Un te­cho yun ho­gar

Ar­qui­tec­tu­ra so­cial

La Vanguardia - Culturas - - ESPACIOS - ALI­CIA GUERRERO YES­TE

La ta­rea de Com­mon Ground, or­ga­ni­za­ción con se­de en Nue­va York de­di­ca­da a la re­in­ser­ción de per­so­nas sin te­cho, es un ejem­plo de la di­ver­si­dad de fac­to­res que es pre­ci­so in­te­grar en la pla­ni­fi­ca­ción de una la­bor so­cial pa­ra pro­du­cir y con­so­li­dar unos re­sul­ta­dos be­ne­fi­cio­sos pa­ra in­di­vi­duo y co­mu­ni­dad. Un ejem­plo de có­mo una ini­cia­ti­va pri­va­da pue­de abor­dar el tra­ba­jo so­cial des­de unos ob­je­ti­vos y una ac­ti­tud que van más allá de la con­se­cu­ción de so­lu­cio­nes me­ra­men­te ca­ri­ta­ti­vas y que plan­tean al­ter­na­ti­vas de ma­yor efi­ca­cia que las pro­pues­tas por las po­lí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les.

Fun­da­do por Ro­san­ne Hag­gerty, una em­pren­de­do­ra vin­cu­la­da a fun­da­cio­nes des­ti­na­das a pro­ble­má­ti­cas so­cia­les, la ac­ti­vi­dad de Com­mo­nG­round(www.com­mo­ng­round.org) tie­ne co­mo uno de sus ejes la reha­bi­li­ta­ción de an­ti­guos edi­fi­cios y el desa­rro­llo de ini­cia­ti­vas in­mo­bi­lia­rias pa­ra vi­vien­da ase­qui­ble des­ti­na­da a per­so­nas sin ho­gar que apor­ten ade­más una me­jo­ra a la ca­li­dad de la zo­na ur­ba­na en la que se in­ser­tan. Has­ta la fe­cha, Com­mon Ground ha crea­do unas 2.500 vi­vien­das en di­fe­ren­tes dis­tri­tos neo­yor­qui­nos, Ro­ches­ter (es­ta­do de Nue­va York) New Ha­ven (Con­nec­ti­cut), con la ex­pec­ta­ti­va de crear cua­tro mil nue­vas vi­vien­das pa­ra el año 2015. Su pri­mer pro­yec­to fue la reha­bi­li­ta­ción del Ti­mes Squa­re Ho­tel en Manhat- tan, un edificio cons­trui­do en 1922 e in­clui­do en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Lu­ga­res His­tó­ri­cos (NRHP), pe­ro que a co­mien­zos de los años no­ven­ta se en­con­tra­ba ab­so­lu­ta­men­te de­te­rio­ra­do.

Reha­bi­li­ta­ción

Com­mon Ground plan­teó una reha­bi­li­ta­ción que pre­ser­va­ba el ca­rác­ter ori­gi­nal de de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos del edificio y crea­ba asi­mis­mo652 apar­ta­men­tos­pa­ra aco­ger a per­so­nas sin te­cho. El pro­yec­to lo­gró re­du­cir en un 87% el nú­me­ro de per­so­nas sin ho­gar en la zo­na y, en pa­la­bras de Hag­gerty, evi­den­ciar có­mo unas do­ta­cio­nes pro­ble­má­ti­cas –un edificio en mal es­ta­do o in­fra­uti­li­za­do, un so­lar va­cío– pue­den con­ver­tir­se en ac­ti­vos que pro­vean so­lu­cio­nes pa­ra las ne­ce­si­da­des so­cia­les. Otros edi­fi­cios pa­tri­mo­nia­les, co­mo el Ho­tel Prin­ce Geor­ge (cons­trui­do en 1904) o la an­ti­gua se­de de­lYMCAen Chel­sea for­man par­te de una red que in­te­gra tam­bién di­fe­ren­tes edi­fi­cios de nue­va plan­ta, co­mo los blo­ques de vi­vien­das Sch­mer­horn (Brooklyn), Au­ro­ra (Man­hat­tan), The Brook (Bronx) o The Lee, que en el 2005 fue ga­lar­do­na­do y se­ña­la­do co­mo un mo­de­lo de cons­truc­ción ver­de.

Las in­ter­ven­cio­nes evi­den­cian la trans­for­ma­ción de los edi­fi­cios en lu­ga­res lu­mi­no­sos, aco­ge­do­res, don­de se prio­ri­za la cons­truc­ción con ma­te­ria­les eco­ló­gi­cos y re­ci­cla­dos, en cu­yos pro­gra­mas se in­te­gran flui­da­men­te una di­men­sión pri­va­da y una di­men­sión co­lec­ti­va. Ca­da apar­ta­men­to es­tá plan­tea­do con una dis­tri­bu­ción sen­ci­lla y efi­caz que ge­ne­ra una sen­sa­ción de pro­pie­dad, in­ti­mi­dad y ho­gar. Asi­mis­mo, ca­da edificio dis­po­ne de área co­mer­cial, zo­nas de ser­vi­cio y de ocio co­mu­nes pa­ra los re­si­den­tes (lo que ge­ne­ra una me­dia de en­tre 10 y 25 pues­tos de em­pleo por edificio); los sa­lo­nes de al­gu­nos de los an­ti­guos ho­te­les res­tau­ra­dos fun­cio­nan ac­tual­men­te co­mo ga­le­rías de arte o pue­den ser al­qui­la­dos pa­ra even­tos, fac­to­res que per­mi­ten la vin­cu­la­ción del edificio con la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral ur­ba­na y con­tri­bu­yen a evi­tar una con­cep­ción del edificio co­mo al­ber­gue­gue­to que aca­be re­sul­tan­do con­tra­pro­du­cen­te pa­ra con el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal del pro­yec­to, que es co­la­bo­rar en la reha­bi­li­ta­ción per­so­nal y so­cial de los in­di­vi­duos a los que se con­ce­de una vi­vien­da.

Com­mo­nG­round­prio­ri­za­los­ca­sos de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad, y sim­pli­fi­ca al má­xi­mo pa­ra ca­da per­so­na el pro­ce­so de trán­si­to de la ca­lle al que se­rá su ho­gar per­ma­nen­te, fa­ci­li­tán­do­le asis­ten­cia so­cial y mé­di­ca. Co­mo ra­zo­na Hag­gerty, crear so­lu­cio­nes que pre­ven­gan y ata­jen la si­tua­ción de fal­ta de ho­gar re­sul­ta mu­cho me­nos cos­to­so eco­nó­mi­ca­men­te que fo­men­tar re­cur­sos sin sa­li­da co­mo al­ber­gues tem­po­ra­les o el in­ter­na­mien­to en hos­pi­ta­les o pri­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.