El fu­tu­ro pi­de nue­vas PRO­FE­SIO­NES Y MÁS FOR­MA­CIÓN

La nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial de la au­to­ma­ti­za­ción y la ro­bó­ti­ca eli­mi­na­rá las ta­reas re­pe­ti­ti­vas que se ha­cen aho­ra y ge­ne­ra­rá nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, di­fe­ren­tes y de más va­lor

La Vanguardia (1ª edición) - - MONOGRÁFIC­O ESPECIAL - ÀLEX BARNET

SEC­TO­RES MÁS AFEC­TA­DOS Dos ter­cios de los em­pleos que des­apa­re­ce­rán son de ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas y si­mi­la­res

Las co­sas cam­bian y el mundo del tra­ba­jo, tam­bién. Es­ta­mos en­tran­do en una fa­se más pro­fun­da de la di­gi­ta­li­za­ción y el fu­tu­ro del tra­ba­jo es­tá sien­do afec­ta­do por la pro­gre­si­va lle­ga­da de la ro­bo­ti­za­ción, el in­ter­net de las co­sas, la ana­lí­ti­ca de da­tos, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y otras tec­no­lo­gías, den­tro de un fe­nó­meno de gran mag­ni­tud que ge­ne­ral­men­te es eti­que­ta­do co­mo la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Es­te gran cam­bio com­por­ta­rá la au­to­ma­ti­za­ción de mu­chas ta­reas, lo que ha­rá des­apa­re­cer al­gu­nas ocupacione­s y crea­rá per­fi­les pro­fe­sio­na­les dis­tin­tos a los que co­no­ce­mos.

Tiem­po de cam­bios. Con en­tor­nos po­si­ti­vos, co­mo los ín­di­ces de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Con reali­da­des co­mo el pro­ta­go­nis­mo de los jó­ve­nes na­ti­vos di­gi­ta­les, con otra pre­pa­ra­ción y otras ap­ti­tu­des. Con la evi­den­cia de que ca­da país, con su pe­cu­liar es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial, vi­vi­rá el pro­ce­so a su ma­ne­ra. Y con mu­chas in­cóg­ni­tas, ya que los agen­tes del cam­bio son nue­vos y es di­fí­cil me­dir la ve­lo­ci­dad y la pro­fun­di­dad con la que és­te se im­plan­ta­rá. Un pa­no­ra­ma com­ple­jo en el que hay que me­su­rar los da­tos y evi­tar las vi­sio­nes ca­tas­tro­fis­tas.

El in­for­me The fu­tu­re of Jobs, pre­sen­ta­do en el úl­ti­mo Fo­ro de Da­vos, ase­gu­ra que los cam­bios tec­no­ló­gi­cos pre­sen­tes en el pa­no­ra­ma mun­dial del em­pleo oca­sio­na­rán la des­apa­ri­ción de 7,1 mi­llo­nes de em­pleos y la crea­ción de 2,1 mi­llo­nes de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en­tre el pe­río­do 2015-2020. El sen­ci­llo cálcu­lo arro­ja un ba­lan­ce de 5 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jos que po­drían per­der­se du­ran­te el ci­ta­do pe­río­do. Es una ci­fra que a me­nu­do no se ha ex­pli­ca­do bien y que hay que si­tuar en con­tex­to para dar­le su jus­to va­lor.

El in­for­me se ha rea­li­za­do con da­tos de una quin­ce­na de paí­ses (en­tre los que se en­cuen­tran Aus­tra­lia, Ja­pón, Mé­xi­co, Reino Uni­do, Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos) que en con­jun­to re­pre­sen­tan un

AL­TER­NA­TI­VAS Rees­pe­cia­li­za­ción, for­ma­ción en nue­vas áreas y re­co­lo­ca­ción en otros em­pleos que han de sur­gir

65% de la fuer­za la­bo­ral mun­dial. Da­do que es­tas eco­no­mías su­man 1.860 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, es­ta­mos ha­blan­do de un im­pac­to del 0,3 por cien­to, apro­xi­ma­da­men­te y a re­par­tir en cin­co años. In­ter­pre­ta­da así, la ci­fra de 5 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, aun­que si­gue sien­do re­le­van­te, pier­de dra­ma­tis­mo.

Se­gún los cálcu­los del es­tu­dio, del to­tal de 7,1 mi­llo­nes de em­pleos afec­ta­dos por la au­to­ma­ti­za­ción dos ter­cios (4,7 mi­llo­nes) se con­cen­tra­rán en ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas y si­mi­la­res. Las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y ma­nu­fac­tu­re­ras tam­bién se ve­rán re­cor­ta­das (1,6 mi­llo­nes). Y un ter­cer ám­bi­to en el que des­apa­re­ce­rán em­pleos se­rá la cons­truc­ción y ex­trac­ción, que per­de­rán unos 500.000 pues­tos de tra­ba­jo.

En­tre los tra­ba­jos de nue­va crea­ción apa­re­cen los vin­cu­la­dos al ám­bi­to de di­gi­ta­li­za­ción, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, in­for­má­ti­ca, ener­gía, sis­te­mas ecológicos, ana­lis­tas de da­tos, tec­no­lo­gías avan­za­das, ser­vi­cios y es­pe­cia­lis­tas de mar­ke­ting/ven­tas. Y co­mo al­ter­na­ti­va a la des­apa­ri­ción de em­pleos, el in­for­me su­gie­re la rees­pe­cia­li­za­ción de tra­ba­ja­do­res, la for­ma­ción en nue­vas áreas y la re­co­lo­ca­ción en otros pues­tos que irán sur­gien­do.

To­do es­to, di­ce The Fu­tu­re of Jobs, for­ma par­te de un pro­ce­so que se desa­rro­lla­rá en va­rias eta­pas. Aho­ra em­pe­za­mos a per­ci­bir el im­pac­to del in­ter­net mó­vil, cloud com­pu­ting, avan­ces en compu­tación, big da­ta y eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Más ade­lan­te lle­ga­rán otros ele­men­tos: in­ter­net de las co­sas, ma­nu­fac­tu­ra avan­za­da en im­pre­sión 3D, ro­bó­ti­ca y automoción au­tó­no­ma, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y machine learning, ma­te­ria­les avan­za­dos, bio­tec­no­lo­gía, ge­nó­mi­ca…

A día de hoy po­cos ofi­cios y tra­ba­jos pue­dan ser asu­mi­dos com­ple­ta­men­te por la au­to­ma­ti­za­ción. Y, de en­tra­da, más que tra­ba­ja­do­res sus­ti­tui­dos por sis­te­mas y ro­bots ten­dre­mos su co­la­bo­ra­ción tec­no­ló­gi­ca para au­to­ma­ti­zar par­te de las ta­reas. Pa­ra­le­la­men­te, la im­plan­ta­ción de los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción au­men­ta­rá la de­man­da de tra­ba­ja­do­res con nue­vas ha­bi­li­da­des. Es un es­ce­na­rio de cam­bio im­pa­ra­ble, gra­dual y de lar­go al­can­ce. No en bal­de se es­ti­ma que cuan­do los ac­tua­les alum­nos de edu­ca­ción pri­ma­ria lle­guen al mer­ca- do la­bo­ral del fu­tu­ro, el 65% tra­ba­ja­rá en em­pleos que ac­tual­men­te no exis­ten.

¿Có­mo de­be­mos pre­pa­rar­nos para que el mer­ca­do del tra­ba­jo asu­ma es­te desafío? Ali­cia Egea, res­pon­sa­ble de Mer­cat de Tre­ball de Bar­ce­lo­na Ac­ti­va, apor­ta al­gu­nas pis­tas: “El im­pac­to de los cam­bios por la tec­no­lo­gía en la ocu­pa­ción si­gue siem­pre un pa­trón co­mún: de­sa­pa­re­cen las ta­reas más ru­ti­na­rias y bá­si­cas, otras se trans­for­man con la co­la­bo­ra­ción tec­no­ló­gi­ca y apa­re­cen nue­vas ocupacione­s. La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial si­gue es­te ca­mino y pro­po­ne ocupacione­s me­jo­res y más li­ga­das al co­no­ci­mien­to.”

“Para afron­tar es­te cam­bio –aña­de– es pre­ci­so no ir a re­mol­que y te­ner po­lí­ti­cas pre­ven­ti­vas. Son muy im­por­tan­tes el re­ci­cla­je de for­ma­ción que las em­pre­sas de­ben ha­cer en­tre sus tra­ba­ja­do­res y la edu­ca­ción de los jó­ve­nes a tra­vés de ám­bi­tos co­mo la for­ma­ción pro­fe­sio­nal. La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial es una opor­tu­ni­dad para re­lan­zar el pa­pel de la in­dus­tria. Y es­ta ver­sión di­gi­ta­li­za­da pue­de co­nec­tar muy bien con los jó­ve­nes.”

AR­CHI­VO

RO­BOTS MÁS HU­MA­NOS El pre­si­dent Puig­de­mont tien­de la mano a un ro­bot po­li­cia en la úl­ti­ma edi­ción de la fe­ria Smart City Ex­po World Con­gress.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.