Una sa­ga par­ti­cu­lar

Na­rra­ti­va

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - AN­NA M. GIL

La eje­cu­ción me­dian­te ga­rro­te vil de un reo anó­ni­mo, en 1893, y la del cé­le­bre Sal­va­dor Puig An­tich, en mar­zo de 1974, mar­can el ci­clo de es­te re­la­to, que pa­re­ce ins­pi­ra­do en el vie­jo mé­to­do de in­ter­pre­ta­ción de la his­to­ria del mi­le­na­ris­ta ca­tó­li­co Gioac­chi­mo da Fio­re, se­gui­do, en­tre otros, por Vi­co y Com­te. Pa­ra Joan Adell Ál­va­rez (Bla­nes, 1938), des­pués de una eta­pa pa­ter­na­lis­ta y des­pia­da­da, tras el uso de la fuer­za re­pre­so­ra y au­to­des­truc­ti­va, ven­dría una épo­ca de ci­vi­li­za­ción y pro­gre­so que cul­mi- na­ría en una ter­ce­ra edad, de jus­ti­cia y de paz, la edad del es­pí­ri­tu. Al­go que –hoy lo sa­be­mos– to­da­vía es­tá por lle­gar.

La ley, el amor y la co­mo­di­dad no han pro­te­gi­do a la sa­ga bur­gue­sa de los Llo­part, pro­ta­go­nis­ta de es­ta no­ve­la (fi­na­lis­ta del Pre­mi Ra­mon Llull), de la vio­len­cia, la so­le­dad y el do­lor. Sus vi­das, co­mo si de un cu­le­brón te­le­vi­si­vo se tra­ta­se, se tam­ba­lean in­cier­tas, os­ci­lan en­tre si­tua­cio­nes in­con­tro­la­bles y mis­te­rio­sas, de una cri­sis a otra, en­tre mo­men­tos que pa­re­cen sus­pen­der el tiem­po y el vér­ti­go de lo ines- pe­ra­do, en­tre el fi­nal fa­lli­do y la es­pe­ran­za del cam­bio. Yes que las co­sas se mo­di­fi­can de for­ma im­per­cep­ti­ble, y un día, Síl­via y Eduard, el jo­ven ma­tri­mo­nio que cie­rra la na­rra­ción, tras su lu­cha por la li­ber­tad in­di­vi­dual y co­lec­ti­va, se le­van­ta y des­cu­bre que el mun­do ya no es el mis­mo, aun­que to­do pa­rez­ca igual.

Síl­via y Eduard son los úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de una fa­mi­lia de co­mer­cian­tes, in­dus­tria­les y pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les; mar­ca­da por la Se­ma­na Trá­gi­ca, la dic­ta­du­ra de Primo de Ri­ve­ra, la Gue­rra Ci­vil y el fran­quis­mo. Sa­ga par­ti­cu­lar, con per­so­na­jes fe­me­ni­nos sa­ca­dos de una no­ve­la del XIX, mo­vi­dos por la fuer­za de las emo­cio­nes, que en­car­nan di­fe­ren­tes fi­gu­ras del de­seo y rom­pen los con­ven­cio­na­lis­mos amo­ro­sos, in­ten­tan­do guar­dar las apa­rien­cias. Ycon per­so­na­jes mas­cu­li­nos, agen­tes del pa­triar­ca­do –se­gún la ter­mi­no­lo­gía fe­mi­nis­ta–, con­ta­mi­na­dos y ex­haus­tos, cu­ya sa­lud mo­ral de­pen­de del es­ta­do del mun­do. Son in­to­le­ran­tes, pre­po­ten­tes, ven­ga­ti­vos, e in­clu­so co­bar­des, pe­ro ca­pa­ces de re­den­ción. Por eso, su his­to­ria –es­ta his­to­ria– aca­ba bien, sin fan­ta­sías en­ga­ño­sas y frus­tran­tes, con rea­lis­mo, co­mo de­be ser. Aca­ba con la li­ber­tad de ele­gir, con la vuel­ta al ho­gar y al or­den, con el amor en­tre igua­les, reivin­di­can­do la pa­sión. Un men­sa­je sub­ver­si­vo. Y un pa­so ade­lan­te ha­cia lo me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.