Me­ta­mor­fo­sis de las me­mo­rias

Dea­ye­rahoy La li­te­ra­tu­ra del yo evo­lu­cio­na con el pa­so del tiem­po. Por lo pron­to, la au­sen­cia del fon­do epis­to­lar con­di­cio­na la con­tem­po­ra­nei­dad

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - LUIS RACIONERO

Cuen­taCar­lo­sBa­rral en­sus­me­mo­rias que, pa­ra pre­pa­rar­se a es­cri­bir­las, le­yó las me­mo­rias del Car­de­nal de Retz ¿Tie­ne al­go que ver un fron­dis­ta del si­glo XVII con un poe­ta de los cin­cuen­ta? Lo tie­ne. Lee­mos me­mo­rias pa­ra em­pa­par­nos de una épo­ca, pa­ra cap­tar por me­dia­ción de los de­ta­lles el es­ti­lo de vi­da, los usos, la an­tro­po­lo­gía de la so­cie­dad en que vi­vie­ra el au­tor. Las pe­ri­pe­cias de és­te, por tan­to, son a ve­ces me­nos in­tere­san­tes que el re­ta­blo de su épo­ca.

Pa­ra re­ta­blo, las Me­mo­rias de Saint-Si­mon, ejem­plo de otro ti­po de me­mo­rias: las de un nú­cleo con­cre­to, un es­pa­cio más que un tiem­po, la cor­te de Ver­sa­lles en es­te ca­so. Creo que son las me­mo­rias me­jor es­cri­tas, su­pe­rio­res a las del mis­moCha­teau­briand. Los re­tra­tos en pa­la­bras con que las tru­fa son ejem­pla­res. Pla los imi­ta­ba en sus Ho­me­nots y Re­tra­tos de Pa­sa­por­te.

Pe­ro las más com­ple­tas en­tre las me­mo­rias son las de Ca­sa­no­va. Esas sí que son el re­ta­blo com­ple­to de una épo­ca, por ellas des­fi­lan el re­fi­na­do y com­ple­to si­glo die­ci­ocho en to­dos los paí­ses de Eu­ro­pa, in­clui­dos Es­pa­ña y Bar­ce­lo­na. To­dos los per­so­na­jes im­por­tan­tes del die­ci­ocho tu­vie­ron tra­to con Ca­sa­no­va si he­mos de creer a su au­tor. Y yo le creo.

¿Qué cam­bia­rá de ayer a hoy en el gé­ne­ro li­te­ra­rio de las me­mo­rias? Un he­cho fun­da­men­tal: la au­sen­cia de car­tas. El te­lé­fono pri­me­ro y el e-mail des­pués han des­car­ta­do la co­rres­pon­den­cia epis­to­lar. Las co­lec­cio­nes de car­tas que ayu­da­ban a la me­mo­ria no exis­ten ya, prác­ti­ca­men­te. Só­lo que­da la ima­gen vi­sual, fo­tos y pe­lí­cu­las, pa­ra re­cons­truir el pa­sa­do. To­da­vía no te­ne­mos pers­pec­ti­va pa­ra di­ri­mir si ello es bueno o des­fa­vo­ra­ble a las me­mo­rias. Las he­me­ro­te­cas, ca­da vez más ac­ce­si­bles por ha­ber si­do es­ca­nea­das y dis­po­ni­bi­li­za­das en in­ter­net, pa­lia­rán en par­te la au­sen­cia del fon­do epis­to­lar.

Por cier­to que Proust fue el pri­me­ro en ser­vir­se del te­lé­fono –que eli­mi­na las car­tas– pa­ra pre­gun­tar a sus ami­gos da­tos ol­vi­da­dos que él ne­ce­si­ta­ba in­cluir en su Re­cher­che quee­su­na­me­mo­ria­mo­nu­men­tal en for­ma de no­ve­la. En esa épo­ca de fi­na­les del si­glo die­ci­nue­ve las me­mo­rias vi­ra­ron ha­cia el dia­rio y el die­ta­rio, con el Jour­nal de Ed­mond y Ju­les Gon­court co­mo pun­to de re­fe­ren­cia. El Jour­nal de Ju­les Re­nard fue una lec­tu­ra fa­vo­ri­ta de Pla, que en oca­sio­nes se ins­pi­ra en ese gé­ne­ro.

Vir­gi­na Woolf lle­va­ba un co­pio­so dia­rio don­de ano­tó con su pro­di­gio­sa ca­pa­ci­dad pa­ra el ma­tiz su vi­da y la de sus ami­gos en los años vein­te y trein­ta. Pre­ci­sa­men­te en In­gla­te­rra, el úl­ti­mo que pre­sen­ta una co­pio­sa y va­lio­sa co­rres­pon­den­cia es Isaiah Ber­lin, cu­yas car­tas de 1946 a 1960 han pu­bli­ca­do Henry Hardy y Jen­ni­fer Hol­mes en 2009 en Chat­to & Win­dus, la edi­to­rial de Al­dous Hux­ley, cu­ya co­rres­pon­den­cia con Mary Hut­chin­son, la aman­te de Cli­ve Bell, ha per­mi­ti­do tra­zar una com­ple­ta bio­gra­fía por Ni­cho­las Mu­rray que les re­co­mien­do.

Se si­guen, de mo­men­to, es­cri­bien­do me­mo­rias, es­pe­cial­men­te los edi­to­res: Ba­rral, Cas­te­llet, Tus­quets e in­clu­so la gau­che di­vi­ne o Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ca­da­qués. In­clu­so, y per­do­nen la in­mo­des­tia, quien es­to es­cri­be.

Pe­ro el te­ma que me in­tri­ga es có­mo van a afec­tar las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas al gé­ne­ro de las me­mo­rias,qué for­ma adop­ta­rán és­tas en el fu­tu­ro. Po­nién­do­me hux­le­yano di­ría que no se­rán es­cri­tas, que se­rán ar­chi­vos re­pli­ca­dos en si­li­cio de las es­truc­tu­ras ató­mi­cas del ce­re­bro que cons­ti­tu­yen la me­mo­ria en sí. Del mis­mo mo­do que Art­hur C. Clar­ke pro­fe­ti­za­ba la po­si­bi­li­dad de co­nec­tar el ce­re­bro a un or­de­na­dor pa­ra, por ejem­plo, apren­der in­glés mien­tras se duer­me, o li­te­ra­tu­ra com­pa­ra­da, si ima­gi­na­mos la trans­mi­sión en el sen­ti­do con­tra­rio, se po­dría sa­car del ce­re­bro y pa­sar a un or­de­na­dor to­das las me­mo­rias de una per­so­na al­ma­ce­na­das en di­cho ce­re­bro.

No ha­ría fal­ta re­cor­dar­lo y lue­go es­cri­bir­lo, sal­dría to­do ahí y que­da­ría gra­va­do en las me­mo­rias del or­de­na­dor que vam­pi­ri­zó o va­ció los con­te­ni­dos del ce­re­bro. ¿Es es­to po­si­ble? No sa­bre­mos la res­pues­ta has­ta que la neu­ro­cien­cia no ha­ya des­ci­fra­do la es­truc­tu­ra del ce­re­bro y es­to es­tá muy le­jos. Por aho­ra se tie­ne una to­po­gra­fía: en tal zo­na hay tal emo­ción o se con­tro­la tal ac­ti­vi­dad, pe­ro sa­ber to­das y ca­da una de las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les de los trein­ta bi­llo­nes de cé­lu­las y có­mo una per­cep­ción o un pen­sa­mien­to cam­bia esas co­ne­xio­nes pa­ra que­dar gra­ba­do en ellas, es­tá en lo más re­mo­to y com­ple­jo de los avan­ces cien­tí­fi­cos que se con­tem­plan.

Des­pués de to­do, des­cu­brir có­mo sur­ge el pen­sa­mien­to con el pen­sa­mien­to, pa­re­ce co­mo le­van­tar­se ti­ran­do de los cor­do­nes de los za­pa­tos. “Si tra­ba­jas en tu men­te con tu men­te, ¿có­mo evi­ta­rás una con­fu­sión in­men­sa?” di­ce el maestro Zen. De mo­men­to, hay que tra­ba­jar en las me­mo­rias con la me­mo­ria de uno, las car­tas, y el au­dio­vi­sual. Her­ma­nar­se con el or­de­na­dor, ven­drá lue­go.

ERICH AUERBACH / GETTY

Sir Isaiah Ber­lin pro­nun­cian­do un dis­cur­so en 1959

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.