El di­le­ma de Bar­ce­lo­na

La Vanguardia (Català) - - OPINIÓ -

Si no fu­e­se por­que el pro­cés lo im­preg­na to­do, se­ría sor­pren­den­te que una can­di­da­ta a al­cal­de­sa es­té so­pe­san­do si acep­tar o no los vo­tos pa­ra ser­lo o no pre­sen­tar­se a la in­ves­ti­du­ra y re­nun­ci­ar a apli­car su pro­gra­ma elec­to­ral. Ma­nu­el Valls ha anun­ci­a­do que no pe­dirá con­tra­par­ti­das a su apoyo y, por tan­to, Ada Co­lau no ti­e­ne que sen­tar­se con él a ne­go­ci­ar na­da, y aun así se lo está pen­san­do; des­de lu­e­go to­do eso se ex­pli­ca por el mi­e­do a ser seña­la­da por el in­de­pen­den­tis­mo y que la me­tan en el mis­mo sa­co que a so­ci­a­lis­tas, po­pu­la­res y na­ran­jas co­mo cóm­pli­ces de la re­pre­si­ón y del 155.

Co­lau ha re­ci­bi­do el vo­to útil de vo­tan­tes so­ci­a­lis­tas e in­clu­so de Ciu­da­da­nos pa­ra que fu­e­se ella al­cal­de­sa y no Ma­ra­gall, si bi­en ha ba­ja­do muc­ho en los bar­ri­os de ba­se so­ci­o­ló­gi­ca no in­de­pen­den­tis­ta por sus am­bi­güe­da­des, pe­ro si por ac­ci­ón u omi­si­ón per­mi­te que un in­de­pen­den­tis­ta sea al­cal­de, en las pró­xi­mas elec­ci­o­nes lo pa­gará es­tre­pi­to­sa­men­te y lo má­xi­mo a lo que po­dría al­can­zar se­ría a te­ni­en­te de al­cal­de de un PSC que la su­pera­ría clara­men­te.

RAFAEL SORIANO ROMÁN

Ma­ta­ró

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.