Arte y gra­fi­ti

Fir­ma in­vi­ta­da Al gra­fi­te­ro mo­derno no le gus­ta­ba ni lo que veía ni lo que es­cu­cha­ba, pe­ro aho­ra es­te es­ti­lo ha per­di­do su ve­neno y en­tra­do en el mer­ca­do

La Vanguardia - Culturas - - DOCUMENTAL - JOAN-PE­RE VI­LA­DE­CANS

Des­de los tiem­po más an­ti­guos, al­go inex­pli­ca­ble ha im­pul­sa­do al ser hu­mano a ex­tro­ver­tir sus pa­sio­nes y plas­mar­las en el mu­ro. Del pin­tor de Al­ta­mi­ra al ac­tual prac­ti­can­te del gra­fi­ti, pa­san­do por el “Teo­do­ro ama a Pe­pi­ta”, gra­ba­do en la cor­te­za de un ár­bol, las pin­ta­das po­lí­ti­cas, los di­bu­jos obs­ce­nos ga­ra­ba­tea­dos en los uri­na­rios pú­bli­cos, po­co o na­da ha cam­bia­do, al me­nos in­ten­cio­nal­men­te. Con­cep­tual­men­te. To­dos de ni­ños he­mos te­ni­do la irre­pri­mi­ble vo­ca­ción de di­bu­jar en las pa­re­des. ¿Re­cuer­dan? ¿Es el mis­mo al­be­drío de afir­ma­ción que tie­ne el ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo? Muy pa­re­ci­do. Por un la­do el ins­tin­to, por el otro la ra­zón. La al­ta cul­tu­ra tien­de a unir­los, y de ahí el arte. Y la His­to­ria. Y el pen­sa­mien­to en imá­ge­nes. La ne­ce­si­dad de con­tar es fun­da­men­tal en la cria­tu­ra hu­ma­na ¿Po­dría­mos ca­li­fi­car a nues­tros an­te­pa­sa­dos ca­ver­ní­co­las de ar­tis­tas? ¿El ser que pin­ta­ba en la cue­va era ya un ele­gi­do, es­pe­cial­men­te do­ta­do, pa­ra la ex­pre­sión plás­ti­ca?

En to­do ca­so la irre­fre­na­ble va­ni­dad del hom­bre ac­tual lo po­dría ca­li­fi­car de prear­tis­ta. El hom­bre pri­mi­ti­vo ara­ña­ba la cue­va, pin­ta­ba con tie­rras y san­gre, con pig­men­tos de flo­res y plan­tas… Pa­ra do­mes­ti­car su vi­da co­ti­dia­na, y ha­cer­la más so­por­ta­ble. Re­pre­sen­ta­ba re­co­lec­cio­nes, es­ca­ra­mu­zas ci­ne­gé­ti­cas, ani­ma­les… Así cum­plía con un ri­tual de exor­cis­mo. ¿Pin­ta­ba lo que veía o ex­pre­sa­ba lo que sen­tía? In­clu­so, aho­ra, en el arte con­tem­po­rá­neo, es­tos dos con­cep­tos son in­des­tria­bles. Di­fí­ci­les de de­li­mi­tar. El ar­tis­ta plas­ma lo que sien­te a par­tir de lo vis­to y lo vi­vi­do. Y lo que le dis­gus­ta. Que es lo que le ocu­rre al gra­fi­te­ro mo­derno: no le gus­ta ni lo que ve ni lo que es­cu­cha. Y a tra­vés de su es­tré­pi­to vi­sual in­ten­ta con­ver­tir la ciu­dad en una ga­le­ría de afa­nes y reivin­di­ca­cio­nes, co­lo­res e imá­ge­nes. Des­de sus ini­cios, en la mar­gi­na­li­dad del Ri­ver Bronx, el gra­fi­ti ha evo­lu­cio­na­do es­té­ti­ca y so­cial­men­te. Los gru­pos de jó­ve­nes vin­cu­la­dos al Break­Dan­ce, al Hip­Hop y a la música MC5 te­nían en las pin­ta­das la ex­pre­sión plás­ti­ca de los an­ti­sis­te­ma. An­tes de la or­de­nan­za mu­ni­ci­pal, que re­gu­la la in­ter­ven­ción en la vía pú­bli­ca, las ins­ti­tu­cio­nes mu­ni­ci­pa­les uti­li­za­ron los gra­fi­tis bar­ce­lo­ne­ses co­mo pro­yec­ción e ima­gen ex­te­rior, de la ciu­dad.

Eran otros tiem­pos. Jun­to a Ho­lan­da y Ber­lín, Bar­ce­lo­na fue, a fi­na­les de los 70, el cen­tro del mun­do del gra­fi­ti. Banksy efec­tuó aquí uno de sus sal­tos. Pe­ro el gra­fi­ti ha per­di­do su ve­neno y ya es un ob­je­to de cul­to, ha en­tra­do en las ga­le­rías y se ha mer­can­ti­li­za­do en lo­gos, mar­cas de ro­pa y di­se­ño. Los gra­fi­te­ros han pa­sa­do de sub­ver­tir los pro­to­co­los del arte con­tem­po­rá­neo a for­mar par­te del mer­ca­do. Banksy es un ar­tis­ta co­ti­za­do y es­tá en los mu­seos que él mis­mo, an­tes, asal­ta­ba con sus es­prais y sus tre­pas. Del sal­va­jis­mo ini­cial, a la man­se­dum­bre del con­su­mo y las in­ter­ven­cio­nes de en­car­go o tu­te­la­das. Pe­ro por lo que ha­ce a téc­ni­cas e in­ten­cio­nes, la prác­ti­ca del gra­fi­ti ha de­ja­do ya, su im­pron­ta, y ha in­flui­do en la plás­ti­ca con­tem­po­rá­nea. Y co­mo el arte en ge­ne­ral, con­ti­núa sien­do lo que nun­ca de­jó de ser: la ex­pre­sión hu­ma­na de unas emo­cio­nes. Apro­xi­ma­da­men­te co­mo en Al­ta­mi­ra. O co­mo Teo­do­ro que, des­de la cor­te­za del ár­bol, con­ti­nua aman­do a Pe­pi­ta.

AFP

Un cua­dro de Bansky, ‘De­ri­de and Con­quer’ (2002) ex­pues­to en Lon­dres en el 2007

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.