An­tes de pro­se­guir el ca­mino

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS -

ANNA CA­RRE­RAS

Valentí Puig es li­cen­cia­do en Fi­lo­so­fía y Le­tras, ha es­cri­to unos trein­ta tí­tu­los que abar­can to­dos los gé­ne­ros li­te­ra­rios y co­mu­ni­ca­ti­vos, en­tre ellos va­rios de poe­sía. En el más re­cien­te, Al­tes valls crea un nue­vo pun­to de lle­ga­da an­tes de pro­se­guir el ca­mino “sin nin­gún de­seo de mo­rir”. Trein­ta poe­mas agru­pa­dos en seis apar­ta­dos (seis dé­ca­das vi­ta­les) que re­ga­lan al lec­tor, el cual ob­ser­va el mun­do des­de las al­tu­ras, una ris­tra de reflexione­s so­bre la con­di­ción hu­ma­na, las re­la­cio­nes con uno mis­mo y con el otro, el te­rror ha­cia el ol­vi­do, el se­xo li­ber­tino o la so­le­dad. Puig sos­pe­cha que nues­tro mun­do se ha­lla en ple­na he­ge­mo­nía de la me­dio­cri­dad y de una cier­ta de­gra­da­ción. De­di­ca un poe­ma a las ma­sas, ins­tru­men­to de la ac­tual de­ma­go­gia, de la an­ti­po­lí­ti­ca. Ma­sas pro­te­gi­das por el Es­ta­do de bie­nes­tar, “olas ne­gras que des­tru­yen or­den”. El poe­ta ha ce­le­bra­do los se­sen­ta años y su ver­dad es que una de las vías más agra­da­bles de con­si­de­rar la ve­jez es pen­sar en la mag­ní­fi­ca can­ti­dad de li­bros que po­drá leer.

La tra­ma re­li­gio­sa (en­ten­di­da co­mo jui­cio mo­ral) es om­ni­pre­sen­te en Al­tes valls. Se­gún Puig el mo­no­teís­mo re­pre­sen­ta la li­ber­tad, una idea con­tra­ria a los nue­vos ateos o in­clu­so in­com­pa­ti­ble con las per­so­nas que creen en lo que sea mien­tras no sea en Dios. En el úl­ti­mo poe­ma el poe­ta se san­ti­gua y re­mar­ca la des­leal­tad hu­ma­na, pe­ro des­de el prin­ci­pio se re­pi­te la idea de un Dios que “nos ha da­do la es­pal­da”. El li­bro ata­ca la fal­se­dad, la in­se­gu­ri­dad y la de­bi­li­dad, la amis­tad in­tere­sa­da y el nar­ci­cis­mo de la so­cie­dad. Por el con­tra­rio, enal­te­ce el con­ser­va­du­ris­mo –que no es la de­re­cha re­za­ga­da–, la ca­res­tía de fun­da­men­tos en la vi­da, el sa­ber amar, la dis­ci­pli­na, la an­ti­gua ora­to­ria y la per­vi­ven­cia de las ci­vi­li­za­cio­nes.

Cier­tos des­agra­vios ha­cia la mu­jer con­tras­tan con la be­lle­za de las reflexione­s poé­ti­cas y so­cia­les que el li­bro abra­za. La idea de la mu­jer li­be­ral, que co­lec­cio­na aman­tes, su­plen­tes en el ban­qui­llo de las pa­sio­nes, pa­re­ce que al poe­ta le des­cua­dra el or­den y su aje­dre­za­da reali­dad. Pe­ro las re­glas, co­mo las ideas, siem­pre tie­nen una o más ex­cep­cio­nes. En es­te ca­so, My An­to­nia, Antònia Puig, la ma­dre del poe­ta, ca­rác­ter y or­gu­llo, gran mu­jer, pa­tria fí­si­ca y son­ri­sa siem­pre pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.