To­dos los tro­va­do­res

Música de los si­glos XII y XIII

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - MA­NUEL ZA­BA­LA

Se han gra­ba­do 249 can­cio­nes de los mú­si­cos y poe­tas me­die­va­les, una an­to­lo­gía en­rai­za­da en las fuen­tes, con la va­len­tía de la re­cons­truc­ción

“Ten­go dos ca­ba­llos pa­ra mi si­lla (…) si pu­die­ra do­mes­ti­car­los a mi gus­to (…) se­ría el hom­bre me­jor en­ca­bal­ga­do del mun­do”, can­tó Guil­hèm de Pei­tieus, el más an­ti­guo de esos can­tau­to­res. Hoy los co­no­ce­mos co­mo poe­tas, ra­ra vez co­mo mú­si­cos. Los tro­va­do­res nos han le­ga­do 2.542 can­cio­nes, pe­ro só­lo 256 me­lo­días. Po­de­mos ele­var la ci­fra con las va­rian­tes, mu­chas ve­ces los tro­va­do­res apro­ve­cha­ban el to­do o la par­te de me­lo­días ya exis­ten­tes. Los can­cio­ne­ros ofre­cen un tes­ti­mo­nio tar­dío de las can­cio­nes. El 75% de los tex­tos pre­sen­ta erro­res o adap­ta­cio­nes impu­tables a la len­gua o dia­lec­to del co­pis­ta, de los cua­tro gran­des can­cio­ne­ros só­lo uno es oc­ci­tano. Pa­ra aca­bar de de­pri­mir­se, que ten­ga­mos un 13% de me­lo­días no quie­re de­cir que ten­ga­mos un 13% de par­ti­tu­ras. ¿Cuál es el rit­mo exac­to? Ahí es­tá el debate. Las ano­ta­cio­nes mu­si­ca­les de los si­glos XIII y XIV no dan pa­ra tan­tas su­ti­le­zas. ¿Cuál es el acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal? Otro debate. Pue­de ins­pi­rar­se en los re­tra­tos in­ser­ta­dos en le­tras ca­pi­ta­les. Al­ber­tet y Per­di­gon ta­ñen la vihue­la, Guil­hèm de Mon­tan­ha­gòl el ar­pa... Tam­bién po­de­mos bus­car en la li­te­ra­tu­ra: “Se­gui­da­men­te se le­van­tan los ju­gla­res; y to­dos se quie­ren ha­cer oír; en­ton­ces oi­rás vi­brar las cuer­das tem­pla­das con dis­tin­tas afi­na­cio­nes. El que sa­be el nue­vo mo­do de to­car la vio­la o can­ción, des­cort o lay se pu­so más ade­lan­te que pu­do (...) Uno to­ca el ar­pa, otro la vio­la; uno to­ca la flau­ta, el otro sil­ba; uno to­ca la gi­ga, otro la ro­ta; uno re­ci­ta el tex­to y otro to­ca las no­tas; uno la gai­ta de fue­lle pe­que­ño, otro el ca­ra­mi­llo; uno la man­do­ra, el otro afi­na el sal- te­rio con un mo­no­cor­dio”. El Ro­mán de Fla­men­ca, la no­ve­la oc­ci­ta­na del si­glo XIII, nos ha re­ga­la­do un con­cier­to.

La trò­ba. An­to­lo­gía can­ta­da de los tro­va­do­res de los si­glos XII y XIII es el tra­ba­jo más am­bi­cio­so de Gé­rard Zu­chet­to. Es su obra. La trò­ba con­tie­ne to­da can­ción con­ser­va­da de tro­va­dor co­no­ci­do. Afe­cha de hoy lle­van edi­ta­dos 17 CD. La úl­ti­ma eta­pa de gra­ba­ción de es­te ma­ra­tón co­mien­za el pró­xi­mo jue­ves, y se aca­ba el sá­ba­do. Las 48 can­cio­nes de Gui­raud Ri­quièr, la de Jo­fre de Foi­xà, y la de Mat­fre Er­men­gau cie­rran la an­to­lo­gía. Cuan­do se dis­tri­bu­ya La trò­ba-V exis­ti­rán cin­co co­fres, que con­ten­drán 21 CD, que con­ten­drán 249 can­cio­nes. Cin­co años de tra­ba­jo. Que­dan pen­dien­tes las 31 com­po­si­cio­nes anó­ni­mas.

Me­cuen­ta Zu­chet­to que se apo­ya so­bre to­do en los ma­nus­cri­tos, “qu'ai tot dins mon or­de­na­dor”, y en las trans­crip­cio­nes en­te­ra­men­te fia­bles de Hen­drick Van der Werf, y las de Is­mael Fer­nán­dez de la Cues­ta. A ve­ces con­sul­ta Los tro­va­do­res, de Mar­tín de Ri­quer, por lo que res­pec­ta a las transcripc­ión y a la tra­duc­ción de los tex­tos.

Me gus­ta La trò­ba. Tie­ne vi­da. Trou­ba­dour­sArt En­sem­ble di­ce es­tar le­jos de las con­ven­cio­nes aca­dé­mi­cas, el su­yo es un tra­ba­jo de re­crea­ción y crea­ción, el fa­mo­so rit­mo de la can­ción lo mar­ca el sen­ti- mien­to ex­pre­sa­do en el tex­to. Hay bue­nos mú­si­cos y can­tan­tes, co­la­bo­ra­cio­nes de lu­jo: Martina de Pèi­ra, Pèi­re Bos­siè­re... Oír a Gau­celm Fai­dit en bo­ca de Jan dau Mel­hau es oír a un le­mo­sino can­ta­do por otro le­mo­sino en pu­ro acen­to le­mo­sino. No de­be­ría ser ra­ro, ¿ver­dad? Pues un día de es­tos da­ré la lis­ta de mu­si­cu­chos que cha­mu­llan el oc­ci­tano con la­bios de cu­lo de ga­lli­na. “Par­lar en pòts en cuol de po­la” es el tér­mino oc­ci­tano cien­tí­fi­co.

Es­cu­chen la música con el li­bre­to en mano, es im­por­tan­te que en­tren en el tex­to. Ca­da tro­va­dor es un mun­do. Aquel es apa­sio­na­do, a aquel no se le en­tien­de, aquel otro lla­ma a lu­char con­tra los mu­sul­ma­nes, aquel des­pre­cia a los fran­ce­ses y a la igle­sia ro­ma­na, aque­llos can­tan al amor, y Mar­ca­brú can­ta al desamor. Ol­ví­den­se de que ha­ce 800 años que han muer­to. Su voz es­tá ahí. Es­tán los gran­des y los me­dio­cres. Es­tá en­tre los gran­des Ar­naud Da­nièl, que fue ad­mi­ra­do por el mis­mí­si­mo Dan­te Alig­hie­ri; y Ber­nard de Ven­ta­dorn, que se­gún Mar­tín de Ri­quer es “uno de los más al­tos poe­tas amo­ro­sos de to­dos los tiem­pos”; es­tán Mar­ca­brú. Jau­fré Ru­dèl; es­tá Guil­hèm de Pei­tieus, du­que de Aqui­ta­nia y de Gas­cu­ña, con­de de Poi­tiers. Re­to­mo la ci­ta­ción que abre el ar­tícu­lo, va­mos a la co­bla 8: “Ca­ba­lle­ros, dad­me con­se­jo en una du­da (…) no sé por quién de­ci­dir­me, por Ag­nés o por Ar­sén”. Pues al fi­nal no es­ta­ba ha­blan­do de ca­ba­llos, es­ta­ba ha­blan­do de mu­je­res.

En el 2012 La trò­ba de­be­ría te­ner su epí­lo­go. Zu­chet­to pre­pa­ra una pu­bli­ca­ción en pa­pel de to­dos los tex­tos y me­lo­días, con ar­mo­ni­za­cio­nes grá­fi­cas y tra­duc­cio­nes. Ya es­toy im­pa­cien­te.

La Trò­ba. Ant­ho­lo­gie chan­tée des trou­ba­dours (XIIe-XIIIe siè­cles) FO­TO: CÉ­LI­NE DES­CHAMPS

Trou­ba­dours Art En­sem­ble TRÒ­BA VOX EDI­TIONS Dir.: Gé­rard Zu­chet­to. Dis­po­ni­bles vo­lú­me­nes I a IV Trou­ba­dours Art En­sem­ble du­ran­te un con­cier­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.