El ca­non de Rot­ter­dam

Ci­ne in­de­pen­dien­te El Fes­ti­val de Rot­ter­dam im­pul­sa des­de ha­ce años el Hu­bert Bals Fund, un fon­do de ayu­da a la pro­duc­ción de fil­mes de di­rec­to­res pro­me­te­do­res que pro­vie­nen de paí­ses aje­nos al pri­mer mun­do

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - PAULA A. RUIZ

En el año 1998, el di­rec­tor de ci­ne tai­lan­dés Api­chat­pong Wee­re­sat­ha­kul re­ci­bía apo­yo eco­nó­mi­co del Hu­bert Bals Fund, vin­cu­la­do al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Rot­ter­dam, pa­ra la pos­pro­duc­ción de su ópe­ra pri­ma, Mys­te­rious Ob­ject At Noon. Gra­cias a esa do­ta­ción, el ci­neas­ta aca­bó el fil­me, que se es­tre­nó dos años des­pués en la sec­ción a con­cur­so del cer­ta­men ho­lan­dés. Do­ce años más tar­de, Wee­re­sat­ha­kul ha si­do pre­mia­do con­la Pal­ma de Oro en Can­nes por Un­cle Boon­mee que re­cuer­da sus vi­das pa­sa­das (2010), a su vez tam­bién ayu­da­do por el fon­do del cer­ta­men neer­lan­dés.

No es des­ca­be­lla­do pen­sar que el ca­so del tai­lan­dés trans­for­ma en cer­te­za la fra­se de Huub Bals, fun­da­dor y al­ma ma­ter, has­ta su de­ce­so en 1988, del Fes­ti­val de Rot­ter­dam, en la que sen­ten­cia­ba que “no hay que es­pe­rar que el fu­tu­ro del ci­ne pro­ven­ga de Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos, sino de cul­tu­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas mu­cho más des­co­no­ci­das”. Más que un brin­dis al sol o una sin­ta­xis de tono pro­fé­ti­co, la ora­ción es el le­ma si­len­cio­so del cer­ta­men neer­lan­dés y del Hu­bert Bals Fund, prin­ci­pal pro­mo­tor del ci­ne tras­na­cio­nal gra­cias a las ayu­das que con­ce­de a fil­mes fue­ra de la ór­bi­ta del pri­mer mun­do, per­mi­tien­do, así, el es­ta­ble­ci­mien­to de agen­tes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos en to­das par­tes del glo­bo, la per­mea­bi­li­dad en­tre és­tos y la pau­la­ti­na des­apa­ri­ción de lo fron­te­ri­zo a la ho­ra de con­ce­bir y cons­truir lo fíl­mi­co.

Las ci­fras ha­blan so­las: des­de 1988, más de 900 pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes han re­ci­bi­do apo­yo eco­nó­mi­co del fon­do neer­lan­dés que, con cer­ca de un mi­llón de eu­ros de pre­su­pues­to, re­par­te ayu­das pa­ra pre­pro­duc­ción, pro­duc­ción, post­pro­duc­ción di­gi­tal y dis­tri­bu­ción en dos con­vo­ca­to­rias anua­les de las que se be­ne­fi­cian unos 60 pro­yec­tos de pe­lí­cu­las de en­tre los 750 que se pre­sen­tan. La con­di­ción in­dis­pen­sa­ble es que las pro­pues­tas sean ori­gi­na­rias de paí­ses de Asia, Orien­te Me­dio, Eu­ro­pa del Es­te, Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Bus­ca­mos la ca­li­dad en los pro­yec­tos, aun­que se tra­ta de un con- cep­to di­fí­cil­men­te eva­lua­ble”, afir­ma Iwa­na Ch­ro­nis, ac­tual di­rec­to­ra del Hu­bert Bals Fund. “Se es­tu­dia su via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, la ca­rre­ra del ci­neas­ta, el con­tex­to del país de ori­gen... He­mos apo­ya­do pe­lí­cu­las de Ar­gen­ti­na, que po­see una in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca con- so­li­da­da pe­ro que ofre­ce li­mi­ta­cio­nes pa­ra los ci­neas­tas no­ve­les o in­de­pen­dien­tes, mien­tras que tam­bién se ha ayu­da­do a fil­mes de Sri Lan­ka, que ca­re­ce de ins­ti­tu­cio­nes ca­pa­ces de fi­nan­ciar­los. Es evi­den­te que paí­ses co­mo Sri Lan­ka ne­ce­si­tan ma­yor ayu­da y es un fac­tor que te­ne­mos en cuen­ta, pe­ro tam­po­co de­ci­si­vo. Lo que nos pa­re­ce más re­le­van­te, en de­fi­ni­ti­va, es có­mo la pe­lí­cu­la es ca­paz de ahon­dar en la pro­pia cul­tu­ra del país”.

Nue­va geo­po­lí­ti­ca del ci­ne

Los re­sul­ta­dos del mo­de­lo se apre­cian al ob­ser­var el in­cre­men­to del nú­me­ro de fil­mes ayu­da­dos por el Hu­bert Bals Fund que han par­ti­ci­pa­do en el cir­cui­to de los prin­ci­pa­les fes­ti­va­les ci­ne­ma­to­grá­fi­cos del mun­do, mues­tras y a la vez mer­ca­dos, es­pa­cios de pres­crip­ción, a fin de cuen­tas, del ca­non fíl­mi­co con­tem­po­rá­neo. Muy es­pe­cial­men­te en el que se con­si­de­ra más im­por­tan­te a ni­vel de ci­ne de au­tor: Can­nes. Más allá del ci­ta­do Wee­re­sat­ha­kul, el Hu­bert Bals Fund ha si­do de­ci­si­vo en el au­ge del nue­vo ci­ne ar­gen­tino a tra­vés del apo­yo a la obra de Li­san­dro Alon­so – Los muer­tos (2004) y Li­ver­pool (2008)–; co­mo tam­bién del nue­vo ci­ne ru­mano, que ob­tu­vo sen­dos ga­lar­do­nes en La Croi­set­te, La muer­te del se­ñor La­za­res­cu (2005), de Cris­to Puiu, lo­gró el pre­mio de Un cer­tain re­gard en

Ima­gen de la pe­lí­cu­la 'Li­ver­pool’ (2008), del rea­li­za­dor ar­gen­tino Li­san­dro Alon­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.