La nue­va po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca: en­tre el apo­ca­lip­sis y el continuism­o

Las crí­ti­cas des­afo­ra­das al gas­to con­tras­tan con el con­te­ni­do pac­to PSOE-UP

La Vanguardia (1ª edición) - - ECONOMÍA - Ma­nel Pé­rez

El nue­vo gobierno arran­ca­rá en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca mar­ca­da por una des­ace­le­ra­ción, más sua­ve de lo que se pre­su­mía ha­ce unos po­cos me­ses, pe­ro con me­nor cre­ci­mien­to y con una po­lí­ti­ca de­fi­ni­da por el acuer­do en­tre el PSOE y Uni­das Po­de­mos. Un pac­to mu­cho más con­ti­nuis­ta con la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca an­te­rior de lo que quie­ren re­co­no­cer tan­to sus fir­man­tes co­mo sus crí­ti­cos po­lí­ti­cos, pe­ro so­me­ti­do a más li­mi­ta­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y eu­ro­peas y que pe­se a ello in­cor­po­ra sen­si­bles au­men­tos del gas­to público. Al ca­lor de esos con­di­cio­nan­tes, el plan eco­nó­mi­co de PSOE y UP es­tá sien­do aco­gi­do con es­tri­den­cia apo­ca­líp­ti­ca des­de de­ter­mi­na­dos me­dios me­diá­ti­cos y em­pre­sa­ria­les, es­pe­cial­men­te en Ma­drid. El diag­nós­ti­co, en esos ám­bi­tos, es que de apli­car­se prác­ti­ca­men­te cual­quie­ra de sus apar­ta­dos prin­ci­pa­les, es­tá ase­gu­ra­do un au­men­to del pa­ro, la caí­da de la in­ver­sión, el cas­ti­go de Bru­se­las y la re­caí­da en una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca.

Par­te de la crí­ti­ca se pre­ten­de jus­ti­fi­car con el ar­gu­men­to de que el acuer­do elu­de cual­quier cuan­ti­fi­ca­ción de su po­si­ble cos­te, la lla­ma­da me­mo­ria eco­nó­mi­ca. Eso ha da­do mar­gen pa­ra que los más des­ca­be­lla­dos ha­blen de un in­cre­men­to del gas­to de has­ta 35.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les; ci­fra que organizaci­ones em­pre­sa­ria­les co­mo CEOE re­ba­jan has­ta so­lo un ter­cio, unos 12.000 mi­llo­nes.

Pe­ro, si se de­ja el par­ti­dis­mo al mar­gen, de­be re­co­no­cer­se que al­gu­nas de las me­di­das pro­pues­tas, sim­ple­men­te in­cor­po­ran acuer­dos adop­ta­dos por am­plia ma­yo­ría par­la­men­ta­ria o que ya for­ma­ban par­te de la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria del an­te­rior gobierno del PP, pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy, con Cris­tó­bal Mon­to­ro co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da.

Del pri­mer blo­que des­ta­can pun­tos de tan­ta tras­cen­den­cia eco­nó­mi­ca co­mo las pen­sio­nes. En efec­to, la ac­tua­li­za­ción de las mis­mas se­gún el IPC es fru­to del acuer­do en el 2018, en la co­mi­sión del pac­to de Toledo, que abar­có a to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios, des­de el PP a Po­de­mos.

La pre­sión de la opinión pú­bli­ca for­zó a los po­pu­la­res a acep­tar el cam­bio de fór­mu­la de cálcu­lo de esa re­va­lo­ri­za­ción, aban­do­nan­do el an­te­rior ín­di­ce de re­fe­ren­cia que ha­bía li­mi­ta­do las subidas al 0,25% en­tre los años 2014 al 2017; cam­bio ra­ti­fi­ca­do, por cier­to, por el ac­tual lí­der de los po­pu­la­res, Pa­blo Ca­sa­do. Las pen­sio­nes re­pre­sen­tan la par­te del león del gas­to del Es­ta­do, un 40%, y es tal su en­ver­ga­du­ra que li­mi­ta mu­cho el mar­gen de ma­nio­bra de cual­quier gobierno. El in­cre­men­to del 0,9% en el 2020 cos­ta­rá unos 1.400 mi­llo­nes.

Es ob­vio que esas ac­tua­li­za­cio­nes no ayu­dan a re­du­cir el dé­fi­cit de la Se­gu­ri­dad So­cial, una ta­rea que Sán­chez ha en­co­men­da­do a Jo­sé Luis Es­cri­vá, fu­tu­ro mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad So­cial, ex­pe­dien­te que es­te último co­no­ce pro­fun­da­men­te. Es­cri­vá no com­par­te el pe­si­mis­mo do­mi­nan­te so­bre el fu­tu­ro del sis­te­ma y cree que una ade­cua­da po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria pue­de con­tri­buir po­de­ro­sa­men­te a re­sol­ver el dé­fi­cit con­se­cuen­cia de la in­su­fi­cien­cia de las co­ti­za­cio­nes pa­ra ha­cer fren­te al pa­go de las pres­ta­cio­nes.

Otra de las crí­ti­cas al aún no na­to Gobierno se re­fie­re a la subida del suel­do de los fun­cio­na­rios, has­ta un 2,3% es­te año y que su­pon­drá un au­men­to del gas­to de 3.300 mi­llo­nes. En reali­dad, ese au­men­to se de­ri­va del pac­to al­can­za­do por el an­te­rior gobierno del PP con los sin­di­ca­tos de fun­cio­na­rios.

Cier­ta­men­te, el pro­gra­ma PSOE-UP con­cre­ta de­ter­mi­na­das subidas de im­pues­tos que ló­gi­ca­men­te no son del agra­do del mun­do em­pre­sa­rial. Sin em­bar­go, es­pe­cial­men­te en los ti­pos má­xi­mos del IRPF, son equi­va­len­tes a las apli­ca­das por el PP cuan­do ga­nó las elec­cio­nes en el 2011 y el con­sen­so des­de en­ton­ces era que aque­llas subidas con­tri­bu­ye­ron a su­pe­rar la ban­ca­rro­ta de las cuen­tas pú­bli­cas. Y en es­ta va­lo­ra­ción com­par­ti­da se in­clu­ye el FMI, por bo­ca de su di­rec­to­ra ge­ren­te, Kris­ta­li­na Geor­gie­va, quien es­ta mis­ma se­ma­na sol­ta­ba es­ta per­la: “Nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que en el seg­men­to su­pe­rior de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so es po­si­ble ele­var las ta­sas mar­gi­na­les de im­pues­to sin sa­cri­fi­car el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”. Con el au­men­to del IRPF pac­ta­do por la iz­quier­da, la nue­va ta­ri­fa del im­pues­to de la ren­ta que­da­rá aho­ra en ni­ve­les si­mi­la­res a los de en­ton­ces, por en­ci­ma de 300.000 eu­ros, un pun­to más. Eso sí, el au­men­to arran­ca en los 130.000 eu­ros, fren­te a los 90.000 del acuer­do pre­su­pues­ta­rio en Ca­ta­lun­ya.

Del res­to de me­di­das fis­ca­les pro­pues­tas, la más con­cre­ta es la de re­duc­ción de un 5% en la de­duc­ción de di­vi­den­dos en fi­lia­les ex­tran­je­ras, has­ta aho­ra exen­tas al 100%. Pe­ro, en lo re­fe­ren­te al anun­cio de un im­pues­to de so­cie­da­des mí­ni­mo pa­ra los ban­cos (18%) y el res­to de gran­des em­pre­sas (15%), la redacción del acuer­do es tan va­ga que los es­pe­cia­lis­tas re­co­no­cen que es­tá por ver sus po­si­bles efec­tos. Se­rá es­te un te­rreno pro­pi­cio pa­ra las la­bo­res de lobby de los pre­si­den­tes de CEOE y Fo­ment del Tre­ball, Antonio Ga­ra­men­di y Jo­sep Sán­chez Lli­bre, res­pec­ti­va­men­te. Es­to sin con­tar con que el pac­to en­tre el PSOE y el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co (PNV), in­clu­ye una cláu­su­la que com­pro­me­te al eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez a “acor­dar pre­via­men­te (con el PNV) las me­di­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.