“L'era del vol baix”

Die­ta­rio Valentí Puig re­cu­pe­ra sus cua­der­nos de 1985, en los pri­me­ros tiem­pos del go­bierno so­cia­lis­ta de Fe­li­pe Gon­zá­lez. En sus pá­gi­nas de­fi­ne una per­so­na­li­dad de in­te­lec­tual con­ser­va­dor y una vo­ca­ción eu­ro­pea

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JULIÀ GUILLAMON

Bosc en­dins (1982), el pri­mer die­ta­rio de Valentí Puig (Pal­ma de Ma­llor­ca, 1949), que reunía ano­ta­cio­nes en­tre 1970 i 1979, ter­mi­na­ba con una re­fe­ren­cia al Cándido de Vol­tai­re: “Ce­la est bien dit, mais il faut cul­ti­ver no­tre jar­din”. En 1985 en el jar­dín hay ra­tas. Puig trans­for­ma una si­tua­ción real –los roe­do­res que co­rre­tean por la ca­sa de ve­rano de Ala­ró– en un sím­bo­lo de épo­ca, 1985, con su go­bierno so­cia­lis­ta, las ci­me­ras de la OPEP que de­ci­den los des­ti­nos del mun­do, Ro­nald Rea­gan y Gor­ba­chov, la de­ca­den­cia de Eu­ro­pa, la cre­cien­te im­por­tan­cia del ter­cer mun­do, el des­per­tar de China, Ni­ca­ra­gua. Na­ci­do en 1949, el día en que mu­rió Fran­co te­nía vein­ti­séis años. En las te­rra­zas de los ba­res de Pal­ma po­cos eran par­ti­da­rios de la re­for­ma. Por suer­te –di­ce– la his­to­ria hi­zo sa­lir a la UCD de un ca­jón. La UCD se di­sol­vió en fe­bre­ro de 1983. Dos años des­pués, Puig se in­te­rro­ga so­bre la po­si­bi­li­dad de una de­re­cha li­be­ral en Es­pa­ña y no lo ve na­da cla­ro. La te­le­vi­sión ha em­pe­za­do a go­ber­nar de fac­to (la po­lí­ti­ca em­pie­za a gra­vi­tar más so­bre per­cep­cio­nes que so­bre reali­da­des) y el fu­tu­ro pin­ta so­cial­de­mó­cra­ta. En unas pá­gi­nas muy áci­das ata­ca a Sar­tre y Goy­ti­so­lo, a Es­priu y Fus­ter, cóm­pli­ces de ideas to­ta­li- ta­rias, y des­cri­be la nue­va dé­ca­da co­mo una rec­ti­fi­ca­ción de los tó­pi­cos de los se­sen­ta. Ape­nas ha­bla, en cam­bio, de po­lí­ti­ca ca­ta­la­na y la fi­gu­ra de Jordi Pu­jol no apa­re­ce en es­tas pá­gi­nas.

Un buen die­ta­rio es siem­pre el re­la­to de una cons­truc­ción in­di­vi- dual. Los me­jo­res pa­sa­jes de Ra­tes al jar­dí son los que se re­fie­ren a la fa­mi­lia, y a los re­en­cuen­tros con an­ti­guas amis­ta­des del co­le­gio San Fran­cesc o, de cuan­do em­pe­za­ba a fre­cuen­tar los am­bien­tes noc­tur­nos de Pal­ma. Uno de los li­bros más bri­llan­tes de Valentí Puig es una no­ve­la de ini­cia­ción, Pri­me­ra fu­ga (1997). En el die­ta­rio de 1985 hay de­ta­lles que re­cuer­dan el tono can­do­ro­so, ín­ti­mo. Es tam­bién muy vi­vo el re­tra­to de los es­nobs que se gas­tan los di­ne­ros en pin­tu­ra neo­ex­pre­sio­nis­ta y des­pre­cian los li­bros que les obli­ga­rían a leer. La he­ren­cia de la ma­dre per­mi­te a Puig du­ran­te unos me­ses ha­cer vi­da de es­cri­tor, mien­tras bus­ca un ca­mino pro­fe­sio­nal, en­tre la li­te­ra­tu­ra y el pe­rio­dis­mo. Em­pie­za a co­la­bo­rar en El País y ex­pe­ri­men­ta la sen­sa­ción es­ti­mu­lan­te de es­cri­bir en un me­dio del que no com­par­te la ideo­lo­gía. Vi­si­ta a Jo­sep Ver­gés y, fren­te a la ga­le­ría de au­to­res de la edi­to­rial Des­tino, se sien­te un in­te­lec­tual eu­ro­peo. Es­tá aca­ban­do una no­ve­la: Som­ni del­ta (1986). Es­ta vo­ca­ción de es­cri­tor cho­ca con una ten­den­cia a la dis­per­sión, de co­pas y vi­si­tas a pros­tí­bu­los. Con una so­cie­dad li­te­ra­ria que no es­tá a la al­tu­ra: mi­mé­ti­cos y aga­rra­dos los edi­to­res, po­co for­ma­do y sin cri­te­rio el pú­bli­co, in­di­fe­ren­tes los po­lí­ti­cos que se apun­tan al po­pu­lis­mo­pa­tois (el pre­si­den­te ba­lear Ga­briel Cañellas, por ejem­plo, con el que coin­ci­de en el pre­gón de la Fe­ria del Li­bro).

¿Qué ti­po de es­cri­tor se­rá Valentí Puig? ¿Se­rá co­mo ese ami­go que ex­pli­ca en la ba­rra del bar la no­ve­la que nun­ca es­cri­bi­rá? ¿Se­rá co­mo Ga­fim o co­mo Joan Bo­net, pe­rio­dis­ta con co­lum­na dia­ria en un dia­rio de Pal­ma? ¿Co­mo Blai Bo­net, ex­qui­si­to au­tor de die­ta­rios, mi­sán­tro­po arri­ma­do a un bra­se­ro? ¿Se­rá co­mo José Car­los Llop, un es­cri­tor ca­sa­do? ¿O co­mo Por­cel, que ha con­ver­ti­do la pe­que­ña ca­sa de los an­te­pa­sa­dos en una gran po­se­sión? Enoc­tu­bre, en Ma­drid, en­tre­vis­ta a Go­re Vidal que aca­ba de pu­bli­car Lin­coln, y tra­za un re­tra­to ma­gis­tral de un au­tor de pri­me­ra fi­la que no es un gran es­cri­tor. En los úl­ti­mos me­ses de 1985 se de­fi­ne su fu­tu­ro. Es­cri­bi­rá cuen­tos y no­ve­las, poe­mas y die­ta­rios y, al mis­mo tiem­po, pon­drá sus co­no­ci­mien­tos y lec­tu­ras, su in­te­li­gen­cia y ha­bi­li­dad na­rra­ti­va al ser­vi­cio del lec­tor de dia­rios. Has­ta hoy.

JOSÉ MA­RÍA AL­GUER­SUA­RI

Valentí Puig pu­bli­ca sus die­ta­rios y una co­lec­ción de poe­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.