¡Per­dón, meha­pi­sa­do!

Tes­ti­mo­nio Con nos­tal­gia y de­sen­fa­do, Est­her Tus­quets es­cri­be so­bre las bue­nas ma­ne­ras, aque­llas que ga­ran­ti­za­ban una bue­na con­vi­ven­cia

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - M.ª ÁN­GE­LES CA­BRÉ

Has­ta tal pun­to vi­vi­mos su­mer­gi­dos en for­mol, es­ta­mos tan im­bui­dos de pa­té­ti­ca re­sig­na­ción, que al­gu­nos so­le­mos lan­zar ese “per­dón” inopor­tuno cuan­do se nos agre­de en for­ma de pi­so­tón, em­pu­jón, tro­pe­zón, do­lo­ro­sí­si­ma co­li­sión... Re­con­ve­ni­mos al mo­les­to agre­sor te­mien­do ofen­der­lo, co­mo si se tra­ta­ra de un an­ge­li­to, cuan­do en reali­dad es un ván­da­lo, un tri­tu­ra­dor de jua­ne­tes, un mal­edu­ca­do in­ca­paz de pe­dir­nos dis­cul­pas... ni si­quie­ra a me­dia voz.

La ver­dad es que no ha­ce fal­ta ha­ber re­ci­bi­do una edu­ca­ción bri­tá­ni­ca pa­ra cer­ti­fi­car la de­fun­ción de las bue­nas ma­ne­ras, su­per­vi­vien­tes aca­so en al­gu­nos re­duc­tos del buen gus­to ca­da vez más in­fre­cuen­tes. Has­ta en los ba­rrios al­tos se pe­lean los ve­ci­nos co­mo ira­cun­das por­te­ras (sé de lo que ha­blo), y qué no de­cir del ries­go de apu­ña­la­mien­to en la me­dia­ción de con­flic­tos en pleno Por­tal de l'Àn­gel (sé tam­bién de lo que ha­blo). Ca­da vez es­me­nos ama­ble la ca­ra que la reali­dad nos de­vuel­ve: el au­tor del pi­so­tón en cues­tión, por ejem­plo, pa­sa olím­pi­ca­men­te de no­so­tros, el con­duc­tor de au­to­bús ni nos mi­ra cuan­do le da­mos los bue­nos días, la ca­ma­re­ra ha­ce ca­so omi­so de nues­tras se­ñas (aun­que nues­tra ges­ti­cu­la­ción bas­ta­ría pa­ra ha­cer ate­rri­zar un Boeing) y así un lar­go et­cé­te­ra. ¡Ojo, no se me con­fun­dan! Na­die ha­bla de vol­ver al us­ted en­tre pa­dres e hi­jos, ni a las ge­nu­fle­xio­nes que se ha­cían a los curas, ni a que los ca­ba­lle­ros per­ma­nez­can en pie has­ta que se ha­ya sen­ta­do la da­ma. No se tra­ta de eso, en­tre otras co­sas por­que ya no que­dan ni da­mas­ni­cab a l l e r o s . Cla­ro que po­co cos­ta- ría ce­der el asien­to en un tren, guar­dar co­la or­de­na­da­men­te, no gri­tar en los lu­ga­res pú­bli­cos, apa­gar el mó­vil... “¿Ha di­cho apa­gar el mó­vil? ¡Al fin!”. “Des­pier­te, ami­go, me te­mo que es­ta­ba so­ñan­do”. Y sí, tie­ne ra­zón, lo de los mal­di­tos mó­vi­les la­dran­do por do­quier es un in­fierno.

De es­tos y otros asun­tos se­me­jan­tes ha­bla es­te na­da usual ma­nual de buen com­por­ta­mien­to que ha es­cri­to con ver­bo ágil Est­her Tus­quets (Bar­ce­lo­na, 1936), so­bra­da­men­te co­no­ci­da por su ta­rea co­mo escritora (re­la­tos, no­ve­las, me­mo­rias...), así co­mo por sus cua­tro dé­ca­das al fren­te de la Edi­to­rial Lu­men, ahí es na­da. Pues Tus­quets es, an­tes que escritora, ciu­da­da­na, o al me­nos in­di­so­lu­ble­men­te am­bas co­sas, y de las que no se ca­lla. Me abs­ten­dré de re­ve­lar­les si re­nie­ga o no cuan­do le ro­ban un ta­xi en ple­na no­che llu­vio­sa, léan­lo us­te­des mis­mos. Sí di­ré sin em­bar­go que no es una in­to­le­ran­te sino to­do lo con­tra­rio, pues cree que en la prohi­bi­ción no es­tá la so­lu­ción, ni en re­pri­mir la di­ver­sión a cual­quier pre­cio (in­clu­so aun­que mo­les­te a los oí­dos sen­si­bles). Cos­tum­bres ya pe­ri­cli­ta­das se dan aquí la­ma­no­con­con­duc­tas im­pre­sen­ta­bles y “de­li­tos” co­mo de­cir siem­pre la ver­dad (cra­so error), exi­gir que suban la ca­le­fac­ción cuan­do los de­más su­dan la go­ta gor­da o pe­dir siem­pre en los res­tau­ran­tes lo que in­va­ria­ble­men­te no tie­nen. Gran acier­to ha­ber­se ba­sa­do en ex­pe­rien­cias per­so­na­les pa­ra con­fi­gu­rar es­te ma­pa de agra­vios. Se anun­cia que la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción va a ser uno de los pun­ta­les del nue­vo go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat. Por fa­vor, se­ño­res po­lí­ti­cos, no se ol­vi­den de la re­edu­ca­ción de los ma­yo­res de die­ci­ocho o es­to aca­ba­rá en Ar­ma­ge­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.