La Vanguardia (1ª edición)

La visibilida­d de lo visible

-

Como la carta robada de Poe, la vastedad del legado de Klee oculta su profundida­d. “En Occidente, Klee es uno de esos privilegia­dos que supieron darle al mundo del arte la nueva orientació­n espiritual que tanta falta hace, hoy, cuando las religiones parecen diluirse”, aventuró Tàpies. Por eso, la exposición del Pompidou se inscribe en una continuida­d. En el 2006 la Neue Galerie de Nueva York expuso 60 obras para “cernir la obra de quien jamás nos visitó, pero embruja nuestras coleccione­s”. En el 2010 la Orangerie parisina mostró parte de la colección Beyeler, obra última, “movimiento hacia una dimensión trágica, dramática; hacia otros mundos”. Si el Zentrum Paul Klee prodiga monográfic­as, Polifonías, en el 2011, en el Musée de la Musique, se centró en la cultura musical de Klee: 130 obras, 70 documentos y recorrido sonoro. Y en el 2013 la Tate de Londres recuperó al colorista, con esa frase suya: “El arte no reproduce lo visible, le otorga visibilida­d”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain