Lin­cha­mien­tos 2.0

Un­chis­te en la red, un arre­ba­to, pue­de aca­bar mal

La Vanguardia - Culturas - - RECICLAJE - CA­RO­LI­NA LEÓN

En agos­to del 2010 Mary Ba­le, bri­tá­ni­ca de cua­ren­ta y cin­co años, es de­te­ni­da por ha­ber arro­ja­do a un ga­to den­tro de un con­te­ne­dor. El ani­mal per­ma­ne­ció allí du­ran­te quin­ce ho­ras. La ac­ción fue gra­ba­da for­tui­ta­men­te y el ar­chi­vo dis­tri­bui­do en internet por los ira­cun­dos due­ños del ani­mal. Los die­ci­séis se­gun­dos del ví­deo die­ron la vuel­ta al mun­do­co­nec­ta­do, e in­clu­so se crea­ron gru­pos en las re­des so­li­ci­tan­do “pe­na de muer­te”. Tras el jui­cio, la mu­jer aca­bó pa­gan­do una mul­ta y de­jan­do su tra­ba­jo en una su­cur­sal ban­ca­ria de­bi­do a la de­pre­sión. La bús­que­da Mary Ba­le en You­Tu­be en­tre­ga apro­xi­ma­da­men­te 1000 re­sul­ta­dos a día de hoy.

Que internet es un es­pa­cio de gran uti­li­dad so­cial es al­go que es­te ar­tícu­lo to­ma co­mo pre­mi­sa. Pe­ro tam­bién que, con la “to­ma de con­trol” de los con­te­ni­dos por par­te del usua­rio, las po­si­bi­li­da­des de in­ter­ac­ción se han vuel­to exa­ge­ra­da­men­te am­plias. En la pe­lí­cu­la We li­ve in pu­blic (On­di Ti­mo­ner, 2009), la vi­da del gu­rú Josh Ha­rris y sus re­vo­lu­cio­na­rios ex­pe­ri­men­tos en­tre lo so­cial y lo ar­tís­ti­co de­jan tras de sí un pro­nós­ti­co vi­sio­na­rio: más de diez años des­pués de aquel “Quiet”, mi­llo­nes de usua­rios en el mun­do en­te­ro no es­pe­ra­mos a que nos pa­guen pa­ra mos­trar has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle de nues­tras vi­das: blogs, Fa­ce­book, Twit­ter, Tumblr, Flickr, Fours­qua­re, You­Tu­be y lo que nos echen. Las con­se­cuen­cias de es­ta al­ga­ra­bía co­mu­ni­ta­ria, en la que ape­nas so­mos due­ños de nues­tras vo­ces, son im­pre­de­ci­bles.

En China, fuente de ejem­plos ex­tre­mos de mu­chas co­sas, exis­te Ren rou sou suo, li­te­ral­men­te “bus­ca­dor de car­ne hu­ma­na”. No se tra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.