Las iden­ti­da­des no son pa­ra mí

Gue­rra ci­vil cul­tu­ral Tras el éxi­to de ‘Bien­ve­ni­dos al nor­te’ lle­ga su re­ma­ke ita­liano, ‘Bien­ve­ni­dos al sur’: la di­fe­ren­cia geo­grá­fi­ca co­mo mo­ti­vo có­mi­co

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLAS - ES­TE­BAN HER­NÁN­DEZ

Es­ce­ni­fi­ca­ción en cla­ve de co­me­dia de las gue­rras cul­tu­ra­les es­ta­dou­ni­den­ses, la exi­to­sa se­rie ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ini­cia­da con Los pa­dres de ella, sus­ten­ta­ba sus gags en el en­fren­ta­mien­to en­tre las dos iden­ti­da­des do­mi­nan­tes en el sue­lo po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano, la con­ser­va­do­ra, en­car­na­da en Ro­bert de Ni­ro, un es­tric­to ex agen­te de la CIA, y la pro­gre­sis­ta, re­pre­sen­ta­da por Ben Sti­ller, un en­fer­me­ro blan­den­gue, hi­jo de una des­in­hi­bi­da te­ra­peu­ta se­xual y de un amo de ca­sa. Pe­ro esa pe­lea dis­cur­si­va po­seía tam­bién una co­rres­pon­den­cia geo­grá­fi­ca, co­mo bien nos se­ña­la­ban mu­chas pe­lí­cu­las de la épo­ca, de las que las pro­ta­go­ni­za­das por Ree­se Whi­ters­poon, des­de Una ru­bia muy le­gal has­ta Sweet ho­me Ala­ba­ma, eran el me­jor ejem­plo. La va­ria­ble nor­te-sur era sus­ti­tui­da en el en­torno nor­te­ame­ri­cano por la ten­sión en­tre los es­ta­dos del in­te­rior y los de las cos­tas, una dis­tri­bu­ción que in­cluía una evi­den­te lec­tu­ra política que so­fo­ca­ba cual­quier po­si­ble in­ter­pre­ta­ción de las iden­ti­da­des te­rri­to­ria­les.

El ca­so eu­ro­peo es dis­tin­to, co­mo nos mues­tran la fran­ce­sa Bien­ve­ni­dos al nor­te (Dany Boon, 2008) y su re­ma­ke ita­liano, Bien­ve­ni­dos al sur (Luca Mi­nie­ro, 2010). Es­ta­mos an­te pro­duc­cio­nes cu­yos re­cur­sos có­mi­cos se sus­ten­tan en es­te­reo­ti­pos y equí­vo­cos cul­tu­ra­les pe­ro cu­yo ele­men­to más pe­cu­liar es el mo­do en que ac­tua­li­zan la ten­sión en­tre pro­gre­so y tra­di­ción que tan pre­sen­te es­tu­vo a lo lar­go del ca­pi­ta­lis­mo for­dis­ta. Va­len co- mo ejem­plo sus for­mas más ba­na­les, co­mo aque­llos fil­mes en que Pa­co Mar­tí­nez So­ria em­pren­día sis­te­má­ti­ca­men­te el ca­mino del pue­blo ha­cia la gran ciu­dad. En ese tra­yec­to que le lle­va­ba en unos po­cos ki­ló­me­tros des­de la es­ca­sez has­ta el in­dus­tria­lis­mo, nues­tro pa­le­to se asom­bra­ba tan­to de esos ade­lan­tos téc­ni­cos que pro­cu­ra­ban una exis­ten­cia mu­cho más có­mo­da co­mo de la frial­dad del mun­do ur­bano. Ta­les pe­lí­cu­las, más allá de su crí­ti­ca tar­do­fran­quis­ta ha­cia la re­la­ja­ción mo­ral de los tiem­pos mo­der­nos, se asen­ta­ban so­bre una cier­ta nos­tal­gia de los es­pec­ta­do­res por un mun­do, aquel del que pro­ve­nían, en tran­ce de des­apa­ri­ción. Íba­mos ha­cia una vi­da me­jor, pe­ro el pre­cio que nos pe­día a cam­bio, y que pa­ga­ría­mos gus­to­sos co­mo par­te del in­gre­so en una an­he­la­da mo­der­ni­dad, im­pli­ca­ba cier­ta pér­di­da afec­ti­va.

Los pro­ta­go­nis­tas de las dos ver­sio­nes de Bien­ve­ni­dos al… re­co­rren el ca­mino in­ver­so al del abue­lo Mar­tí­nez So­ria pa­ra aca­bar en­con­tran­do el mis­mo pai­sa­je: un en­torno ru­ral atra­sa­do, te­ji­do por tics y es­te­reo­ti­pos, pe­ro don­de pue­den al­ber­gar­se sen­ti­mien­tos ver­da­de­ros, y don­de el sen­ti­do de co­mu­ni­dad es to­da­vía po­si­ble. En de­fi­ni­ti­va, ese jue­go có­mi­co en­tre iden­ti­da­des cul­tu­ra­les no es más que una ex­cu­sa pa­ra re­gre­sar a la vie­ja pug­na en­tre un pro­gre­so in­sen­si­ble y una tra­di­ción cá­li­da, aho­ra des­de la sen­sa­ción de que el cre­ci­mien­to ma­te­rial ha exi­gi­do una con­tra­par­ti­da mu­cho más pe­sa­da de lo que es­pe­rá­ba­mos.

El ac­tor Clau­dio Bi­sio in­ter­pre­tan­do el per­so­na­je prin­ci­pal de Al­ber­to Co­lom­bo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.