Juan Es­la­va Ga­lán , el his­to­ria­dor-cha­ma­ri­le­ro

Per­fil Pu­bli­ca el ter­cer to­mo de un ci­clo de seis so­bre la his­to­ria de Es­pa­ña del si­gloXXen cla­ve co­ti­dia­na, pa­ra el que ma­ne­ja to­da cla­se de fuen­tes: li­bros, car­tas, fo­tos, ob­je­tos, re­la­tos ora­les, in­clu­so diá­lo­gos de con­fe­sio­na­rio...

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - CAR­LES BARBA

To­do un per­so­na­je, Juan Es­la­va Ga­lán. Na­ci­do y cria­do en tie­rras de Jaén, uni­ver­si­ta­rio en Gra­na­da más tres años en In­gla­te­rra, ha ejer­ci­do de ca­te­drá­ti­co de in­glés en Se­vi­lla, y tras pre­ju­bi­lar­se, se ha ve­ni­do a Bar­ce­lo­na, en el co­ra­zón del Ei­xam­ple. Ga­na­dor del Pla­ne­ta en 1987 con En bus­ca del uni­cor­nio, ha es­cri­to una quin­ce­na de no­ve­las, más el do­ble de en­sa­yos. A sus 62 años, an­da aho­ra em­bar­ca­do en un am­bi­cio­so ci­clo so­bre la his­to­ria de Es­pa­ña del úl­ti­mo si­glo, de la que lle­va sa­ca­dos tres vo­lú­me­nes: Una his­to­ria de la gue­rra ci­vil que no va a gus­tar a na­die, Los años del mie­do, y el úl­ti­mo, re­cién apa­re­ci­do, De la al­par­ga­ta al seis­cien­tos. En prin­ci­pio com­ple­ta­rán la se­rie un to­mo so­bre la tran­si­ción, otro so­bre los años se­sen­ta, y otro (una pre­cue­la) que se re­mon­ta­rá des­de 1898 a 1936.

“Yo­me con­si­de­ro un di­vul­ga­dor de la his­to­ria, al­guien que apro­xi­ma a la gen­te la ur­dim­bre co­ti­dia­na de ca­da épo­ca”, nos di­ce en su am­plio pi­so cer­cano al mer­ca­do del Ni­not. “Di­ga­mos que cul­ti­vo un gé­ne­ro cu­yos ini­cia­do­res aquí fue­ron Ra­fael Abe­lla y Fer­nan­do Díaz Pla­ja. Me apro­ve­cho de que soy no­ve­lis­ta y do­mino los tru­cos de la fic­ción pa­ra acer­car la his­to­ria a un pú­bli­co más am­plio. En mi in­te­rior an­tes sen­tía un con­flic­to: cuan­do ha­cíau­na no­ve­la, mea­pe­te­cía es­cri­bir en­sa­yo, y al re­vés. Has­ta que una vez, re­dac­tan­do un li­bro gas­tro­nó­mi­co, Tum­bao­llas y ham­brien­tos, me sa­lie­ron dos o tres pá­gi­nas que pa­re­cían de no­ve­la, yme di­je: “No voy a res­pe­tar los lí­mi­tes”.Y des­de en­ton­ces, cuan­do ha­go en­sa­yo, es­toy ha­cien­do tam­bién no­ve­la”.

Pa­ra mues­tra re­cien­te, De la al­par­ga­ta al seis­cien­tos, una com­pi­la­ción so­bre los años cin­cuen­ta, dé­ca­da en que los es­pa­ño­les aña­den al con­fe­sio­na­rio y al bo­ti­jo, la Co­ca- Co­la, el fri­go­rí­fi­co y la te­le. Pa­ra con­tar ese pe­rio­do, el au­tor con­tras­ta vi­das anó­ni­mas con fi­gu­ras pú­bli­cas ; y con un ri­co re­per­to­rio de fo­tos e imá­ge­nes, va com­po­nien­do elo­cuen­tes vi­ñe­tas de la vi­da en las ca­pi­ta­les y en los pue­blos más per­di­dos. “Mi me­to­do­lo­gía es muy sim­ple”, des­ve­la nues­tro in­ter­lo­cu­tor: “Ex­pli­car lo re­cien­te co­mo si hu­bie­ra ocu­rri­do ha­ce dos mil años; y con­tar lo muy le­jano, co­mo si hu­bie­ra su­ce­di­do ayer. Mi idea es que, co­mo en un cua­dro de Brueg­hel, sean mu­chí­si­mos per­so­na­jes los que te con­fi­gu­ren un am­bien­te”.

Sin­to­má­ti­ca­men­te Juan Es­la­va an­da a bus­car sus ma­te­ria­les no tan­to en las bi­blio­te­cas y he­me­ro­te­cas (co­mo ha­cía un Ra­fael Abe­lla) sino más bien en los tes­ti­mo­nios ora­les de la gen­te co­rrien­te, en las co­rres­pon­den­cias pri­va­das, o en un sin­fín de fo­tos y ob­je­tos en cu­ya re­co­lec­ción (con­fie­sa) “lle­vo gas­ta­do ya to­do un­pa­tri­mo­nio”. En Se­vi­lla por lo vis­to man­tie­ne una ca­sa del si­glo XVIII y de 900 me­tros cua­dra­dos, don­de tie­ne al­ma­ce­na­dos un mon­tón de pie­zas. “Sí, pa- rez­co más un cha­ma­ri­le­ro que un his­to­ria­dor”, ad­mi­te, mien­tras en su es­tu­dio del Ei­xam­ple nos alar­ga dis­tin­tos ves­ti­gios de dé­ca­das pa­sa­das: un sol­da­di­to de plo­mo na­cio­nal, un azu­le­jo con el yu­go y las fle­chas, pa­pel de fu­mar de la zo­na re­pu­bli­ca­na o un “de­ten­te ba­la” que las no­vias co­sían a sus re­que­tés. “He­te aquí un tro­zo de me­tra­lla con­ver­ti­do en me­che­ro. Es­tá ad­qui­ri­do en Ma­drid, apa­re­ce­ría en el Ja­ra­ma o en Bru­ne­te… La ver­dad es que ten­go gen­te avi­sa­da pa­ra que me­com­pre en los­mer­ca­di­llos cual­quier mi­nu­cia que me pue­da in­tere­sar. Yo mis­mo ha­go ba­ti­das los do­min­gos por el mer­ca­do de Sant An­to­ni en Bar­ce­lo­na, o por el de Se­vi­lla”.

No le due­len pren­das a Juan Es­la­va a la ho­ra de re­ca­bar ma­te­ria­les. Si se ter­cia, to­ma el avión (aca­ba de ve­nir­se de Nue­va York, adon­de ha via­ja­do pa­ra ver la ex­po­si­ción La ma­le­ta me­ji­ca­na de Ro­bert Cap­pa) o cru­za Eu­ro­pa en co­che: “Con un ami­go ca­da tan­to via­jo a cam­pos de ba­ta­lla de Eu­ro­pa: un año va­mos a Sau­mur, otro a los fren­tes de Eben Emael, y así. Y siem­pre re­gre­sa uno a ca­sa con las al­for­jas de la men­te lle­nas, tras res­pi­rar in si­tu los es­ce­na­rios de la his­to­ria”.

De la tri­lo­gía que por aho­ra con­for­ma su mi­ra­da so­bre la so­cie­dad es­pa­ño­la en­tre 1936 y 1956, Es­la­va quie­re des­ta­car tres co­sas: a Fran­co le acom­pa­ñó ca­si siem­pre la suer­te, la ba­ra­ka. En se­gun­do lu­gar, la apa­ri­ción de los elec­tro­do­més­ti­cos en los años 50 li­be­ró a la mu­jer de la es­cla­vi­tud do­més­ti­ca. Y por úl­ti­mo en los 40 hu­bo una ge­ne­ra­ción dis­pues­ta a sa­cri­fi­car­se pa­ra que los hi­jos vi­vie­ran me­jor. “To­me­mos An­da­lu­cía: en mu­chos pue­blos, las fa­mi­lias vi­vían sin pe­nu­rias, pe­ro se vie­nen a una cha­bo­la mi­se­ra­ble en Bil­bao, Va­len­cia o Bar­ce­lo­na, por­que quie­ren un por­ve­nir pa­ra los hi­jos. Y el do­mi­ci­lio que de­ja­ron en los pue­blos, aho­ra es la ca­sa de ve­ra­neo de los nie­tos”.

Es­la­va, en fin, va com­po­nien­do su pe­que­ña “co­me­dia hu­ma­na” so­bre la in­tra­his­to­ria es­pa­ño­la sin in­fra­va­lo­rar nin­gu­na fuen­te. In­clui­das sus pro­pias vi­ven­cias au­to­bio­grá­fi­cas: “¿Có­mo era por ejem­plo un pros­tí­bu­lo en una ca­pi­tal de pro­vin­cias de los cin­cuen­ta? Pa­ra des­cri­bir­lo, só­lo me ha he­cho fal­ta re­fres­car un epi­so­dio per­so­nal. En el Jaén de en­ton­ces, fun­cio­na­ba un bur­del, El Ran­cho, que te­nía más de ca­sino que de ca­sa de le­no­ci­nio. Amí­me­lle­va­ron­de­mi­ró­na los­ca­tor­ce años. Yre­cuer­do que, da­da la mi­se­ria de en­ton­ces, no ha­bía ca­mas, el clien­te y la pu­pi­la lo ha­cían en una si­lla, la ‘si­lla eléc­tri­ca’ le lla­ma­ban. Y no se me ha ol­vi­da­do el cuar­to tras­te­ro a don­de aca­ba­ban es­tas si­llas, des­pa­ta­rra­das de tan­to tra­que­teo, y lis­tos los le­ños pa­ra ali­men­tar la chi­me­nea del lo­cal. Es­te es un re­cuer­do de mi pu­ber­tad, pe­ro tam­bién un tro­zo de nues­tra his­to­ria co­lec­ti­va, ¿no?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.