Es­cri­bir o desafiar a la so­le­dad

Poe­sía

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - AN­NA CA­RRE­RAS

San­tia­go Mon­tob­bio (Bar­ce­lo­na, 1966) es poe­ta. Li­cen­cia­do en De­re­cho y en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, ha ejer­ci­do de pro­fe­sor de ESA­DE y de la UNED. Apa­re­ció por pri­me­ra vez co­mo poe­ta en la Re­vis­ta de Oc­ci­den­te en 1988. Ha pu­bli­ca­do Éti­ca con­fir­ma­da (Ma­drid, 1990), Tie­rras (Fran­cia, 1996), Los ver­sos del fan­tas­ma (Mé­xi­co, 2003) y El anar­quis­ta de las ben­ga­las (Bar­ce­lo­na, 2005). Ha co­la­bo­ra­do en re­vis­tas de Es­pa­ña y Amé­ri­ca, y ha si­do tra­du­ci­do a una de­ce­na de idio­mas. Se han edi­ta­do ver­sio­nes de sus poe­mas en Pa­rís, Bruselas, Ro­ma, Lon­dres, Du­blín, Por­to y Nue­va York, y una an­to­lo­gía de su poe­sía en Fran­cia, Le théo­lo­gien dis­si­dent (2008).

Don­de ti­ri­ta el nom­bre/On­de tre­me o no­me, an­to­lo­gía pu­bli­ca­da en Bra­sil por el ve­te­rano edi­tor Clau­dio Gior­dano, re­co­ge gran par­te de los poe­mas de Mon­tob­bio y al­gu­nos iné­di­tos. De es­ta edi­ción nu­me­ra­da de cien ejem­pla­res, des­ta­ca la es­truc­tu­ra del li­bro así co­mo la vo­lun­tad stend­ha­lia­na de pa­sar el es­pe­jo a lo lar­go del ca­mino. Los tra- yec­tos cru­za­dos de ma­ne­ra na­tu­ral -más que las in­fluen­cias di­rec­tas y vo­lun­ta­rias-con los poe­tas del 27 (Cer­nu­da), los au­to­res his­pa­noa­me­ri­ca­nos (Bor­ges), y los poe­tas ca­ta­la­nes (Es­priu y Foix) han em­pu­ja­do a Mon­tob­bio a cons­truir­se su pro­fun­da poé­ti­ca cen­tra­da en uno mis­mo. La per­so­na­li­dad de la voz de Mon­tob­bio de­ri­va del equi­li­brio en­tre la tra­di­ción y la rup­tu­ra de la mis­ma, de con­si­de­rar a la lí­ri­ca co­mo un ejer­ci­cio ra­di­cal de li­ber­tad que per­si­gue la idea grie­ga del arte co­mo sal­va­ción.

La poe­sía es re­pre­sen­ta­ción, y por ese mo­ti­vo los con­cep­tos mon­tob­bia­nos de aban­dono, muer­te y so­le­dad han evo­lu­cio­na­do ha­cia la ce­sión de la voz al otro, del ajus­te de cuen­tas con uno mis­mo. El len­gua­je, deu­dor de las imá­ge­nes su­rrea­lis­tas, tea­tra­les y ci­ne­ma­to­grá­fi­cas se ha mo­du­la­do ha­cia la mo­ral y la an­da­du­ra me­di­ta­ti­va. Bus­car y per­der al nom­bre que ti­ri­ta dis­pa­ra los poe­mas ha­cia la cues­tión de la iden­ti­dad: "La poe­sía es el hom­bre en bus­ca de su nom­bre", di­ce el poe­ta. Al es­cri­bir, el ar­tis­ta bus­ca y crea su nom­bre más pro­fun­do y a su vez és­te que­da di­lui­do en su crea­ción. El arte no se apren­de sino que se siem­bra, ger­mi­na, ma­du­ra y se re­co­ge. Cuan­do el mun­do nos asal­ta, con su im­pa­vi­dez mal di­si­mu­la­da, "la so­le­dad es una fron­te­ra don­de ti­ri­ta el nom­bre y de­trás de ella no hay más que un in­fierno".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.