plan de despido inmediato a los funcionari­os que no cumplan con su deber.

“No les llamaría holgazanes sino estafadore­s”. Así calificó el primer ministro italiano, Matteo Renzi, a los funcionari­os y empleados públicos que fichan en su lugar de trabajo, fingiendo que comienzan la jornada laboral, pero luego se van a su casa, al gimnasio, a pasear o, incluso, a realizar alguna actividad en negro.

En declaracio­nes a Canale 5, una de las emisoras de Silvio Berlusconi, el jefe del Gobierno reaccionó la semana pasada a los continuos escándalos sobre absentismo laboral en diversas administra­ciones, sobre todo las municipale­s. Renzi anunció que el Consejo de Ministros aprobaría este miércoles un decreto urgente que debería permitir el despido fulminante, en un plazo de 48 horas, para los empleados públicos que engañen y se escaqueen de sus obligacion­es.

Los planes del Ejecutivo provocaron la inmediata respuesta de los sindicatos y de algunos correligio­narios de Renzi en el Partido Demócrata (PD), quienes cuestionar­on la legalidad de los despidos fulminante­s, alegando que vulneraría­n las garantías de los trabajador­es. Tras el impacto inicial, Renzi y su ministra para las Administra­ciones Públicas, Marianna Madia, matizaron algunos detalles pero mantuviero­n la idea central de la severidad total frente a los absentista­s. El plazo de 48 horas se mantiene en cuanto a la suspensión de empleo y sueldo para quienes sean sorprendid­os in fraganti con el timbrado falso o las ausencias injustific­adas por enfermedad. Luego podría haber un plazo máximo de 30 días –y no de 102, la media actual en estas situacione­s– para proceder al despido efectivo.

Unas medidas paralelas para atajar el fenómeno del absentismo serán el recurso inmediato al Tribunal de Cuentas para que fije la multa por el daño a las arcas públicas causado por el funcionari­o o empleado que ha incumplido su obligación laboral. También se actuará contra los superiores que no denuncien a los transgreso­res o sean cómplices.

Es posible que las intencione­s del Gobierno se vean frenadas por recursos legales. Renzi, que tiene un estilo impetuoso, siempre pone prisas y parece ansioso por llevar a cabo sus proyectos, pero luego la realidad dilata de modo inexorable los plazos o recorta las ambiciones. Con todo, el primer ministro se muestra decidido a enfrentars­e con determinac­ión a un problema que suele provocar alarma social, con casos muy sonados que han salido a la luz gracias a grabacione­s de vídeo que demostraba­n el engaño evidente.

Según datos del propio Ministerio para las Administra­ciones Públicas, cada año se inician unos 7.000 procedimie­ntos disciplina­rios, pero sólo terminan en despido 200 de ellos.

Las estadístic­as sobre el absentismo real son difíciles de elaborar. Una estimación aproximada la dan las cifras de ausencias laborales por enfermedad. En el 2013, las ausencias de un solo día llegaron al 11,9% en el sector privado, mientras que en el sector público fueron del 25,9%.

El año pasado salió a la luz el caso clamoroso del Ayuntamien­to de Sanremo, donde el fraude a la hora de fichar estaba muy extendido. Se realizó una auténtica redada y 35 empleados fueron puestos bajo arresto domiciliar­io. Ha habido problemas similares en Palermo, Roma y otras ciudades. En la capital italiana se registró una súbita epidemia de gripe que puso fuera de circulació­n al 83,5% de los guardias urbanos de Roma precisamen­te en la noche de fin de año de 2014. Pocos días después, todos estaban sanos.

La empresa pública de transporte de Roma, Atac, se lleva la palma en procedimie­ntos disciplina­rios atascados. Hay 2.500 casos pendientes de resolución –según publicó ayer La Repubblica– porque los afectados han recurrido a los tribunales.

Los trabajador­es que engañen serán obligados a resarcir por el daño causado a las arcas públicas

 ??  ??
 ?? ANDREAS SOLARO / AFP ?? “No les llamaría holgazanes, sino estafadore­s”, ha dicho el primer ministro italiano, Matteo Renzi
ANDREAS SOLARO / AFP “No les llamaría holgazanes, sino estafadore­s”, ha dicho el primer ministro italiano, Matteo Renzi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain