Éra­se una vez… Ita­lia

El mes de Sa­ga­rra El go­bierno ita­liano no sa­be có­mo ha de ce­le­brar el 150.º aniver­sa­rio de la Uni­dad de Ita­lia. Hay quien se in­cli­na por la fies­ta na­cio­nal, con to­do ce­rra­do, y quien es par­ti­da­rio de ce­le­brar­lo lo me­nos po­si­ble... No hay que es­pe­rar la ci

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS -

Yo es­toy por la ce­le­bra­ción. No re­cuer­do lo que se hi­zo en Ita­lia ha­ce cin­cuen­ta años, cuan­do se ce­le­bró el centenario de la Uni­dad, pe­ro ima­gino que la fies­ta de­bió ser so­na­da: la eco­no­mía ita­lia­na era en­ton­ces una de las más bo­yan­tes del Mer­ca­do Co­mún, un Mer­ca­do, no se ol­vi­de, que ha­bía vis­to la luz en Ita­lia tres años an­tes. En 1961, de ha­ber es­ta­do en Ita­lia, yo lo hu­bie­se ce­le­bra­do al­mor­zan­do en el res­tau­ran­te Il Cam­bio, en Tu­rín, un lo­cal que so­lía fre­cuen­tar Ca­mi­lo Ben­so, con­de de Ca­vour; lue­go me hu­bie­se ido a la Sca­la de Mi­lán a es­cu­char el Na­buc­co de Ver­di y, ya de ma­dru­ga­da, y de­bi­da­men­te co­lo­ca­do, hu­bie­se re­ma­ta­do la jor­na­da en la pla­za ro­ma­na del Pan­teón (mi ba­rrio), dis­fra­za­do de Pio IX (con las pier­nas de Nino Bi­xio y la bar­ba los bi­go­tes de Fe­li­ce Or­si­ni, el que lan­zó la bom­ba con­tra Na­po­león III y su se­ño­ra) y bai­lan­do una ta­ran­te­la con mis ve­ci­nos.

Ita­lia­nos his­tó­ri­cos

Yo creo que no hay que aguar­dar la lle­ga­da de nin­gu­na cir­cu­lar de la mi­nis­tra Gel­mi­ni pa­ra ce­le­brar dig­na­men­te el 150.º aniver­sa­rio de la Uni­dad de Ita­lia en las au­las ita­lia­nas. Bas­ta y so­bra con un buen maes­tro or­gu­llo­so de sen­tir­se ita­liano y de con­ta­giar su or­gu­llo a sus alum­nos. Un maes­tro ca­paz de evo­car el en­tu­sias­mo con que Ga­ri­bal­di fue aco­gi­do en Lon­dres en 1864, la ve­ne­ra­ción sus­ci­ta­da en to­da Eu­ro­pa por la per­so­na­li­dad y los es­cri­tos de Maz­zi­ni, el in­te­rés con que eran leí­das las obras de Silvio Pe­lli­co, Antonio Ros­mi­ni, Vi­cen­zo Gio­ber­ti, Mas­si­mo D´Aze­glio… Sin es­con­der, cla­ro es­tá, la opo­si­ción del pa­pa­do, la hos­ti­li­dad de los Je­sui­tas y la in­cre­du­li­dad de cier­tos in­te­lec­tua­les, co­mo Pie­rre-Jo­seph Proud­hon, cu­yos es­cri­tos con­tra la Uni­dad de Ita­lia, se­gún mein­for­ma Ser­gio Ro­mano en Il Co­rrie­re , han si­do re­cien­te­men­te tra­du­ci­dos en Ita­lia y edi­ta­dos por Mi­rag­gi, en Tu­rín. Bas­ta y so­bra con un maes­tro que al mar­gen de ser pia­mon­tés y fo­ro­fo de los Sa­voia o de­vo­to de la Le­ga, o anar­quis­ta si­ci­liano o más pa­pis­ta que el Pa­pa, sea ca­paz de asu­mir y trans­mi­tir que la Uni­dad de Ita­lia, co­mo la de Ale­ma­nia, fue, co­mo es­cri­be Ser­gio Ro­mano, “un even­to eu­ro­peo des­ti­na­to a mo­di­fi­ca­re tut­ti gli equi­li­bri po­li­ti­ci del con­ti­nen­te”.

Si us­ted, ami­go lec­tor, tie­ne fa­mi­lia o ami­gos ita­lia­nos, con críos, per­mí­tan­me re­co­men­dar­le el li­bro de Ága­ta Rei­tano Bar­ba­ga­llo C´era una vol­ta…il Ri­sor­gi­men­to. Es la his­to­ria de la Uni­dad de Ita­lia con­ta­da, en ver­so, por Giu­sep­pe Ver­di a su nie­te­ci­to Lu­ciano. Con to­dos los pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria, con es­plén­di­das ilus­tra­cio­nes y di­bu­jos que fir­man la pro­pia Rei­tano y Sil­via Ai­mar. Un li­bro que, de ni­ño, sin ser to­da­vía ita­liano de co­ra­zón, me hu­bie­se en­can­ta­do que me re­ga­la­sen.

Aga­ta Rei­tano Bar­ba­ga­llo C´era una vol­ta… il Ri­sor­gi­men­to. La sto­ria in ver­si rac­con­ta­ta ai bam­bi­ni EFFATÀ EDI­TRI­CE 57 PÁ­GI­NAS 12 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.