Vi­sio­nes co­mes­ti­bles

L’art del men­jar

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - VIO­LANT POR­CEL

Los há­bi­tos ali­men­ti­cios de una co­mu­ni­dad sin du­da per­mi­ten es­bo­zar sus ras­gos so­cia­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les. Se­gún ob­ser­vó el gran an­tro­pó­lo­go Clau­de Lé­viS­trauss en un con­cien­zu­do es­tu­dio so­bre los mitos de las cul­tu­ras ame­rin­dias, la so­cie­dad tras­la­da su es­truc­tu­ra a la co­ci­na. El arte igual­men­te ofre­ce una radiografí­a de la ma­ne­raen que el ser hu­ma­noex­ca­va en la reali­dad, y la in­clu­sión de la co­mi­da en es­te ám­bi­to se per­fi­la co­mo un te­rri­to­rio fér­til pa­ra la ex­pe­ri­men­ta­ción. Así lo ates­ti­gua L’art del men­jar. De la na­tu­ra mor­ta a Fe­rran Adrià, vas­to y su­ge­ren- te re­co­rri­do por al­gu­nas de las obras que des­de el si­glo XVII has­ta el pre­sen­te abor­dan el te­ma cu­li­na­rio, con especial aten­ción a las pro­duc­cio­nes con­tem­po­rá­neas, in­fre­cuen­tes en la Pe­dre­ra.

Nu­me­ro­sas pie­zas de la mues­tra nos acer­can a la reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca en la que fue­ron pro­du­ci­das, co­mo el re­bo­san­te pues­to de mer­ca­do del pin­tor ba­rro­co Pie­ter van Bou­cle, un es­pe­jo de la opu­len­cia de los co­mer­cian­tes fla­men­cos que, en los al­bo­res del ca­pi­ta­lis­mo, apos­ta­ron por imá­ge­nes que plas­ma­ban el va­lor de la mer­can­cía co­mo fe­ti­che. En el si­glo XX des­ta­ca Cil­do Mei­re­les, que en 1970 rea­li­za­ba Pro­je­to Co­ca-Co­la, den­tro de la se­rie In­se­rções em cir­cui­tos ideo­ló­gi­cos. En su as­pi­ra­ción por otor- gar una fun­ción so­cial al arte, el crea­dor bra­si­le­ño im­pri­me so­bre una bo­te­lla de Co­ca-Co­la –to­do un em­ble­ma del im­pe­ria­lis­mo– la fra­se “Yan­kees go ho­me” pa­ra re­in­tro­du­cir­la des­pués en su cir­cui­to ha­bi­tual.

En la tra­di­ción ar­tís­ti­ca, la co­ci­na apa­re­ce co­mo el há­bi­tat por ex­ce­len­cia de la mu­jer. La agi­ta­da te­la Na­tu­ra­le­za muer­ta con sir­vien­ta, crea­da du­ran­te el seis­cien­tos por Paul Vos, se mues­tra co­mo el pa­ra­dig­ma de ello. Sin em­bar­go, la se­lec­ción de obras so­bre to­do in­ci­de en aque­llos tra­ba­jos con­tem­po­rá­neos que cues­tio­nan es­ta con­ven­ción. So­bre­sa­len el mí­ti­co ví­deo Se- mio­tics of the kit­chen, de Mart­ha Ros­ler, que des­pe­da­za el tó­pi­co con una iro­nía pun­zan­te. O la pa­les­ti­na Mo­na Ha­toum, que pre­sen­ta un sim­ple ra­lla­dor de que­so de gran­des di­men­sio­nes co­mo si se tra­ta­ra de un desafian­te mu­ro.

La reac­tua­li­za­ción de la Va­ni­tas ba­rro­ca lle­ga de la mano de Sam Tay­lor-Wood. Su ví­deo mues­tra el pro­ce­so de pu­tre­fac­ción de unas fru­tas, mien­tras el bo­lí­gra­fo Bic si- tua­do al la­do per­ma­ne­ce in­tac­to, en una obra que cons­ti­tu­ye un gui­ño a la con­cien­cia crí­ti­ca me­dioam­bien­tal. Pe­ro la ver­sión más in­ten­sa la en­con­tra­mos en Chair Apo­lli­nai­re, de Ja­na Ster­bak, un si­llón con­fec­cio­na­do con car­ne que se con­su­me con el pa­so del tiem­po.

La con­cep­ción geo­mé­tri­ca de la reali­dad la per­ci­bi­mos por me­dio de un tra­yec­to que abar­ca des­de Zur­ba­rán has­ta las pri­me­ras van­guar­dias, con Juan Gris co­mo má­xi­moex­po­nen­te, aun­que la pin­tu­ra Sill li­fe, Greek lands­ca­pe, del eté­reo Ben Ni­chol­son, y la si­gi­lo­sa fo­to­gra­fía Bread, egg and glass, del che­co Jo­sef Su­dek, re­sul­tan los me­jo­res ejem­plos de reali­dad sus­pen­di­da. Fren­te a es­ta con­cep­ción es­tá­ti­ca del bo­de­gón, Mi­quel Bar­ce­ló eli­mi­na la or­de­na­ción je­rár­qui­ca y des­pa­rra­ma los ali­men­tos por la te­la, mien­tras que el bel­ga Mar­cel Broodt­haers nos ob­se­quia con la cons­truc­ción de una na­tu­ra­le­za muer­ta du­cham­pia­na a par­tir de una gran ca­zue­la con con­chas de me­ji­llo­nes, una re­fle­xión en­tre poé­ti­ca y so­ca­rro­na so­bre la iden­ti­dad.

En su afán a par­tir de los años se­sen­ta por cues­tio­nar los ci­mien­tos del mun­do del arte y por acer­car­se a lo real, las prác­ti­cas con­cep­tua­les con­vier­ten las ac­cio­nes de pro­duc­ción y con­su­mo de la co­mi­da en un fruc­tí­fe­ro ma­te­rial pa­ra su in­da­ga­ción ar­tís­ti­ca. De es­ta for­ma, se des­di­bu­jan las fun­cio­nes del

L'art del men­jar. De la na­tu­ra mor­ta a Fe­rran Adrià LA PE­DRE­RA BAR­CE­LO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.