En­la ca­sa del ex ser su­pre­mo

Ico­no­fi­lias

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - JOR­DI BA­LLÓ

Hay dos imá­ge­nes re­cu­rren­tes pa­ra ex­pre­sar que un ré­gi­men ha si­do de­rro­ca­do por una re­vo­lu­ción. La pri­me­ra es la de la es­ta­tua caí­da: to­do nue­vo or­den ne­ce­si­ta la fil­ma­ción del ti­rano en bron­ce de­rrum­bán­do­se de su pe­des­tal y que­dán­do­se a tro­ci­tos en el sue­lo an­te la al­ga­ra­bía ge­ne­ral. La otra es la ocu­pa­ción, no ne­ce­sa­ria­men­te pa­cí­fi­ca, de al­guno de los lu­ga­res de vi­vien­da del an­ti­guo “ser su­pre­mo”. Lo he­mos vis­to por úl­ti­ma vez, por aho­ra, en Tú­nez, cuan­do el an­ti­guo lí­der ya ha­bía aban­do­na­do su país. En­ton­ces apa­re­cie­ron di­ver­sas imá­ge­nes de ciu­da­da­nos que se pa­sea­ban cu­rio­sos por al­gu­nas de sus po­se­sio­nes, o sim­ple­men­te, por al­gu­na man­sión ve­ra­nie­ga de miem­bros de su fa­mi­lia. Pa­ra que el me­ca­nis­mo fun­cio­ne en tiem­pos ac­tua­les, no de­be tra­tar­se de un sa­queo, sino de una vi­si­ta tran­qui­la y lle­na de cu­rio­si­dad pa­ra com­pro­bar co­mo vi­vía el ti­rano. En es­ta vi­si­ta a la in­ti­mi­dad del gran je­fe pri­ma una vo­lun­tad san­cio­na­do­ra: no vas pa­ra ad­mi­rar la be­lle­za de su in­terio­ris­mo sino pa­ra au­to­con­ven­cer­te de la pan­da de la­dro­nes en que se ha­bían con­ver­ti­do sus mo­ra­do­res. Es co­mo la ca­sa de Ro­ca en Mar­be­lla: se fil­ma pa­ra de­nun­ciar el lu­jo co­mo sos­pe­cha de las peo­res atro­ci­da­des. To­da re­vo­lu­ción im­por­tan­te ha con­ta­do con es­ta ima­gen de sus­ti­tu­ción de un or­den por otro. Co­mo si po­seer la ca­sa, aho­ra des­ven­ci­ja­da por otros vi­si­tan­tes an­te­rio­res, fue­ra la pri­me­ra prue­ba de que el cam­bio ha lle­ga­do y que el pro­ce­so es re­ver­si­ble. En mu­chos ca­sos es­ta ca­sa ocu­pa­da que­da­rá ya co­mo un signo in­de­le­ble del nue­vo ré­gi­men, lo que obli­ga a pen­sar qué se pue­de ha­cer con ella: ¿de­rri­bar­la?, ¿al­qui­lar­la a un­mi­tó­mano?, ¿crear un es­pa­cio pú­bli­co? Qui­zás el ca­so más com­pli­ca­do de uso fue con el des­co­mu­nal pa­la­cio de Ceau­ses­cu, en el mis­mo Bu­ca­rest. Tras la ocu­pa­ción na­die sa­bía qué ha­cer con él. Por eso se con­vir­tió en una rui­na mo­der­na, uti­li­za­da sa­bia­men­te co­mo de­co­ra­do de mu­chos fil­mes fu­tu­ris­tas y pro­fé­ti­cos que anun­cia­ban años de tris­te­za y mi­se­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.