¿Qué fue de la ‘sit-com’?

Fic­cio­nes Aun­que fi­ló­so­fos e in­te­lec­tua­les con in­quie­tu­des au­dio­vi­sua­les só­lo se atre­ven a teo­ri­zar so­bre dra­mas co­mo ‘Los So­prano’ o ‘Mad Men’ , el gé­ne­ro de la co­me­dia te­le­vi­si­va mues­tra en los úl­ti­mos años una evo­lu­ción ver­ti­gi­no­sa

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - CARLOS LO­SI­LLA

¿De ver­dad que el me­jor ci­ne se en­cuen­tra aho­ra en la te­le­vi­sión? És­ta es una má­xi­ma que ven­go oyen­do des­de ha­ce unos cuan­tos años, so­bre to­do des­de que las se­ries de la HBO em­pe­za­ron a crear adic­tos irre­cu­pe­ra­bles, y que no me aca­bo de creer. Una co­sa es que Per­di­dos o The Wi­re se ha­yan con­ver­ti­do ya en ico­nos in­dis­cu­ti­bles de nues­tro tiem­po, a la al­tu­ra de las úl­ti­mas pe­lí­cu­las de Ja­mes Ben­ning o Clint East­wood, y otra muy dis­tin­ta que va­yan a re­em­pla­zar a es­tas o in­clu­so a otras in­fe­rio­res en el ima­gi­na- rio ar­tís­ti­co con­tem­po­rá­neo. ¿Por qué esa obli­ga­ción de ele­gir, de des­car­tar, de sus­ti­tuir? Es­toy con­ven­ci­do de que ci­ne y te­le­vi­sión ten­drán siem­pre sus res­pec­ti­vos es­pa­cios pro­pios, más allá de con­ta­mi­na­cio­nes es­té­ti­cas (in­ne­ga­bles) y há­bi­tos de con­su­mo (siem­pre cam­bian­tes): por mu­cho que pe­lí­cu­las y se­ries aca­ben com­par­tien­do la pan­ta­lla del te­le­vi­sor o del or­de­na­dor co­mo lu­gar de vi­si­bi­li­dad, las tra­di­cio­nes son tan dis­tin­tas que nun­ca lle­ga­rán a con­fluir del to­do. La cues­tión, ade­más, vie­ne de mu­cho tiem­po atrás. Y no ha­ce fal­ta acu­dir a la fa­mo­sa ge­ne­ra­ción de la te­le­vi­sión pa­ra com­pro­bar có­mo sus su­pues­tos in­te­gran­tes (John Fran­ken­hei­mer, Sid­ney Lu­met, Art­hur Penn) re­no­va­ron el len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co no só­lo con pro­ce­di­mien­tos de ori­gen catódico, sino acu­dien­do a su he­ren­cia cul­tu­ral ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pa­ra cru­zar­se en su ca­mino una vez se ins­ta­la­ron en Holly­wood. En 1953, al­guien tan po­co sos­pe­cho­so de pro­mis­cui­dad con el len­gua­je te­le­vi­si­vo co­mo Vin­cen­te Min­ne­lli acu­dió a una pa­re­ja de éxi­to en ese me­dio y aque­lla épo­ca, Lu­ci­lle Ball y Desi Ar­naz Jr., pa­ra con­fec­cio­nar una de sus co­me­dias me­nos com­pla­cien­tes, The long, long trai­ler, y a la vez de­mos­trar que el pa­so de una zo­na a otra com­por­ta­ba un pre­cio, exi­gía un es­fuer­zo.

To­do em­pie­za en In­gla­te­rra

Ca­da día es­toy más con­ven­ci­do, igual­men­te, de que to­do es­to re­sul­ta mu­cho más vi­si­ble en el te­rri­to­rio de las sit-coms, que por lo vis­to ya no de­be­rían de­no­mi­nar­se así. Da­do que los mo­de­los se re­pro­du­cen, la re­no­va­ción de la co­me­dia te­le­vi­si­va ca­re­ce de la re­so­nan­cia ad­qui­ri­da por las se­ries de cien­cia fic­ción, gangs­te­ris­mo o es­pio­na­je, tal co­mo ha ocu­rri­do siem­pre en el ci-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.