DE LA CLOTAL BAR­RIO

La Vanguardia (Català) - - MONOGRÀFIC ESPECIAL - Pi­lar Mau­rell

Hay muc­hos coworkings en Bar­ce­lo­na, pero ca­si nin­gu­no co­mo la Clo­ta Co­tre­ball, en el dis­tri­to de Hor­ta-Gui­nar­dó. Aquí el al­qui­ler no se pa­ga con di­ne­ro, si­no con ho­ras de­di­ca­das a la co­mu­ni­dad. Abri­e­ron el pa­sa­do mes de mayo, ti­e­nen ya unos cin­cu­en­ta pro­fe­si­o­na­les com­par­ti­en­do es­pa­cio y to­da­vía les que­da hue­co pa­ra otros trein­ta. La Clo­ta es una ins­ta­la­ci­ón mu­ni­ci­pal im­pul­sa­da por el dis­tri­to y Bar­ce­lo­na Ac­ti­va, ubi­ca­da en el bar­rio del mis­mo nom­bre. Son más de 360 m2, don­de además de ofi­ci­nas hay un ta­ller de ma­nu­fac­tu­ra, otro de ima­gen y diseño y un es­pa­cio de co­ci­na pa­ra proyec­tos re­la­ci­o­na­dos con la gas­tro­no­mía y la nu­tri­ci­ón. La ini­ci­a­ti­va res­pon­de a la es­tra­te­gia de los Pla­nes de des­ar­ro­llo eco­nó­mi­co del Ayun­ta­mi­en­to de Bar­ce­lo­na que re­a­li­za Bar­ce­lo­na Ac­ti­va con los dis­tri­tos. Una nu­e­va her­ra­mi­en­ta cre­a­da pa­ra seis dis­tri­tos de la ciu­dad en si­tu­a­ci­ón de vul­ne­ra­bi­li­dad que de­fi­ne los ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos pa­ra el fu­tu­ro in­me­di­a­to. Mar Va­lle­ci­llos es la res­pon­sa­ble de Pro­xi­mi­tat de Bar­ce­lo­na Ac­ti­va y va­lo­ra “muy po­si­ti­va­men­te la ex­pe­ri­en­cia” de La Clo­ta. “Es un proyec­to muy in­no­va­dor y que ti­e­ne ci­er­ta com­ple­ji­dad”, aña­de, “te­ne­mos unas 50 per­so­nas, con 35 proyec­tos, y hay capa­ci­dad pa­ra cre­cer”. Exis­te una ini­ci­a­ti­va si­mi­lar en Ba­ró de Vi­ver, el coworking Si­nèr­gics, “pero en La Clo­ta he­mos que­ri­do dar un pa­so más en lo que es el re­tor­no so­ci­al, pa­ra que sea re­pli­ca­ble el día de maña­na en otros es­pa­ci­os de la ciu­dad”, ex­pli­ca Va­lle­ci­llos. Y pa­ra eso, des­de Bar­ce­lo­na Ac­ti­va y el dis­tri­to de Hor­ta-Gui­nar­dó se ha tra­ba­ja­do muc­ho en po­ner en va­lor el es­pa­cio y en fi­jar có­mo los coworkers pa­gan el al­qui­ler, por­que “nos in­tere­sa­ba em­pe­zar a pro­to­ti­par y sis­te­ma­ti­zar es­te ti­po de re­tor­no so­ci­al, la con­tra­pres­ta­ci­ón en ho­ras, unas cu­a­tro al mes de me­dia, fi­jar los cri­te­ri­os y dig­ni­fi­car­lo”, se­gún Va­lle­ci­llos.

Ám­bi­tos pri­o­ri­ta­ri­os

En La Clo­ta hay proyec­tos de to­do ti­po, des­de co­ac­hing y te­ra­pia Ges­talt, a otros de ex­pe­ri­men­ta­ci­ón y cre­a­ti­vi­dad en ar­tes plás­ti­cas, de diseño de webs o de re­ci­cla­je de ju­gue­tes. Los pro­fe­si­o­na­les que ac­ce­den a un es­pa­cio en es­te coworking pu­e­den es­tar allí un año, con una re­no­va­ci­ón de has­ta un má­xi­mo de tres años. “La con­di­ci­ón es que los pro­mo­to­res de la ini­ci­a­ti­va re­si­dan en Bar­ce­lo­na y que el proyec­to ten­ga que ver con uno de los ám­bi­tos pri­o­ri­ta­ri­os del plan de des­ar­ro­llo eco­nó­mi­co que el dis­tri­to qui­e­re pro­mo­ver”, apun­ta Va­lle­ci­llos. Es­tos son el sec­tor so­ci­o­sa­ni­ta­rio y eco­no­mía de cui­da­dos y aten­ci­ón a las per­so­nas, deportes y ocio, el sec­tor agro­a­li­men­ta­rio y de sos­te­ni­bi­li­dad am­bi­en­tal, co­mer­cio de pro­xi­mi­dad, eco­no­mía so­ci­al y so­li­da­ria, ar­te y cul­tu­ra, y el clús­ter so­ci­o­tec­no­ló­gi­co. La ini­ci­a­ti­va está en la lí­nea de otras in­ter­ven­ci­o­nes “que qui­e­ren ha­cer aflo­rar es­pa­ci­os mu­ni­ci­pa­les, que no po­de­mos per­mi­tir­nos te­ner cer­ra­dos, pa­ra po­ner­los a dis­po­si­ci­ón de la eco­no­mía. Aho­ra es po­co lo que po­de­mos ha­cer an­te la pro­blemá­ti­ca enor­me de los pre­ci­os en la ciu­dad tan­to de vi­vi­en­das co­mo de lo­ca­les, pero se vi­si­bi­li­za un mo­de­lo. Se pu­e­den po­ner en el mer­ca­do a pre­cio ce­ro pro­pi­e­da­des de to­dos y to­das por­que son pú­bli­cos”, con­cluye Va­lle­ci­llos.

Los ‘coworkers’ pa­gan el al­qui­ler de los es­pa­ci­os re­a­li­zan­do proyec­tos que re­per­cu­ten en los ha­bi­tan­tes del dis­tri­to

El es­pa­cio de ‘coworking’ de La Clo­ta está en los ba­jos de es­te edi­fi­cio de la ave­ni­da del Es­ta­tut

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.