YHitler... ¿qué opi­na de es­to?

Ré­pli­ca crea­ti­va La prác­ti­ca de pa­ro­diar los sub­tí­tu­los de los ví­deos col­ga­dos en in­ter­net se con­vier­te en ins­tru­men­to de opi­nión di­gi­tal

La Vanguardia - Culturas - - RECICLAJE - RAÚL MINCHINELA

Re­fu­gia­do en su bún­ker, Hitler re­ci­be ma­las no­ti­cias. Las de­fen­sas en Ber­lín se es­tán de­sin­te­gran­do, y los ru­sos es­tán a pun­to de con­quis­tar la ciu­dad. Hitler le qui­ta im­por­tan­cia, con­ven­ci­do de que Stei­ner, ge­ne­ral de las Waf­fen SS, lle­ga­rá pron­to y pro­vo­ca­rá la re­ti­ra­da del Ejér­ci­to Ro­jo. En­ton­ces le in­for­man que Stei­ner no po­drá mo­vi­li­zar su­fi­cien­tes efec­ti­vos: Ber­lín es­tá per­di­da. Hitler ex­pul­sa de la sa­la a to­dos, ex­cep­to a sus cua­tro co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos. En­tra en có­le­ra, acu­sa a los sol­da­dos de co­bar­des y al Wehr­macht de sa­bo­tear­le des­de el prin­ci­pio. Lue­go se hun­de en la si­lla, fi­nal­men­te de­rro­ta­do.

Acom­pa­ñan­do es­ta mis­ma es­ce­na, dis­tin­tos sub­tí­tu­los mues­tran aHitler de­ses­pe­rar­se por mo­ti­vos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. En una ver­sión, por­que des­cu­bre que el iPad no tie­ne mul­ti­ta­rea. En otra, por­que es­ta­ba con­ven­ci­do de que Per­di­dos ten­dría una sép­ti­ma tem­po­ra­da don­de se re­sol­ve­ría to­do. Ví­deo tras ví­deo, Adolf Hitler pier­de los es­tri­bos por la muer­te de Mi­chael Jack­son, por­que Dis­ney com­pró la Mar­vel, por la fal­ta de aten­ción que ofre­ce Twit­ter a sus usua­rios.

Po­co po­día ima­gi­nar Bruno Ganz cuan­do se cal­zó la piel del Füh­rer pa­ra la pe­lí­cu­la El hundimient­o (2004) que esa es­ce­na, la más dra­má­ti­ca de la cin­ta, iba a re­pli­car­se por in­ter­net ar­ti­cu­la­da co­mo ins­tru­men­to de opi­nión di­gi­tal. Arran­can­do car­ca­ja­das, Hitler opi­na de fút­bol, de po­lí­ti­ca, de tec­no­lo­gía. Y a tra­vés de él, mi­les de in­ter­nau­tas. Los chi­le­nos de­nun­cian có­mo tra­ta la Lí­nea Aé­rea Na­cio­nal a sus pi­lo­tos, o la com­pra de tre­nes usados a Es­pa­ña. Los bri­tá­ni­cos, so­bre el desas­tre de Gor­don Brown en Glas­gow. En to­das la la­ti­tu­des, las opi­nio­nes se ar­ti­cu­lan uti­li­zan­do ese cor­te... ex­cep­to en Ale­ma­nia y en Aus­tria, don­de los usua­rios en­tien­den los diá­lo­gos ori­gi­na­les.

La pa­sión por el uso en pa­ro­dia del gran mi­nu­to dra­má­ti­co de Hitler en el ci­ne lle­gó a los pe­rió­di­cos cuan­do la pro­duc­to­ra pro­pie­ta­ria

de la cin­ta, Cons­tan­tin Films, pi­dió a la pla­ta­for­ma You­Tu­be la re­ti­ra­da de to­dos esos ví­deos. Fue en­ton­ces cuan­do el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Oli­ver Hirsch­bie­gel, las de­fen­dió pú­bli­ca­men­te: “¡Lo­gran que me ría a car­ca­ja­das de una es­ce­na que he di­ri­gi­do yo mis­mo! No hay pi­ro­po ma­yor”, con­ta­ba an­tes de de­ta­llar que ha­bía vis­to unas 150 ver­sio­nes, to­das ellas con el so­ni­do qui­ta­do. Las de­fen­sas no fue­ron su­fi­cien­tes, y las pa­ro­dias de Hitler en You­Tu­be han de­sa­pa­re­ci­do o han mi­gra­do a otros rin­co­nes (por su­pues­to, hu­bo un ví­deo con Hitler pla­nean­do, me­dian­te sub­tí­tu­los, la re­ti­ra­da de los ví­deos). Bus­can­do al­ter­na­ti­vas, hu­bo usua­rios que re­gra­ba­ron plano por plano la es­ce­na, pa­ra que los “re­mez­cla­do­res” las usa­ran ya li­bres de de­re­chos. No sir­vió: la in­ten­si­dad del ori­gi­nal era cla­ve.

El post­hu­mor

La opi­nión me­dian­te sub­ti­tu­la­do no se ha li­mi­ta­do a Hitler. Otro ejem­plo de gran po­pu­la­ri­dad es Di­mi­tri, un fies­te­ro ru­so en­tre­vis­ta­do a trai­ción en una dis­co­te­ca. La web pre­gun­ta­se­loa­di­mi­tri.com per­so­na­li­za el sub­ti­tu­la­do del ví­deo pa­ra adap­tar­lo a tus pro­ble­mas, y mues­tra que Di­mi­tri, cu­ya “in­fi­ni­ta sa­bi­du­ría lo sa­be to­do”, op­ta por ol­vi­dar las preo­cu­pa­cio­nes y bai­lar. La in­do­len­cia de Di­mi­tri se ha adap­ta­do, con los sub­tí­tu­los apro­pia­dos, a la re­so­lu­ción de se­ries te­le­vi­si­vas, el paro o la na­riz de Be­lén Es­te­ban. In­clu­so el pro­gra­ma Bue­na­fuen­te adop­tó a Di­mi­tri co­mo ana­lis­ta, usan­do do­bla­je en lu­gar de tex­to. En in­ter­net, lo adop­ta­ron –de nue­vo– los usua­rios de idio­mas aje­nos al ori­gi­nal, y se le pue­de ver opi­nan­do so­bre vi­deo­jue­gos, te­lé­fo­nos mó­vi­les o pa­gos por in­ter­net. En el in­fi­ni­to au­to­rre­fe­ren­te de los sub­tí­tu­los y las prohi­bi­cio­nes, in­clu­so hay un You­Tu­be de Di­mi­tri ce­le­bran­do que va a ser el sus­ti­tu­to de las pa­ro­dias de Hitler.

El sub­ti­tu­la­do co­mo me­dio de opi­nión en­ca­ja en es­tos tiem­pos de lo que Jordi Cos­ta ha de­no­mi­na­do post­hu­mor. Si tra­di­cio­nal­men­te el hu­mor re­fle­ja­ba el fra­ca­so de una in­ten­ción –res­ba­lar al que­rer lle­gar, re­ci­bir una bo­fe­ta­da en lu­gar de un be­so–, el post­hu­mor enun­cia que el pro­ta­go­nis­ta es­ta­ba con­de­na­do al fra­ca­so des­de el prin­ci­pio, y que él mis­mo lo sa­bía. Di­mi­tri se de­sen­tien­de de preo­cu­pa­cio­nes por­que las en­tien­de fue­ra de su al­can­ce; Hitler se frus­tra por­que sus su­po­si­cio­nes es­ta­ban ba­sa­das en un op­ti­mis­mo que nun­ca de­bió te­ner. To­dos los pro­gra­mas de hu­mor en te­le­vi­sión ( APM, Ton­te­rías las jus­tas...) guar­dan un es­pa­cio pa­ra el hu­mor sub­ti­tu­la­do, pe­ro los in­ter­nau­tas se aba­lan­za­ron, mun­dial y si­mul­tá­nea­men­te, en el post­hu­mor. Los co­men­ta­rios ac­tua­les, des­de cual­quier la­ti­tud, par­ten de la con­vic­ción de la de­rro­ta. La crí­ti­ca sub­ti­tu­la­da ha aca­ba­do sien­do un co­men­ta­rio de tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.