La Vanguardia (1ª edición)

Gracias, Leopoldo

- Teresa Sesé

Al empresario y mecenas Leopoldo Rodés (1935-2015) “el arte le golpeaba emocionalm­ente”. Le gustaba todo y de todas las épocas, pero el contemporá­neo acabó convirtién­dose para él en una necesidad. “¿Por qué te gusta tanto?”, le preguntó en una ocasión Ferran Rodés, uno de sus cinco hijos. “Porque me posibilita entender por dónde van a ir las cosas”, le respondió. “Lo cual le permitió ser siempre joven”. Y segurament­e fue también esa capacidad para saber mirar siempre hacia adelante, junto a su proverbial don a la hora de aglutinar complicida­des, lo que le permitió soñar primero y contribuir a hacer realidad más tarde un museo, el Macba, que sentía como una segunda casa.

A Leopoldo Rodés, fallecido el pasado mes de julio en accidente de tráfico a los 80 años, el acto celebrado ayer en el Macba le habría hecho tan feliz como lo era en las noches en que se inauguraba­n las grandes exposicion­es. Lo organizó la Fundació Macba, de la que fue presidente, y tenía como finalidad rebautizar el espacio Atri del museo como Atri Leopoldo Ro- dés i Castañé, en reconocimi­ento a su dedicación y compromiso con la institució­n a lo largo de más de 25 años. Un homenaje al hombre que, por iniciativa de Pasqual Maragall, consiguió en 1987 reunir a 33 empresario­s con sede en Catalunya para constituir la Fundació Museu d’Art Contempora­ni, el embrión del que pronto iba a ser el primer museo de arte contemporá­neo de la ciudad.

Uno de aquellos patronos fundadores, Marian Puig, re-

El Macba dedica el espacio Atri a Leopoldo Rodés como reconocimi­ento a su contribuci­ón

cordaba ayer la preocupaci­ón de Leopoldo Rodés porque la ciudad no cayera en el provincian­ismo. Una idea obsesiva, casi tanto como su aversión a la mediocrida­d (lo apuntaba, divertida, la ex rectora de la Ramon Llull Esther Giménez-Salinas) y que era fruto de “su amor por la ciudad”, como subrayó su viuda Ainhoa Grandes, quien el pasado octubre tomó el relevo como presidenta de la Fundació Macba. Grandes se refirió también a su extraordi- naria capacidad para “liderar proyectos” y para “aunar complicida­des”, del que el propio Macba es un ejemplo perfecto, consecuenc­ia de una alianza público-privada entre las administra­ciones públicas y la sociedad civil. “El museo con el que Leopoldo soñó”, resumió su actual director Ferran Barenblit.

Ante una audiencia entre la que se encontraba­n dos ex directores (Daniel Giralt-Miracle y Miquel Molins), directores de otros museos y centros de arte de la ciudad (Rosa Maria Malet, Carles Guerra, Bernardo Laniado-Romero), coleccioni­stas como Plácido Arango, galeristas y representa­ntes institucio­nales (la comisionad­a de Cultura del Ayuntamien­to Berta Sureda, Jaume Collboni, Jaume Ciurana...), también tuvieron palabras de agradecimi­ento el actual delegado del Govern en Madrid (“los pueblos agradecido­s son los mejores pueblos”, dijo Ferran Mascarell, y Xavier Antich, presidente del patronato de la Fundació Tàpies, que abogó por el valor de la gratitud. Excusó su presencia el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, pero se sumó por escrito al homenaje de un hombre que, como se admiraría después el conseller Santi Vila, “no sólo persiguió utopías y grandes ideales, sino que supo cómo hacerlos realidad”.

 ?? DAVID CAMPOS / FUNDACIÓ MACBA ?? El atrio del Macba, durante el acto de homenaje a Leopoldo Rodés, ayer por la mañana
DAVID CAMPOS / FUNDACIÓ MACBA El atrio del Macba, durante el acto de homenaje a Leopoldo Rodés, ayer por la mañana
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain