Apo­caly­pse Now

Dea­ye­rahoy El au­tor re­fle­xio­na so­bre el­mo­do apo­ca­líp­ti­co en el que los eu­ro­peos afron­tan re­cien­tes ca­tás­tro­fes co­mo la su­ce­di­da en Ja­pón

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - LUIS RA­CIO­NE­RO

Cuan­do Os­wald Spen­gler es­cri­bió De­ca­den­cia de Oc­ci­den­te en 1918 no po­día sos­pe­char que sus pre­dic­cio­nes se cum­pli­rían con tal ce­le­ri­dad que, en 2010, la irre­sis­ti­ble as­cen­sión de China y los ti­gres del su­r­es­te de Asia, de­ja­rían a Eu­ro­pa re­le­ga­da al pa­pel de shop­ping cen­ter pa­ra tu­ris­tas orien­ta­les. Con el tsu­na­mi de Ja­pón y las reac­cio­nes eu­ro­peas la gen­te em­pie­za a in­tuir el por qué de es­te re­le­vo en la he­ge­mo­nía mun­dial. Los ja­po­ne­ses han en­ca­ja­do la ca­tás­tro­fe con en­te­re­za so­bria, ele­gan­te y rea­lis­ta. Aquí un co­mi­sa­rio de la UE, un tal Günt­her Oet­tin­ger ha­bló de apo­ca­lip­sis cu­ya so­lu­ción es­tá “en ma­nos de Dios”. His­té­ri­co y su­pers­ti­cio­so. cua­li­da­des de los de­ca­den­tes. Apo­ca­lip­sis en grie­go quie­re de­cir re­ve­la­ción –y re­ve­la­ción, cam­bio de ve­lo– y se usó pa­ra ti­tu­lar el úl­ti­mo li­bro de los evan­ge­lios en el que San Juan re­ve­la el fin del mun­do. Son pa­la­bras ma­yo­res. Apli­car­lo a un es­ca­pe nu­clear en Ja­pón es un des­va­río de anal­fa­be­to alar­mis­ta. Las bom­bas so­bre Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki tu­vie­ron un ra­dio de des­truc­ción de 30 ki­ló­me­tros. Una cen­tral nu­clear es una bom­ba ató- mi­ca con­tro­la­da, una bom­ba ató­mi­ca es una cen­tral des­con­tro­la­da. En­ri­co Fermi el fí­si­co ita­liano que cons­tru­yó la pri­me­ra pi­la ató­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Chicago hu­yen­do de Hitler, fue lue­go uno de los pa­dres de la bom­ba ató­mi­ca en Ala­mo­gor­do. Con Fermi es­tu­dió Javier Clúa que lue­go mon­ta­ría una pi­la ató­mi­ca en la Es­cue­la de In­ge­nie­ros In­dus­tria­les de Bar­ce­lo­na, con la que, quien es­to es­cri­be, tu­vo el pri­vi­le­gio de prac­ti­car. Na­da: sa­car y me­ter ba­rras de gra­fi­to pa­ra ab­sor­ber neu­tro­nes y que la reac­ción no se des­en­ca­de­na­ra.

Pe­ro más que ex­pli­car por qué el pe­li­gro de la cen­tral ató­mi­ca no es apo­ca­líp­ti­co, me in­tere­sa ana­li­zar lo que sig­ni­fi­ca la men­ta­li­dad apo­ca­líp­ti­ca en al­gu­nos eu­ro­peos. Um­ber­to Eco pu­bli­có en los años se­sen­ta un en­sa­yo ti­tu­la­do Apo­ca­líp­ti­cos e in­te­gra­dos, don­de ba­jo la rú­bri­ca de apo­ca­líp­ti­cos en­glo­ba­ba a quie­nes que­rían cam­biar el sis­te­ma y crear un mun­do nue­vo: maoís­tas, anar­quis­tas, hip­pies etc,... los in­te­gra­dos eran la bur­gue­sía y su wel­fa­re sta­te. Ya se ha vis­to quién te­nía ra­zón: los bur­gue­ses, cla­ro, mal que nos pe­sa­ra a los apo­ca­líp­ti­cos pro­gres, en­tre los que se con­ta­ba quien es­to es­cri­be que, en 1972 pu­bli­có en la edi­to­rial de Sal­va­dor Pa­ni­ker el rea­ding En­sa­yos so­bre el Apo­ca­lip­sis, na­da me­nos, con tex­tos de Erich Fromm, Coh­nBen­dit, Ken­neth Boul­ding, Nor­man O. Brown, Mar­cu­se y Gary Sni­der, en­tre otros. Un re­su­men de las teo­rías de la con­tra­cul­tu­ra.

Lo que no pre­vi­mos los apo­ca­líp­ti­cos de aque­llos años es que los in­te­gra­dos pron­to se tor­na­rían de­ca­den­tes, des­pla­za­dos por el em­pu­je de otras ci­vi­li­za­cio­nes cu­ya gue­rra no se­ría con tan­ques sino con ta­ri­fas adua­ne­ras. Y qui­zás lo que cau­sa ma­yor ho­rror a es­tos in­te­gra­dos de­ca­den­tes es cons­ta­tar que exis­te una vía ha­cia el desa­rro­llo eco­nó­mi­co que no si­gue el mo­de­lo in­glés ni ame­ri­cano, sino al­go hí­bri­do y prag­má­ti­co apli­ca­do en Sin­ga­pur y ma­xi­mi­za­do en China, don­de los co­mu­nis­tas si­guen al man­do de una eco­no­mía de mer­ca­do –co­sa que, por otro la­do, ya en­sa­yó Fran­co, quien com­pa­ti­bi­li­zó fas­cis­mo con desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

El Apo­caly­pse Now de Cop­po­la era un fil­me en bus­ca de fi­nal. Lo sé de bue­na tin­ta por­que en 1979 ga­né el premio especial del Jurado en el Fes­ti­val de Can­nes, al tiem­po que es­te fil­me ga­nó al ali­món con Wal­ker Slon­dorff por El tam­bor de ho­ja­la­ta. Pues bien, Cop­po­la pa­só su pe­lí­cu­la con dos fi­na­les dis­tin­tos. Creo que no sir­vió de na­da, lo peor de esa pe­lí­cu­la es el fi­nal, que no se sos­tie­ne pe­se a que Mar­lon Bran­do­sa­ca su peor ros­tro im­pe­ne­tra­ble pa­ra bal­bu­cear: “El ho­rror, el ho­rror” tal co­mo es­tá man­da­do en The Heart of Dark­ness de Jo­seph Con­rad, no­ve­la en que se ins­pi­ró, de le­jos, la pe­lí­cu­la.

La no­ve­la va a los efec­tos de la bar­ba­rie o, más exac­ta­men­te, del pri­mi­ti­vis­mo, so­bre los eu­ro­peos ais­la­dos en la jun­gla, esos per­so­na­jes que tan bien su­po des­cri­bir So­mer­set Maug­ham. El co­ro­nel Kurtz en­lo­que­ce en su ca­ba­ña so­bre el río Con­go, en el co­ra­zón de la sel­va afri­ca­na por­que Eu­ro­pa es­tá muy le­jos y él, rea­cio a con­ver­tir­se en na­ti­vo, man­tie­ne su sin­gu­la­ri­dad por me­dio del ho­rror, opri­mien­do a los na­ti­vos. Por fortuna, ese ti­po de apo­ca­lip­sis co­lo­nial es co­sa del pa­sa­doy pa­re­ce que aho­ra los eu­ro­peos, aco­bar­da­dos no sé muy bien por qué -¿por la mo­li­cie, co­mo los ro­ma­nos?-gri­ta­mos apo­ca­lip­sis en cuan­to tiemblan las alas de la ma­ri­po­sa del caos, mien­tras es­pe­ra­mos con Ka­va­fis que lle­guen los bár­ba­ros: “qui­zás ellos fue­ran una so­lu­ción, des­pués de to­do”.

STE­FA­NI KONG UHLER/SYG­MA/CORBIS

Mar­lon Bran­do en el per­so­na­je de Kurtz de ‘Apo­caly­pse Now’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.