Dos res­tau­ran­tes di­fe­ren­tes ba­jo un úni­co y pro­fun­do con­cep­to

La Vanguardia (Català) - - MONOGRÀFIC ESPECIAL - rbrin­te­ri­o­ris­me.com

Ro­ger Be­lle­ra, res­pon­sa­ble de RBR INTERIORIS­ME y con des­pac­hos en Pa­la­mós y Be­gur, es au­tor de múl­ti­ples proyec­tos de in­te­ri­o­ris­mo. Dos de sus úl­ti­mas obras son los res­tau­ran­tes Dvi­si, en el mis­mo Pa­la­mós, y Mun­det (An­di­la­na), en Sant An­to­ni de Ca­lon­ge. Dos proyec­tos di­fe­ren­tes ba­jo un en­fo­que co­mún: la bús­que­da cons­tan­te del es­pa­cio ide­al pa­ra el cli­en­te, una má­xi­ma en to­dos sus tra­ba­jos.

El res­tau­ran­te Dvi­si fue un re­to: los cli­en­tes, Lau­ra y Jor­di, pi­di­e­ron a Ro­ger Be­lle­ra ha­cer su res­tau­ran­te en la na­ve cons­trui­da en los jar­di­nes del Ho­tel Vincke de Pa­la­mós, ori­gi­nal­men­te un es­pa­cio diá­fa­no y va­cío, con un mar­gen muy cor­to de ti­em­po y sin de­jar de cu­brir las ne­ce­si­da­des de­man­da­das y las ex­pec­ta­ti­vas cre­a­das. “Co­mo los cli­en­tes eran una pa­re­ja jo­ven, al igual que to­do su equi­po, y su res­tau­ran­te es de co­ci­na de au­tor muy cui­da­da, mi proyec­to se ba­só en un es­ti­lo aus­te­ro, fres­co y ac­tu­al: ele­gan­te pe­ro sin pre­ten­si­o­nes”, ex­pli­ca Be­lle­ra.

En el mo­men­to de dis­tri­buir el es­pa­cio diá­fa­no y anc­ho, el in­te­ri­o­ris­ta si­tuó la co­ci­na to­tal­men­te abi­er­ta, pu­di­én­do­se ver ca­si des­de to­dos los pun­tos del res­tau­ran­te có­mo los co­ci­ne­ros tra­ba­jan. Pe­ro, pa­ra re­du­cir el so­ni­do acús­ti­co y además or­ga­ni­zar el es­pa­cio, se co­lo­ca­ron ele­men­tos verticales de ma­de­ra en los hom­bros del sofá, acen­tu­an­do tam­bi­én así las zo­nas de pa­so. Es­tos se­pa­ra­do­res verticales de ma­de­ra, pi­no na­tu­ral bar­ni­za­do, se re­pi­ten en va­ri­as zo­nas del res­tau­ran­te. Otro de los ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos del nu­e­vo res­tau­ran­te Dvi­si son las es­tan­te­rí­as de hier­ro ca­la­das, que se si­tú­an detrás de la re­cep­ci­ón. Otro re­cur­so pa­ra sec­ci­o­nar el es­pa­cio con un ele­men­to li­ge­ro y mo­der­no.

Res­tau­rant Mun­det, “Res­tau­ran­te de cos­ta”

En cu­an­to al Mun­det, del Gru­po An­di­la­na, su lo­ca­li­za­ci­ón pri­vi­le­gi­a­da fren­te al mar, en el pa­seo de Sant An­to­ni, era uno de sus pun­tos fu­er­tes. El proyec­to se ba­só en diseñar el ‘Res­tau­ran­te de cos­ta’, pe­ro sin ca­er en los tó­pi­cos blan­cos con to­na­li­da­des azu­la­das. Te­nía que ser aco­ge­dor, fres­co y cá­li­do pe­ro sin pre­ten­si­o­nes, y Ro­ger Be­lle­ra op­tó por uti­li­zar ma­te­ri­a­les na­tu­ra­les co­mo la ma­de­ra, el mim­bre, la pi­e­dra y el már­mol.

El res­tau­ran­te está dis­tri­bui­do en dos plan­tas y una gran ter­ra­za. La co­ci­na se co­lo­có en plan­ta, con co­me­dor y ter­ra­za. Ar­ri­ba, más co­me­dor con zo­na de es­tar. Ori­gi­nal­men­te, en la plan­ta pi­so no ha­bía res­tau­ran­te, si­no que lo uti­li­za­ban co­mo al­ma­cén y ha­bía un ba­jo fal­so tec­ho. Gran­de fue el des­cu­bri­mi­en­to cu­an­do se hi­zo una ca­ta en el fal­so tec­ho y se en­con­tró la pre­ci­o­sa es­truc­tu­ra de la cu­bi­er­ta, de vi­gas de ma­de­ra y ra­si­llas.

En la plan­ta ba­ja, pa­ra con­ti­nu­ar con el es­ti­lo su­pe­ri­or, se co­lo­ca­ron vi­gas de ma­de­ra, si­mu­lan­do la es­truc­tu­ra ori­gi­nal y en­tre vi­gas en­cañi­za­do de mim­bre, pa­ra en­fa­ti­zar la ca­li­dez bus­ca­da. Tam­bi­én por es­te mo­ti­vo se pu­so pa­vi­men­to de ma­de­ra de pi­no teñi­da y pro­te­gi­da, al igual que los sofás, con­tras­tan­do con las pa­re­des de blan­co ro­to. “Los mar­cos de ma­de­ra, los co­ji­nes, las gran­des lám­pa­ras de mim­bre, con luz cá­li­da y las plan­tes... en to­dos es­tos de­ta­lles es don­de se ve re­fle­ja­do nu­es­tro con­cep­to de ‘Res­tau­ran­te de cos­ta’”, ex­pli­ca Be­lle­ra.

RES­TAU­RAN­TE MUN­DET, EN SANT AN­TO­NI DE CA­LON­GE

RES­TAU­RAN­TE DVI­SI, EN PA­LA­MÓS

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.