El ‘moc­ku­men­tary’ por la cu­la­ta

‘I'm still he­re’ La pe­lí­cu­la en la que Joaquin Phoe­nix afir­ma­ba que de­ja­ba el ci­ne es­ta­ba tan bien ur­di­da que, pa­ra su des­gra­cia, pa­re­ce ha­ber­se he­cho reali­dad

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLAS - RU­BEN PU­JOL

Co­mo to­da ope­ra­ción de en­ga­ño, el fal­so do­cu­men­tal pre­ten­de si­tuar a su au­tor en una cier­ta po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad in­te­lec­tual res­pec­to a su víc­ti­ma: el es­pec­ta­dor. Su va­lor re­si­de en su ca­pa­ci­dad para­de­mos­trar in­ge­nio, y ge­ne­ral­men­te su coar­ta­da se ar­ti­cu­la co­mo una de­nun­cia de los me­ca­nis­mos de cons­truc­ción de la reali­dad que uti­li­zan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de masas (en­tre ellos el pro­pio ci­ne do­cu­men­tal) y de la fal­ta de pen­sa­mien­to crí­ti­co del pú­bli­co.

De acuer­do con es­tos pa­rá­me­tros, es po­si­ble afir­mar que Joaquin Phoe­nix se ha pa­sa­do de lis­to. Al me­nos ése es el ve­re­dic­to al que pa­re­ce ha­ber lle­ga­do Holly­wood. ¿Qué bi­cho le ha pi­ca­do a Joaquin Phoe­nix? Esa era la pre­gun­ta que cir­cu­la­ba en­tre los men­ti­de­ros de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca cuan­do en mar­zo de 2008 y coin­ci­dien­do con el es­treno del que mu­chos con­si­de­ran su me­jor tra­ba­jo, el dra­ma Two lovers, Joaquin Phoe­nix anun­cia­ba que aban­do­na­ba su ca­rre­ra de ac­tor pa­ra de­di­car­se al rap. En es­te jue­go de ver­da­des y men­ti­ras lo úni­co cier­to es que Joaquin Phoe­nix no ha pu­bli­ca­do, que se se­pa, nin­gún dis­co. Pe­ro lo más san­gran­te es que, efec­ti­va­men­te, tam­po­co ha vuel­to a tra­ba­jar co­mo ac­tor.

¿O tal vez sí? Tal vez de­ba­mos con­si­de­rar I'm still he­re co­mo su me­jor ymás con­vin­cen­te ca­rac­te­ri- za­ción, la su­bli­ma­ción del mé­to­do en un pa­pel de 24 ho­ras den­tro y fue­ra del ro­da­je. Y, de mo­men­to, su úl­ti­mo em­pleo en Holly­wood. Di­ri­gi­da por Ca­sey Af­fleck –tam­bién ac­tor, her­mano de Ben y cu­ña­do de Joaquin– la pe­lí­cu­la do­cu- men­ta (su­pues­ta­men­te) los me­ses en los que Phoe­nix, in­mer­so en lo que se nos pre­sen­ta co­mo una pro­fun­da cri­sis exis­ten­cial (y de hi­gie­ne), in­ten­ta lan­zar su ca­rre­ra co­mo ra­pe­ro, su­pli­can­do au­dien­cia al pro­duc­tor Sean P Diddy Combs o rea­li­zan­do ver­gon­zan­tes shows en dis­co­te­cas, al tiem­po que tra­ta de ar­gu­men­tar an­te el mun­do, con una gro­tes­ca in­ter­ven­ción en el la­te show de David Let­ter­man in­clui­da, de que su­cam­bio de rum­bo pro­fe­sio­nal va en se­rio.

La reac­ción que ha pro­pi­cia­do la caí­da en des­gra­cia del ac­tor, que lle­gó a es­tar no­mi­na­do al Os­car por su tra­ba­jo en el bio­pic so­bre el mú­si­co Johnny Cash, Walk the li­ne, po­co tie­ne que ver con un jui­cio ar­tís­ti­co o co­mer­cial, sino que res­pon­de a una cues­tión de or­gu­llo gre­mial he­ri­do. En el fil­me, Phoe­nix ra­zo­na que su de­seo de de­di­car­se al hip-hop pro­vie­ne del has­tío que le pro­du­ce la in­dus­tria del ci­ne. “No me gus­ta la gen­te que me ro­dea”, di­ce. Pa­ra él, la in­ter­pre­ta­ción cons­ti­tu­ye una for­ma de arte me­nor, una ma­ne­ra sub­si­dia­ria de vi­vir la crea­ti­vi­dad de un ter­ce­ro en la que el ac­tor “sim­ple­men­te se po­ne don­de le pi­den, di­ce lo que le pi­den y ha­ce lo que le pi­den”. De ma­ne­ra que Phoe­nix de­ci­de (su­pues­ta­men­te) aven­tu­rar­se en una dis­ci­pli­na mu­si­cal, el rap, que le per­mi­ta ex­pre­sar ple­na­men­te su in­quie­tud ar­tís­ti­ca.

Más allá de cier­tas es­ce­nas que in­clu­yen dro­gas, pros­ti­tu­ción y has­ta es­ca­to­lo­gía y que pre­sen­tan a Phoe­nix co­mo un per­so­na­je des­equi­li­bra­do, es esa crí­ti­ca im­plí­ci­ta al ci­ne en su vo­lun­tad por aban­do­nar el ne­go­cio la que pro­du­ce el re­cha­zo ge­ne­ra­li­za­do de la in­dus­tria y el cir­co me­diá­ti­co que la ro­dea y ha­ce que Joaquin no sea vis­to ya nun­ca más co­mo uno de los su­yos.

Por su tra­yec­to­ria den­tro y fue­ra de las salas de ci­ne, I'm still he­re se ha con­ver­ti­do en una tri­ple pi­rue­ta de me­ta­ci­ne: an­tes de es­tre­nar­se, el anun­cio de Phoe­nix desata la ru­mo­ro­lo­gía so­bre la ve­ra­ci­dad del pro­pio do­cu­men­tal, ma­te­rial que el fil­me uti­li­za pa­ra cons­truir­se a sí mis­mo y ela­bo­rar al mis­mo tiem­po el des­men­ti­do y la te­sis de de­nun­cia. Se tra­ta, en con­se­cuen­cia, de un moc­ku­men­tary de­tec­ta­do pe­ro que jue­ga in­te­li­gen­te­men­te la ba­za de la am­bi­güe­dad, pues na­die pue­de de­mos­trar la au­ten­ti­ci­dad de las in­ten­cio­nes.

¿Quién ríe aho­ra?

La re­le­van­cia de I'm still he­re no con­sis­te tan­to en co­no­cer cuál es la ver­dad –si nos men­tían cuan­do nos de­cían que era ver­dad, o si nos mien­ten aho­ra que tra­tan de per­sua­dir­nos de que to­do era men­ti­ra–, co­mo en su fa­cul­tad per­for­ma­ti­va. La ca­pa­ci­dad de una pe­lí­cu­la pa­ra cons­truir, aun­que sea sin pro­po­nér­se­lo, una reali­dad que no exis­tía pre­via­men­te. En es­te sen­ti­do, se tra­ta­ría de una va­rian­te in­vo­lun­ta­ria del com­plot mu­cho más so­fis­ti­ca­do del que se acu­sa –sin prue­bas–, a Banksy, au­tor de Exit th­rough the gift shop, el do­cu­men­tal que, con la ex­cu­sa de es­cri­bir la his­to­ria ofi­cial del street art, se aca­ba con­vir­tien­do en el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de un nue­vo ar­tis­ta su­per­ven­tas. El ar­tis­ta, un tal Mr. Brain-wash, es en­car­na­do en el fil­me por Thierry Guet­ta pe­ro, se­gún apun­tan los ru­mo­res, es el pro­pio Banksy.

Pa­ra Joaquin Phoe­nix, la men­ti­ra se ha con­ver­ti­do pro­fé­ti­ca y dra­má­ti­ca­men­te en ver­dad y, fi­nal­men­te, en lu­gar de ser él quien ha­ya aban­do­na­do la pro­fe­sión, ha si­do la pro­fe­sión la que lo ha aban­do­na­do a él. Só­lo aho­ra, tras tres años sin tra­ba­jar, pa­re­ce que a Phoe­nix le han ofre­ci­do un pa­pel en Abraham Lin­coln: vam­pi­re hun­ter, uno de esos mash up en el que el 16.º pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de­be ven­gar la muer­te de su ma­dre an­te cria­tu­ras so­bre­na­tu­ra­les. Más val­dría que fue­ra una bro­ma, pe­ro pa­re­ce que va en se­rio.

Se­gu­ra­men­te, co­mo ocu­rría en el mí­ti­co pro­gra­ma de Je­sús Quin­te­ro, los cu­ña­dos se pe­ga­ron un buen har­tón de reír a cos­ta de la in­dus­tria y to­do lo que la ro­dea. Pe­ro por mu­cho que aho­ra Joaquin Phoe­nix in­sis­ta en que él si­gue ahí, pa­re­ce que a Holly­wood eso po­co le im­por­ta ya.

01 Al cam­bio de rum­bo pro­fe­sio­nal, Joaquin Phoe­nix aña­de cier­to aban­dono en su as­pec­to que avi­va la teo­ría de que el ex ac­tor es­tá tras­tor­na­do 02 “¿Qué me pue­des con­tar de tus días con el Una­bom­ber?”–pre­gun­ta David Let­ter­man a Phoe­nix–. Las reac­cio­nes...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.