Res­pi­rar la vi­da

Poe­sía

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JU­LIO JO­SÉ OR­DO­VÁS

Co­mo un dia­rio por en­tre­gas pue­de leer­se una par­te sus­tan­cial de la poe­sía de Mar­tín Ló­pez-Ve­ga, en la que se con­fun­den el au­tor y el per­so­na­je y se con­ju­gan la ex­pe­rien­cia de la cul­tu­ra y las ci­ca­tri­ces de los años. Ciu­da­des que ad­quie­ren el ta­ma­ño de los amo­res per­di­dos, li­bros que van y vie­nen, can­cio­nes que no de­jan de so­nar, ros­tros y vo­ces que re­apa­re­cen ines­pe­ra­da­men­te, su­bli­mes bo­rra­che­ras y pol­vos má­gi­cos a los que les si­guen des­per­ta­res zen. Ló­pez-Ve­ga sa­ca pun­ta hu­mo­rís­ti­ca y fi­lo­só­fi­ca a los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos, se per­fu­ma con esen­cias orien­ta­les pa­ra cap­tar el mis­te­rio y la be­lle­za co­ti­dia­nas y se ríe, a ve­ces muy en se­rio, de la som­bra que le muer­de los ta­lo­nes, mos­tran­do su per­ple­ji­dad an­te una épo­ca que le re­sul­ta in­com­pren­si­ble. Hay en Adul­to ex­tran­je­ro, tí­tu­lo que lo di­ce to­do, una vo­lun­tad de for­mu­lar poé­ti­ca­men­te la vi­da dia­ria, en sus gran­des mo­men­tos y en sus mí­ni­mos de­ta­lles, pa­ra ce­le­brar las efí­me­ras pro­me­sas de eter­ni­dad que nos brin­da ca­da nue­vo día.

“El en­sa­yo del cuen­to del poe- ma de la vi­da es un mo­vi­mien­to per­pe­tuo”, es­cri­bió Mon­te­rro­so, y ese mo­vi­mien­to per­pe­tuo que siem­pre ha pro­pul­sa­do la poe­sía de Ló­pez-Ve­ga es el que ha­ce vo­lar las pá­gi­nas de es­te li­bro des­de Por­tu­gal has­ta Ita­lia, pa­san­do por Ca­ta­lun­ya, por Ale­ma­nia o por No­rue­ga, sin aban­do­nar su As­tu­rias na­tal. Poe­ta via­je­ro, Ló­pez-Ve­ga em­pren­de la vuel­ta al mun­do gi­ran­do al­re­de­dor de sí mis­mo y si se de­tie­ne ami­rar atrás pa­ra ha­cer re­cuen­to y ba­lan­ce no es con me­lan­co­lía: sus hue­llas to­da­vía no han aban­do­na­do las sue­las de sus san­da­lias.

Son in­nu­me­ra­bles las vo­ces, co­no­ci­das e irre­co­no­ci­bles, que re­sue­nan en la poe­sía de Ló­pez-Ve­ga, pe­ro su voz se oye ca­da vez más fir­me ymás cla­ra, y eso que no du­da en cam­biar de re­gis­tro, man­te­nien­do el tono, en fun­ción de las exi­gen­cias del poe­ma. Des­de aque­llas Tra­ve­sías de 1996, mu­chos de los li­bros de Ló­pez-Ve­ga han si­do en­cru­ci­ja­das de ca­mi­nos, y tam­bién es­te lo es. Pe­ro Adul­to ex­tran­je­ro es una en­cru­ci­ja­da si­tua­da ya a mi­tad del ca­mino. La vi­da le ha en­se­ña­do lo que es la poe­sía y de la poe­sía ha apren­di­do lo que es la vi­da: la vi­da no es co­mo un poe­ma / es­cri­to por un poe­ta de mi ge­ne­ra­ción: / la vi­da tie­ne mé­du­la es­pi­nal / y es más que idio­ma, es san­gre, / es más que len­gua­je, es sa­li­va, / es más que se­men, es res­pi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.