El éx­ta­sis oscuro

No­ve­la cor­ta Ex­tra­ñas e in­ten­sas ex­pe­rien­cias que tras­to­can la ru­ti­na

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - J.A. MA­SO­LI­VER RÓ­DE­NAS

Na­ci­do en Men­do­za (Ar­gen­ti­na) en 1947, pe­ro cre­ci­do en Rosario, El­vio E. Gan­dol­fo es, so­bre to­do, un maes­tro de la no­ve­la cor­ta y del re­la­to. Den­tro de la me­jor tra­di­ción de la li­te­ra­tu­ra del Cono Sur, en su es­cri­tu­ra asis­ti­mos con fre­cuen­cia a una al­te­ra­ción de la ano­di­na vi­da co­ti­dia­na que pue­de lle­var a la alu­ci­na­ción y a la lo­cu­ra, pe­ro que en el ro­sa­rino no lle­ga a ser una re­ve­la­ción, por­que el mis­te­rio de las re­la­cio­nes hu­ma­nas –en­tre el hom­bre y la mu­jer– no lle­va a la luz sino a la os­cu­ri­dad. Los per­so­na­jes des­pier­tan de una es­pe­cie de re­sa­ca que les de­vuel­ve a la reali­dad co­ti­dia­na, pe­ro tras ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do, do­lo­ro­sa­men­te, el co­no­ci­mien­to. Ex­pe­rien­cia de una in­quie­tud, de al­go que atrae y al mis­mo tiem­po re­pe­le, que con­du­ce al re­cha­zo de una ex­tra­ña y ame­na­za­do­ra atrac­ción o a la ple­ni­tud del en­cuen­tro amo­ro­so, to­da­vía más pe­li­gro­sa. El lec­tor asis­te al pro­ce­so que va su­mien­do al pro­ta­go­nis­ta en el des­con­cier­to, pe­ro tam­bién a la in­quie­tan­te fal­ta de res­pues­ta fi­nal, a un va­cío que aca­ba por ser la esen­cia del re­la­to. Que lo es, des­de lue­go, en Dos mu­je­res, dos tex­tos que se opo­nen y al mis­mo tiem­po se com­ple­men­tan. En Re­te Ca­ró­ti­da has­ta el nom­bre del per­so­na­je fe­me­nino se sa­le de la nor­ma­li­dad. Cuan­do el na­rra­dor se la en­cuen­tra, no sa­be si por ca- sua­li­dad “yo ha­cía va­rios me­ses que an­da­ba so­lo, un po­co ta­ci­turno, con cos­tum­bres sen­ci­llas co­mo cum­plir me­tó­di­ca­men­te con el tra­ba­jo, te­ner la sen­si­bi­li­dad re­du­ci­da a ce­ro”, has­ta que de pron­to apa­re­ce Re­te Ca­ró­ti­da, una bo­te­ria­na mu­jer de ca­si cien­to trein­ta ki­los, un “es­per­pen­to car­na­va­les­co”, un “mas­to­don­te ru­bi­co­lor”, es de­cir, un per­so­na­je gro­tes­co que le aco­sa­rá y se con­ver­ti­rá en una ob­se­sión, mien­tras que, de mo­do aho­ra tam­bién ex­tra­ño e in­quie­tan­te, desea a Ana y al mis­mo tiem­po la evi­ta. Es­te amor ver­da­de­ro, que no de­ja de pa­re­cer con­ven­cio­nal, con­tras­ta con los so­bres que Re­te Ca­ró­ti­da le va en­tre­gan­do y que con­tie­nen fo­to­gra­fías por­no­grá­fi­cas ca­da vez más vul­ga­res.

Hu­ye de ella pe­ro ne­ce­si­ta per­se­guir­la (“dos po­si­bi­li­da­des am­bas fa­ta­les: la hui­da o la caí­da”) y es tes­ti­go de una ex­tra­ña ex­pe­rien­cia fi­nal: “Re­te Ca­ró­ti­da, tam­bién un ob­je­to des­me­nu­za­ble an­te mí, co­men­zó a trans­pa­ren­tar­se sin per­der la for­ma”, y “las es­ca­mas de cris­tal im­pe­dían que la san­gre cir­cu­la­ra”. Aquel mas­to­don­te es aho­ra una mu­jer de cin­cuen­ta o se­sen­ta ki­los, que le re­cuer­da a su abue­la. Am­bos se re­cha­zan y él re­gre­sa, es un de­cir, a su ru­ti­na co­ti­dia­na.

Es­ca­mas por piel

En Es­ca­mas, piel, tí­tu­lo que nos re­mi­te al re­la­to an­te­rior, Ber­ti es­cu­cha en el au­to­bús “una fra­se co­mún, re­pe­ti­da, ba­nal, que él mis­mo pue­de ha­ber di­cho va­rias ve­ces en sus trein­ta y cua­tro años de vi­da”. Una vi­da ru­ti­na­ria de tra­ba­jo en la fe­rre­te­ría don­de se en­car­ga vo­lun­ta­ria­men­te de ir a la pa­na­de­ría a com­prar los biz­co­chos pa­ra sus co­le­gas. A los po­cos me­ses de em­pe­zar a ha­cer­lo, la ve a ella. Mis­te­rio­sa co­mo lo es to­do en un re­la­to que no sa­be­mos dón­de ocu­rre, só­lo que de la cos­ta lle­ga el olor a mar. Si en Re­te Ca­ró­ti­da su amis­tad con Gu­tie­rre­za re­pre­sen­ta la nor­ma­li­dad, aquí el nor­mal Co­rra­di le ha ad­ver­ti­do sin em­bar­go que aque­lla mu­jer no le con­vie­ne. Una ad­ver­ten­cia que vie­ne co­rro­bo­ra­da por la his­to­ria que les cuen­ta su ami­go Fer­nán­dez so­bre el grie­go Dou­kos y el mis­te­rio de su cuer­po cu­bier­to de pun­tos ro­jos y ma­rro­nes. Pe­ro Ber­ti ha vis­to en Irene un desafío, con­si­gue ha­blar con ella y así em­pie­zan las eta­pas amo­ro­sas que coin­ci­den con las eta­pas de la ex­pe­rien­cia mís­ti­ca, has­ta que ve co­mo en el cuer­po de ella se “trans­pa­ren­ta­ban be­lla­men­te es­ca­mas”.

Una vez des­apa­re­ce de su vi­da, Ber­ti “no quie­re el re­cuer­do: lo que quie­re es vol­ver a to­car es­ca­mas, piel”, es­ta ex­pe­rien­cia que ha co­no­ci­do y que se le ha es­ca­pa­do de las ma­nos. Lo que en Re­te Ca­ró­ti­da sur­gía de la vul­ga­ri­dad, aquí sur­ge de la ele­va­ción, pe­ro en am­bos re­la­tos que­da el do­lor de ha­ber co­no­ci­do no la re­ve­la­ción de un se­cre­to, sino su más in­quie­tan­te mis­te­rio. da por Bal­zac, Dai Si­jie se eri­gió en uno de los re­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos de la na­rra­ti­va china que nos lle­ga ela­bo­ra­da des­de Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa.

Un año des­pués Si­jie pu­bli­có otra no­ve­la que ob­tu­vo el premio Fé­mi­na, El com­ple­jo de Di, pa­ra al­gu­nos su me­jor obra, tal vez por­que in­tro­du­cía el aná­li­sis psi­coa­na­lí­ti­co en el gi­gan­te ato­mi­za­do por la doc­tri­na co­mu­nis­ta. Pa­ra mi gus­to no su­pe­ra­ba en cuan­to a fres­cu-

ULF AN­DER­SEN / GETTY

El es­cri­tor chino afin­ca­do en Fran­cia Dai Si­jie, fo­to­gra­fia­do en Pa­rís, en el 2009

PE­RI­FÉ­RI­CA

El es­cri­tor ar­gen­tino, maes­tro de la no­ve­la cor­ta, El­vio E. Gan­dol­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.