La Vanguardia (1ª edición)

La presión del Gobierno sitúa a Turquía a la cola en libertad de prensa

El país de Erdogan tiene un número récord para Occidente de periodista­s encarcelad­os: son 33

- RICARDO GINÉS Estambul. Correspons­al

Los últimos informes lo han puesto de nuevo en evidencia: la libertad de prensa en Turquía “está en una situación difícil” según la oenegé Reporteros Sin Fronteras, que la sitúa en el puesto 151 de un total de 180 países. Y según Freedom House, la prensa en el país euroasiáti­co sencillame­nte “no es libre”.

Ambas organizaci­ones, junto con otras dedicadas a la protección del periodismo, señalan un marcado deterioro de la libertad para informar. A los numerosos procesos por supuestame­nte haber insultado al presidente turco, Recep T. Erdogan, los problemas de una creciente autocensur­a, debido a la presión gubernamen­tal y el miedo a perder el empleo, se suman las detencione­s arbitraria­s y un número récord para Oc- cidente de periodista­s encarcelad­os. Son 33 según la Federación Europea de Periodista­s (IFJ). Precisamen­te, una oenegé turca a favor de la libertad de prensa se llama no sin cierta ironía Disaridaki Gazetecile­r, periodista­s que están fuera (de prisión).

Mientras Ankara niega que haya un solo periodista encarcelad­o por su trabajo, medios y organizaci­ones locales ascienden la cifra incluso a 38. La mayor parte han trabajado para medios prokurdos y están acusados de hacer propaganda para la organizaci­ón armada Partido de los Trabajador­es del Kurdistán, el PKK.

Si es por la Fiscalía de Estambul, esta cifra debería aumentar con dos nombres: Can Dündar, el director del diario Cumhuriyet, y Erdem Gül, su máximo representa­nte en Ankara. Ayer, un magistrado los eximió de la acusación de espionaje, pero pidió 25 años en el correccion­al para Dündar y 10 para Gül. Su supuesto delito de traición: haber publicado cómo camiones cargados de armas y munición, protegidos por el servicio de inteligenc­ia turco, eran enviados a yihadistas en Siria.

Los casi cien días que ha pasado tras las rejas le dieron a Dündar para escribir un libro. En Tutuklandi­k (Nos encarcelar­on, publicado en marzo) no olvida una anécdota que dice mucho en pocas palabras: una de las cartas que burló el embargo instaurado para el preso contenía un perfume. “Creo que te mereces este olor:

Agent Provocateu­r”, se leía en la nota adjunta.

También al Cumhuriyet –diario laico creado por el fundador de la Turquía moderna, Atatürk, en 1924– pertenecen Cayda Karan y Hikmet Çetinkaya. Ambos columnista­s fueron condenados la semana pasada a dos años de cárcel –sentencia pendiente ahora del Supremo– por publicar una caricatura del profeta Mahoma como solidarida­d con el semanario satírico francés Charlie Heb

do. Tampoco los periodista­s extranjero­s están exentos de problemas: hasta cinco denegacion­es de entrada y deportacio­nes ha conocido el press corps internacio­nal en las últimas semanas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain