Bruno Lo­mas, el roc­ker in­co­rrec­to

Rock tar­do­fran­quis­taA­los vein­te años de su pre­ma­tu­ra des­apa­ri­ción, el ar­tis­ta va­len­ciano con­ti­núa cons­tru­yen­do su le­yen­da

La Vanguardia - Culturas - - REGISTROS - CAR­LES GÁ­MEZ

Bruno Lo­mas po­dría ha­ber si­do uno de los pro­ta­go­nis­tas de Crash, aque­lla pe­lí­cu­la de David Cro­nen­berg don­de se ofi­cia­ba el cul­to al tor­ta­zo au­to­mo­vi­lís­ti­co con otros ex­ci­tan­tes. Bas­ta echar una mi­ra­da al lis­ta­do de co­ches que pa­sa­ron por sus ma­nos y el es­ta­do en que que­da­ron una bue­na par­te de los Ja­guar, Re­nault Flo­ri­da, Al­pi­ne, has­ta el Mer­ce­des 230 en el que aca­bó su vi­da en el ve­rano de 1990, pa­ra se­guir su ITV exis­ten­cial. Vein­te años des­pués de su des­apa­ri­ción, la fi­gu­ra Bruno Lo­mas no ha de­ja­do de se­gre­gar car­bu­ran­te y ga­lo­nes de re­co­no­ci­mien­tos. Una re­va­lo­ri­za­ción, aho­ra con la red co­mo cen­tro de ope­ra­cio­nes, con debate mor­bo­so in­clui­do. La fi­gu­ra del va­len­ciano en­car­nó las ge­nui­nas vir­tu­des del rock –in­clui­das las del per­fil de per­de­dor– fren­te a la fi­gu­ra del otro roc­ker clá­si­co, el gra­na­dino Mi­guel Ríos, triun­fa­dor y mains­tream. SiRíos con­si­guió ha­cer del rock el himno de la ge­ne­ra­ción so­cia­lis­ta de los ochen­ta, Bruno Lo­mas aca­bó atrin­che­rán­do­se en su apar­ta­men­to de la pla­ya de La Po­bla de Far­nals en­tre juer­gas, ami­go­tes, pae­llas y ex­hi­bien­do sin pu­dor una in­co­rrec­ción política que pa­sa­ba por la de­re­cha ra­di­cal y la po­se­sión de ar­ma pro­pia pa­ra sa­lir a la ca­lle. Un cóc­tel po­co di­ge­ri­ble pa­ra los años de la tran­si­ción que con­tri­bu­yó a ha­cer de él un out­si­der de la es­ce­na mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.