Mon­taig­ne en­tre los (an­ti)mo­der­nos

D’ors, Pla, Fus­ter: de la trian­gu­la­ción de es­tos tres nom­bres apa­re­ce la me­jor tra­di­ción en­sa­yís­ti­ca ca­ta­la­na con­tem­po­rá­nea

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - XA­VIER PLA

El en­sa­yo só­lo se pue­de con­ju­gar en ge­run­dio, el mo­do ver­bal del inaca­ba­mien­to, del pro­ce­so, de la du­ra­ción. El buen en­sa­yis­ta sa­be que, an­te to­do, es un fa­tal re­se­gui­dor de con­cep­tos, un pen­sa­dor que ha­ce des­fi­lar an­te si mun­dos en­te­ros pe­ro que, al mis­mo tiem­po que los atra­vie­sa, se de­ja lle­var por sus du­das, por sus in­tui­cio­nes, abre ata­jos. Al­guien que sa­be que no for­zo­sa­men­te de­be ocu­par un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do, ex­plo­rar­lo con ex­haus­ti­vi­dad y ago­tar­lo, sino que pue­de con­ten­tar­se en­tre­vién­do­lo, anun­cián­do­lo o, in­clu­so, de­bien­do re­co­no­cer el ca­rác­ter in­apren­si­ble de lo que pen­sa­ba po­der do­mi­nar. “¿Qué sé yo?” se pre­gun­ta­ba Mi­chel de Mon­taig­ne en el si­glo die­ci­séis en sus Es­sais, el li­bro que no só­lo da nom­bre al gé­ne­ro sino so­bre to­do a una de­ci­si­va ac­ti­tud an­te la vi­da y la es­cri­tu­ra.

Va­le la pe­na re­cor­dar que, en su ori­gen eti­mo­ló­gi­co, exa­gium sig­ni­fi­ca­ba ba­lan­za, que es uno de los em­ble­mas que Mon­taig­ne co­lo­có en la en­tra­da de su fa­mo­sa bi­blio­te­ca. El en­sa­yo, pues, tie­ne mu­cho que ver con la ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual, con la in­da­ga­ción sub­je­ti­va, con el sos­pe­sar ideas sin pre­ten­sión de lle­gar a nin­gu­na con­clu­sión. Co­mo los ac­to­res, que tam­bién en­sa­yan, y que sa­ben que el día de la re­pre­sen­ta­ción se­rá só­lo un es­ta­dio pro­vi­sio­nal de su tra­ba­jo. O co­mo Sa­muel Bec­kett, que tam­bién lo en­ten­dió per­fec­ta­men­te cuan­do in­ser­tó en su obra de­ci­si­va –Es­pe­ran­do a Godot– un ge­run­dio que en­se­gui­da de­ja ver que su obra es lo con­tra­rio de una tra­ge­dia: no in­tere­sa tan­to el desen­la­ce sino tan só­lo el desa­rro­llo de la ac­ción.

Co­mo en to­da Eu­ro­pa, en 1933 se ce­le­bró, tam­bién en Ca­ta­lun­ya, el cua­tro­cien­tos aniver­sa­rio de la muer­te de Mon­taig­ne. La in­te­lec­tua­li­dad ca­ta­la­na del mo­men­to se re­fi­rió a ello con en­tu­sias­mo, co­no­ci­mien­to y com­pli­ci­dad en las pá­gi­nas de pe­rió­di­cos y de re­vis­tas cul­tu­ra­les. Des­de los ya re­co­no­ci­dos lec­to­res deu­do­res de Mon­taig­ne co­mo Jo­sep Pla o Ga­ziel, has­ta jó­ve­nes crí­ti­cos li­te­ra­rios co­mo Ra­mon Es­que­rra o Ni­co­lau Ru­bió i Tu­do­rí, que en 1930 ha­bía ini­cia­do, de la mano de la Lli­bre­ria Ca­ta­lò­nia, la pri­me­ra tra­duc­ción ca­ta­la­na de los En­sa­yos que, des­gra­cia­da­men­te, después de dos vo­lú­me­nes, que­dó in­te­rrum­pi­da.

La hu­mil­dad re­tó­ri­ca, el es­cep­ti­cis­mo y la iro­nía, el in­di­vi­dua­lis­mo y la du­da exis­ten­cial eran al­gu­nos de los ele­men­tos des­ta­ca­dos pa­ra com­pren­der el fer­vor ca­ta­lán por la obra del es­cri­tor bor­de­lés, ver­da­de­ro maî­tre à pen­ser con­ser­va­dor y epi­cú­reo de to­da una ge­ne­ra­ción. Una­pá­gi­naen­te­ra de La­veu­de ca­ta­lun­ya, el 6 de ju­lio de ese año, se ocu­pa­ba del even­to cul­tu­ral. El pa­dre Miquel de Es­plu­gues abría con seis ca­ño­na­zos: “Mon­taig­ne és nos­tre” de­cla­ra­ba, re­cor­dan­do que el teís­mo me­ta­fí­si­co, so­crá­ti­co y eu­ro­peo de Mon­taig­ne lo ha­cían un ge­nio “fiel al es­pí­ri­tu ca­ta­lán”.

Joan Bap­tis­ta So­ler­vi­cens, en cam­bio, re­cor­da­ba la aus­te­ra muer­te de Mon­taig­ne en la cá­ma­ra de su cas­ti­llo y va­lo­ra­ba su es­cep­ti­cis­mo amar­go y so­li­ta­rio. Más ob­je­ti­vo, en el ar­tícu­lo Mon­taig­ne y el mun­do­mo­derno, el­ra­mo­nes­que­rra más bri­llan­te re­mar­ca­ba que Mon­taig­ne era un hom­bre del fin de una épo­ca, un in­di­vi­dua­lis­ta del Re­na­ci­mien­to que in­te­rro­ga­ba al hom­bre­mo­derno de los años trein­ta, de­fi­ni­do co­mo el de una “nue­va edad don­de el in­di­vi­duo ha des­apa­re­ci­do ca­si de­fi­ni­ti­va­men­te ba­jo los es­tra­tos so­cia­les o ba­jo la ma­sa es­tan­da­ri­za­da”.

En Ca­ta­lun­ya, sin em­bar­go, los en­sa­yis­tas se ha­bían for­ma­do en los dia­rios. El pe­rio­dis­mo fue una es­cue­la de es­ti­lo y de pen­sa­mien­to pa­ra autores con ple­na con­cien­cia en­sa­yís­ti­ca co­mo Eu­ge­ni d'Ors, Jo­sep Pla o Joan Fus­ter. De aque­lla trian­gu­la­ción, co­mo lo lla­mó Ama­deu Via­na, de es­tos tres nom­bres, apa­re­ce la me­jor tra­di­ción en­sa­yís­ti­ca ca­ta­la­na con­tem­po­rá­nea, al me­nos la li­te­ra­ria, tan­to por las obras que pu­bli­ca­ron co­mo so­bre to­do por las re­fle­xio­nes de to­do or­den que rea­li­za­ron so­bre el en­sa­yo co­mo gé­ne­ro. Y, tam­bién, por los co­men­ta­rios que hi­cie­ron unos de otros, al me­nos, los que hi­cie­ron Pla y Fus­ter so­bre Ors, que se eri­ge co­mo la pie­dra an­gu­lar, im­pres­cin­di­ble, del en­sa­yo ca­ta­lán con­tem­po­rá­neo. Se po­dría de­cir que la fi­gu­ra de Mon­taig­ne los une a los tres de for­ma in­di­so­lu­ble. Los es­cri­tos de Pla, co­mo tan­tos otros de Fus­ter y de Eu­ge­ni d'Ors, son he­re­de­ros de los de Mon­taig­ne. To­dos son es­cri­to­res in­de­pen­dien­tes, fran­có­fi­los, per­sua­si­vos, in­di­vi­dua­lis­tas y mo­ra­lis­tas, con­ci­ben la es­cri­tu­ra co­mo au­to­exa­men, siem­pre con un pie en la es­pe­cu­la­ción in­te­lec­tual y el otro en la crea­ción pu­ra, con­ven­ci­dos de que en ca­da hom­bre es­tá la ima­gen en­te­ra de­la con­di­ción hu­ma­na. Enun­mo­men­to de­ter­mi­na­do de sus vi­das, los tres se re­ti­ran, tal co­mo hi­zo Mon­taig­ne, a leer y a es­cri­bir, ya sea en la er­mi­ta de Sant Cris­tò­fol en Vi­la­no­va i la Gel­trú, en el Mas Pla de Llo­friu o en la ca­sa fa­mi­liar de Sue­ca.

Pla y Fus­ter ac­ce­den a Mon­taig­ne a tra­vés de Ors (y qui­zás de Azorín) y se lo agra­de­cen ex­plí­ci­ta­men­te, pe­ro en­se­gui­da lo su­pe­ran. Pla y Fus­ter se­rán, ade­más, es­cép­ti­cos, li­bre­pen­sa­do­res, an­ti­re­tó­ri­cos y an­ti­pe­dan­tes, re­pre­sen­ta­rán un pel­da­ño más en la asun­ción de la lec­ción de un Mon­taig­ne pre­cur­sor y ca­ta­li­za­dor. Más in­te­lec­tual, Ors cum­pli­rá a la per­fec­ción su pa­pel de es­la­bón de trans­mi­sión de una tra­di­ción, pe­ro no po­drá ir más allá. Aun­que ya en 1906, Ors se ha­bía he­cho eco en el Glo­sa­ri de la pu­bli­ca­ción por pri­me­ra vez de los En­sa­yos de Mon­taig­ne se­gún el ma­nus­cri­to de Bur­deos. Co­mo es­cri­tor, se sin­tió in­ter­pe­la­do e, in­clu­so, obli­ga­do a teo­ri­zar nue­va­men­te so­bre su pro­yec­to in­te­lec­tual. Ors con­si­de­ra­ba que los En­sa­yos no eran tan­to una obra sino “un dia­rio de fi­ló­so­fo ins­cri­bien­do sus pen­sa­mien­tos al com­pás de la vi­da”, y veía en Mon­taig­ne un glo­rio­so precedente del glo­sa­dor. En El qua­dern gris, Pla re­cuer­da que la fas­ci­na­ción por la lec­tu­ra de los En­sa­yos le pro­du­cía un efec­to plá­ci­do y se­dan­te, “un re­po­so de­li­cio­so”. Fus­ter, lec­tor pre­coz del Glo­sa­ri de Ors y de las pri­me­ras obras de Pla en la Va­len­cia de pos­gue­rra (co­mo ha re­cor­da­do Antoni Mar­tí Mon­ter­de), era bien cons­cien­te de que “eso que es­cri­bo, pro­sas di­va­ga­to­rias de tí­mi­da es­pe­cu­la­ción, os­ci­lan­tes en­tre la iro­nía y la bue­na fe, los ex­per­tos sue­len lla­mar en­sa­yos “. Co­mo Pla, Fus­ter de­cía a me­nu­do “mi Mon­taig­ne”, y es el au­tor del afo­ris­mo más à la Mon­taig­ne de la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na: “Hi ha qui és ad­vo­cat, o mes­tre, o po­lí­tic, o bis­be, o poe­ta, o pa­gès. La me­va pro­fes­sió, en can­vi, és de ser Joan Fus­ter”.

En su li­bro Mon­taig­ne among the mo­derns, el pro­fe­sor Dud­ley M. Mar­chi es­tu­dia la pre­sen­cia del au­tor de los En­sa­yos en­tre autores pos­mo­der­nos co­mo Philippe So­llers, Ro­land Bart­hes o Julia Kris­te­va. En Ca­ta­lun­ya, en cam­bio, la re­cep­ción de Mon­taig­ne se pro­du­ce a tra­vés del “rea­lis­mo an­ti­mo­derno”, se­gún la ex­pre­sión de An­toi­ne Com­pag­non de su li­bro Los an­ti­mo­der­nos. La lec­ción mo­ral de Mon­taig­ne se ade­cua­ba a la per­fec­ción a unos autores, Ors, Pla, Fus­ter, pa­ra los que el es­cri­tor ya no po­día se­guir ju­gan­do el pa­pel de fi­gu­ra sa­gra­da. Y era per­fec­ta­men­te vá­li­da pa­ra una cul­tu­ra co­mo la ca­ta­la­na que no aca­ba­ba de en­con­trar lu­gar pa­ra la no­ve­la en su sis­te­ma li­te­ra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.