Ver­de pai­sa­je negro

In­tri­ga

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - LILIAN NEUMAN

Pe­se al nom­bre y al ape­lli­do de su au­tor, es­ta no­ve­la es una tra­duc­ción del fran­cés. Y no es la pri­me­ra, ni mu­cho me­nos, que es­cri­be es­te es­cri­tor hi­jo de emi­gran­tes es­pa­ño­les, in­ge­nie­ro y au­tor de una se­rie de no­ve­las ne­gras, mu­chas de ellas am­bien­ta­das en la Cer­dan­ya (o la Cer­dag­ne). Bue­na no­ti­cia, la de co­no­cer un uni­ver­so en don­de el ver­de y la nie­ve, el ai­re cor­tan­te y las po­bla­cio­nes pe­que­ñas y en­can­ta­do­ras al­ber­gan se­rios asun­tos cri­mi­na­les. Yun­mis­te­rio de ha­bi­ta­ción ce­rra­da, a lo Gas­tón Le- roux: un po­de­ro­so in­di­vi­duo, en­ri­que­ci­do –có­mo no-por la vía in­mo­bi­lia­ria, más fuer­te y te­mi­ble que el al­cal­de de la lo­ca­li­dad de Font-Ro­meu, apa­re­ce ase­si­na­do. A su al­re­de­dor, cu­brien­do las pa­re­des de su­sui­te pri­va­da en suG­rand Hô­tel, in­sig­nias na­zis pin­ta­das con san­gre. Y po­co an­tes, unos es­quia­do­res han en­con­tra­do el cuer­po de su hi­jo, al pa­re­cer víc­ti­ma de un ac­ci­den­te de mon­ta­ña. Pa­ra en­re­dar–de­muy­bue­na­ma­ne­ra–las co­sas, una chi­ca lla­ma­da Cathy le cuen­ta al per­ple­jo José Tra­pe­ro, que an­da por allí en ca­li­dad de ami­go del ins­pec­tor je­fe en­car­ga­do del ca­so (y de es­po­so irres­pon­sa­ble), una tris­te y ma­ca­bra his­to­ria en­tre pa­dre e hi­jo.

Enemi­gos no le fal­ta­ban al pa­dre; mo­ti­vos no le fal­ta­ban al hi­jo. Aun­que la in­ves­ti­ga­ción ad­quie­re un nue­vo im­pul­so en una es­ce­na pa­ra re­cor­dar: es de no­che, al ca­lor del ho­gar, con unas ex­ce­len­tes pa­ta­tas al ca­liu y un buen vino. El an­fi­trión –un con­ser­je que sa­be mu­cho– re­sul­ta que co­no­cía al pa­dre de José (per­so­na­je de una no­ve­la deHer­nán­dez que aún no­se ha tra­du­ci­do, y que trans­cu­rre por allí mis­mo, en los años cin­cuen­ta). Lo im­por­tan­te, en fin, es co­no­cer la his­to­ria: la de los ma­quis, la de los hé­roes y los trai­do­res, y la de un mi­li­tar ale­mán ase­si­na­do ha­ce años, allí mis­mo. Y la his­to­ria de los vi­vos: la viu­da, la otra hi­ja, el yerno con­ver­ti­do en he­re­de­ro y hom­bre de con­fian­za, el jo­ven neo­na­zi, prin­ci­pal sos­pe­cho­so.

La no­ve­la es fir­me, cruen­ta, cu­rio­sa. De re­pen­te an­da­mos por la nie­ve con José y Cathy, y de re­pen­te en un in­fierno cal­dea­do con deu­das pen­dien­tes, he­roi­ci­da­des y co­bar­días. Y va­le la pe­na aso­mar­se al in­te­rior de ese Grand Hô­tel, im­po­nen­te, car­ga­do de his­to­ria y de ele­gan­te y té­tri­ca de­ca­den­cia. Tes­ti­go si­len­cio­so de más de un cri­men.

J.BOYER/ GETTY

Ima­gen de la Cer­dan­ya, es­ce­na­rio de la no­ve­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.