Goo­gle Maps del 1700

No­ve­la his­tó­ri­ca

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - JOR­DI AMAT

El que sus­cri­be es­tá con­ven­ci­do de los si­guien­tes pun­tos y los es­cri­be pa­ra que así cons­te pú­bli­ca­men­te: 1) Que Al­bert Gar­cia Es­pu­che po­see una má­qui­na del tiem­po y via­jó a la Bar­ce­lo­na de fi­na­les del si­glo XVII y prin­ci­pios XVIII. 2) Que ese mis­mo se­ñor –his­to­ria­dor y ar­qui­tec­to– pa­seó por esa ciu­dad co­mer­cial y ase­dia­da por con­flic­tos (mi­li­ta­res in­clui­dos), to­mó fo­to­gra­fías (las me­jo­res, con zoom, de las flo­re­cien­tes dro­gue­rías), es­tu­vo aten­to a cual­quier de­ta­lle (no le pa­só por al­to que mu­je­res acu­sa­das de in­fi­de­li­dad eran en­ce­rra­das en la Ca­sa de les Egip­cía­ques) y asis­tió a re­pre­sen­ta­cio­nes de Cal­de­rón en la Ca­sa de les Co­mè­dies de la Ram­bla don­de co­mió los po­pu­la­res me­lin­dres. 3) Que en­tró en bas­tan­tes de las más de cin­co mil ca­sas de la ciu­dad, apren­dió su es­truc­tu­ra, re­bus­có en ca­jo­nes e in­clu­so se atre­vió a echar­se en ca­mas aje­nas con el ob­je­ti­vo (eru­di­to, eso sí) de cer­ti­fi­car la ca­li­dad de sá­ba­nas o col­cho­nes. 4) Que co­no­ció a mu­chos de sus 38.000 ha­bi­tan­tes, des­de po­bres viu­das has­ta pro­pie­ta­rios de ta­ber­na, pa­san­do por trans­por­tis­tas con­flic­ti­vos, tu­to­res de huér­fa­nos, irri­ta­dos pes­ca­do­res de la Ri­be­ra o em­pre­sa­rios de­di­ca­dos al comercio del ta­ba­co. Y 5) Que con ese co­no­ci­mien­to, vol­ca­do en lis­tas de un vo­ca­bu­la­rio hoy en desuso (in­sul­tos in­clui­dos), vol­vió al pre­sen­te.

El que sus­cri­be lo afir­ma des­pués de ha­ber que­da­do em­bo­ba­do con Bar­ce­lo­na 1700, un li­bro de his­to­ria ur­ba­na mi­nu­cio­so, en­tre­te­ni­do, sor­pren­den­te. La úni­ca du­da res­pec­to al pun­to 1 –uso de la má­qui­na del tiem­po– es que el au­tor di­ga la ver­dad so­bre sus fuen­tes, es de­cir, que sea cier­to que ha ana­li­za­do­to­ne­la­das de do­cu­men­ta­ció­nad­mi­nis­tra­ti­va (tes­ta­men­tos, plei­tos, in­ven­ta­rios, cons­ti­tu­cio­nes si­no­da­les…). Le­yen­do las dos pri­me­ras par­tes –la pri­me­ra más bien de­di­ca­da a una des­crip­ción de es­truc­tu­ras (ca­sas, ca­lles, ba­rrios), la se­gun­da a la co­ti­dia­ni­dad de los ciu­da­da­nos– po­dría pen­sar­se que tal vez di­ce la ver­dad. Pe­ro al leer la ter­ce­ra, re­ple­ta de es­ce­nas dra­má­ti­cas que po­drían ser ar­gu­men­tos de una no­ve­la pi­ca­res­ca, pa­re­ce in­du­da­ble que Gar­cia Es­pu­che, so­por­tan­do in­clu­so los fre­cuen­tes bom­bar­deos, es­tu­vo allí. ¿Có­mo ex­pli­car si no que re­cons­tru­ya la Bar­ce­lo­na de ha­ce tres­cien­tos años con tan­ta pre­ci­sión?

LAURA GUERRERO

Al­bert Gar­cia Es­pu­che

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.