La vuel­ta al or­den

Te­sis Una ex­ten­sa mues­tra plan­tea en Bilbao una nue­va vi­sión del cla­si­cis­mo co­mo cri­sol pa­ra el es­ta­lli­do e im­po­si­ción de los fas­cis­mos en Eu­ro­pa

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - ROCÍO DE LA VI­LLA

Una ex­po­si­ción en Bilbao mues­tra el gi­ro al cla­si­cis­mo de una par­te del arte eu­ro­peo de en­tre­gue­rras, co­mo una an­te­sa­la del fas­cis­mo

Del Re­na­ci­mien­to a la Ilus­tra­ción, el siem­pre idea­li­za­do cla­si­cis­mo se li­ga a la ins­tau­ra­ción de nue­vos ór­de­nes. Lo que ex­plo­ra es­ta ex­po­si­ción, sin em­bar­go, es la vin­cu­la­ción del cla­si­cis­mo con el caos, o có­mo el cla­si­cis­mo fue el cri­sol pa­ra la im­po­si­ción y el es­ta­lli­do del ma­yor ho­rror co­no­ci­do por la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal en la mo­der­ni­dad. Des­de la fir­ma del ar­mis­ti­cio de la Gran Gue­rra en 1918 has­ta 1936, fe­cha de la ce­le­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos en Ber­lín e ini­cio de la Gue­rra Ci­vil en Es­pa­ña, se in­da­ga có­mo se pro­du­jo el “re­torno al or­den” que aca­ba­ría con el cli­ma ul­tra­mo­derno y li­ber­ta­rio de las van­guar­dias de prin­ci­pios de si­glo en Fran­cia e Ita­lia –paí­ses ven­ce­do­res­de­la Pri­me­ra Gue­rra­Mun­dial– y en Ale­ma­nia –país ven­ci­do–, y, jun­to con Es­pa­ña, las na­cio­nes que co­no­ce­rán el sur­gi­mien­to del fas­cis­mo. Ycó­mo, gra­dual­men­te, el cla­si­cis­mo de los tiem­pos mo­der­nos fue ti­ñen­do el gus­to de la épo­ca y los va­lo­res so­cia­les, has­ta ais­lar las fi­gu­ras de los füh­rer.

Su­bor­di­nan­do, por tan­to, la pers­pec­ti­va for­ma­lis­ta, el co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción, Ken­neth Sil­ver, ha des­ple­ga­do una re­crea­ción de la épo­ca que es muy cohe­ren­te, par­tien­do de la idea de que las obras de arte re­fle­jan la so­cie­dad y son agen­tes ac­ti­vos en los cam­bios so­cia­les. Y con una to­ma de po­si­ción que avi­sa des­de el prin­ci­pio y es dura y con­tun­den­te al fi­nal: no se pue­de ser neu­tral an­te un pe­rio­do que desem­bo­ca­ría en la des­hu­ma­ni­za­ción. Su em­pe­ño ha si­do ad­mi­ra­ble, pues nos ha­lla­mos an­te la con­cu­rren­cia de más de 150 obras (pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, fo­to­gra­fía y ci­ne, ar­qui­tec­tu­ra, ar­tes de­co­ra­ti­vas y mo­da) de ca­si un cen­te­nar de ar­tis­tas ven­ce­do­res y ven­ci­dos: es de­cir, tam­bién las de aque­llos que por su proximidad a los fas­cis­mos, tras el desen­la­ce de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fue­ron ex­clui­dos de las his­to­rias del arte del si­glo XX y que­da­ron arrin­co­na­dos en los de­pó­si­tos de los mu­seos, mien­tras se enal­te­cía a los que an­tes ha­bían si­do mar­gi­na­dos y exi­lia­dos, al tiem­po que se blan­quea­ba la fun­ción del arte con­tem­po­rá­neo co­mo en­se­ña de la li­ber­tad.

Otra gran vir­tud de es­ta ex­po­si­ción es el guion vi­sual en el re­co­rri­do, con un dis­cur­so cla­ro y ma­ti­za­do, don­de se evi­den­cian los mim­bres so­bre los que se tra­zó la pes­qui­sa de imá­ge­nes im­pres­cin­di-

MART, TREN­TO PI­NA­KOT­HEK DER MO­DER­NE, MU­NICH MU­SEUM FÜR NEUE KUNST, STÄD­TIS­CHE MU­SEEN FREI­BURG MNAC, BAR­CE­LO­NA

04 02 Ma­rio Si­ro­ni: ‘Con­dot­tie­ro a ca­va­llo’, 1934-35 03 Adolf Zie­gler: ‘Die vier Ele­men­te, Feuer, Was­ser und Er­de, Luft’, an­tes de 1937 04 Ju­lius Bis­sier: ‘Bild­hauer mit Selbst­bild­nis’, 1928 05 Fe­liu Elias: ‘La ga­le­ría’, 1928

SO­LO­MON R. GUG­GEN­HEIM MU­SEUM, NUE­VA YORK

01 Fer­nand Lé­ger: ‘Fem­me te­nant un va­se (état dé­fi­ni­tif)’, 1927

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.