La ne­ce­si­dad del en­sa­yo

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - GUSTAU MU­ÑOZ

Se­gu­ra­men­te no hay ne­ce­si­dad de ex­ten­der­se de­ma­sia­do so­bre qué es y qué no es el en­sa­yo co­mo gé­ne­ro li­te­ra­rio. Se ha de­ba­ti­do mu­cho al res­pec­to: la dis­cu­sión en torno al en­sa­yo co­mo gé­ne­ro es ya un clá­si­co y se po­drían es­cri­bir –y de he­cho se han es­cri­to– bas­tan­tes en­sa­yos so­bre el en­sa­yo. En prin­ci­pio, co­mo se sa­be, el en­sa­yo mo­derno (por­que los diá­lo­gos o las car­tas de los an­ti­guos se­rían for­mas pre­ce­den­tes) arran­ca con Mon­taig­ne (1570) y con Fran­cis Ba­con (1597). Si­guien­do la con­ven­ción, el tér­mino se apli­ca a un ti­po de es­cri­tu­ra que ra­zo­na y ar­gu­men­ta y que bien po­dría ca­li­fi­car­se en sus me­jo­res ex­pre­sio­nes –con una fór­mu­la que ha he­cho for­tu­na– co­mo li­te­ra­tu­ra de ideas.

Ven­dría a ser un gé­ne­ro no na­rra­ti­vo, no ima­gi­na­ti­vo, que tra­ta cues­tio­nes –to­do ti­po de cues­tio­nes– de ma­ne­ra abier­ta, no sis­te­má­ti­ca, con vo­lun­tad de es­ti­lo y a me­nu­do con la in­ter­ven­ción del yo que es­cri­be, que no se es­con­de. Pen­sa­mien­to fres­co y es­cri­tu­ra ex­pre­si­va, en pa­la­bras de Phy­llis Ro­se, se­rían ras­gos dis­tin­ti­vos.

Apar­tir de aquí, cla­ro, el pa­no­ra­ma se com­pli­ca mu­cho, por­que se tien­de a ca­ta­lo­gar co­mo en­sa­yo mu­chas co­sas que no lo son, es­cri­tos que ca­bría re­la­cio­nar más bien con in­ves­ti­ga­cio­nes aca­dé­mi­cas o con otros gé­ne­ros li­te­ra­rios. Por co­mo­di­dad se ha­bla, en la clasificac­iones editoriale­s, de no fic­ción, un ver­da­de­ro ca­jón de sas­tre que en­glo­ba co­sas muy di­ver­sas. Pe­ro que se usa por una ra­zón de uti­li­dad prác­ti­ca, cuan­do se im­po­ne la ur­gen­cia y hay que des­ta­car lo que no es Na­rra­ti­va, Poe­sía o Tea­tro. Así, el pan­fle­to de Stéphane Hes­sel ¡In­dig­naos! ha si­do se­gún las cró­ni­cas el rey de la no fic­ción en el úl­ti­mo Sant Jor­di. Tam­bién po­dría ha­ber­lo si­do una bio­gra­fía o un ma­nual de jar­di­ne­ría.

Clasificac­iones

Ca­be aven­tu­rar una cla­si­fi­ca­ción del ti­po de obras que ge­ne­ral­men­te se en­glo­ban ba­jo el ró­tu­lo de en­sa­yo. Fi­gu­ra­rían, des­de lue­go, el en­sa­yo li­te­ra­rio (so­bre li­te­ra­tu­ra, obras, autores o épo­cas), el en­sa­yo es­tric­to (so­bre cues­tio­nes ge­ne­ra­les), el en­sa­yo eru­di­to, el en­sa­yo po­lí­ti­co, fi­lo­só­fi­co, his­tó­ri­co e in­clu­so la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca o, con más ra­zón, al­gu­nos die­ta­rios en los que el jue­go de ideas y la ar­gu­men­ta­ción al­zan el vue­lo. Un pa­no­ra­ma abi­ga­rra­do, en el que la ma­te­ria tra­ta­da o el pe­so de las re­fe­ren­cias im­po­nen su ley. Pe­ro pa­ra po­ner un po­co de or­den con­vie­ne te­ner pre­sen­te so­bre to­do el en­fo­que, el es­ti­lo, la in­ten­ción.

Aún ha­bría que afi­nar un po­co más y con­si­de­rar la con­sis­ten­cia o, me­jor, la ne­ce­si­dad de un es­pa­cio in­ter­me­dio en­tre el en­sa­yo en sen­ti­do es­tric­to y la no fic­ción: el es­pa­cio del pen­sa­mien­to o la re­fle­xión so­bre el hom­bre y la so­cie­dad con­tem­po­rá­neos a par­tir de la me­jor in­for­ma­ción, de­ri­va­da de las apor­ta­cio­nes de la his­to­rio­gra­fía y las cien­cias so­cia­les (y na­tu­ra­les, en su ca­so). He aquí un te­rreno fér­til muy re­co­men­da­ble pa­ra reha­cer puen­tes en­tre es­pe­cia­li­da­des y so­bre to­do pa­ra cons­truir un es­pa­cio co­mún en torno a la bús­que­da del sen­ti­do de los pro­ce­sos en cur­so. Cap­tu­rar la com­ple­ji­dad de lo que su­ce­de y nos in­tere­sa exi­ge al­go más que in­ge­nio o un buen po­so de lec­tu­ras.

Una cul­tu­ra no pue­de vi­vir só­lo de la li­te­ra­tu­ra de crea­ción, pe­se a su in­men­sa im­por­tan­cia, que se­ría es­tú­pi­do no ya ne­gar, sino ni si­quie­ra re­la­ti­vi­zar. Pe­ro hay di­men­sio­nes di­fe­ren­tes, pro­pia­men­te dis­cur­si­vas, que son cen­tra­les y que hay que aten­der. Y que van más allá de los sa­be­res aca­dé­mi­cos, de los que son par­cial­men­te deu­do­ras. Una com­bi­na­ción afor­tu­na­da de buen es­ti­lo li­te­ra­rio, in­for­ma­ción ade­cua­da so­bre la ma­te­ria tra­ta­da y vo­lun­tad de per­sua­sión se­rían los ejes del en­sa­yo que nos pue­de in­tere­sar hoy, y es­pe­cí­fi­ca­men­te en el cam­po del pen­sa­mien­to li­ga­do a la con­tem­po­ra- nei­dad. Al fin y al ca­bo, el ner­vio teó­ri­co de una cul­tu­ra y su ca­pa­ci­dad pa­ra plan­tear y aven­tu­rar res­pues­tas a los in­te­rro­gan­tes que agi­tan la épo­ca que nos ha to­ca­do vi­vir de­pen­den en bue­na me­di­da de la vi­ta­li­dad de es­ta va­rian­te de la es­cri­tu­ra.

La cul­tu­ra ca­ta­la­na cuen­ta con una só­li­da tra­di­ción de en­sa­yis­mo, en contra de lo que se ha di­cho con har­ta fre­cuen­cia. Cier­to es que ha su­fri­do to­do ti­po de de­sas­tres, co­mo el país en ge­ne­ral. No es ba­la­dí ha­ber te­ni­do que su­pe­rar un pro­ce­so bas­tan­te avan­za­do de sus­ti­tu­ción lin­güís­ti­ca o un, lla­mé­mos­le así, pa­rén­te­sis de cua­ren­ta años coin­ci­den­tes con la fa­se ál­gi­da de la mo­der­ni­za­ción so­cial y co­mu­ni- ca­ti­va. Des­de­ñar o re­du­cir el al­can­ce de es­tos in­con­ve­nien­tes es pu­ra fri­vo­li­dad.

Apar­tir de un con­jun­to mag­ní­fi­co de maes­tros y pa­dres fun­da­do­res (Joan Ma­ra­gall, Eu­ge­ni d'Ors, Joan Fus­ter, Jo­sep Pla, Ga­ziel, Fe­rra­ter Mo­ra, Vi­cens Vi­ves…) se ha con­so­li­da­do una ma­ne­ra de ha­cer es­pe­cí­fi­ca que ha da­do sus fru­tos. Hoy ca­be re­gis­trar una im­por­tan­te ex­pan­sión te­má­ti­ca, que re­to­ma lí­neas ya cul­ti­va­das en el pa­sa­do. Más allá de la re­la­ti­va abun­dan­cia del en­sa­yo po­lí­ti­co (y so­bre la len­gua, el na­cio­na­lis­mo, et­cé­te­ra), hay una ten­den­cia cre­cien­te y sa­lu­da­ble a abor­dar –des­de una pers­pec­ti­va pro­pia, cla­ro: no te­ne­mos otra…– fe­nó­me­nos o pro­ble­mas ge­ne­ra­les, uni­ver­sa­les. Cier­to es que per­sis­ten ele­men­tos de dis­tor­sión gra­ves, que re­du­cen su pro­yec­ción pú­bli­ca (y en par­te la via­bi­li­dad), pe­ro tam­bién los hay fa­vo­ra­bles. Los pri­me­ros son bien conocidos y no in­sis­ti­ré en ellos (sal­vo un as­pec­to preo­cu­pan­te: el me­ca­nis­mo uni­ver­si­ta­rio, que ade­más de las per­ver­sio­nes de­nun­cia­das por Jor­di Llo­vet en su ex­plo­si­vo Adéu a la Uni­ver­si­tat, re­con­du­ce sis­te­má­ti­ca­men­teal uso­pre­do­mi­nan­te del cas­te­llano y el in­glés). En los se­gun­dos se sue­le in­sis­tir me­nos, pe­ro hay que de­cir que nun­ca se ha­bía con­ta­do con un con­jun­to tan con­si­de­ra­ble de re­vis­tas cul­tu­ra­les y de pen­sa­mien­to ( L'Es­pill, Via, L'Ave­nç, Lluc, Ca­ràc­ters, Cul­tu­ra, Re­vis­ta de Ca­ta­lun­ya, Mè­to­de, Com­pren­dre, Afers, et­cé­te­ra), o que el nue­vo pa­no­ra­ma de la pren­sa es­cri­ta es es­pe­ran­za­dor, o que ayu­da mu­cho la pro­li­fe­ra­ción de pro­pues­tas editoriale­s (co­lec­cio­nes de en­sa­yo, re­edi­cio­nes, tra­duc­cio­nes, edi­ción de clá­si­cos). Tal vez pa­ra con­ven­cer­nos de un he­cho ame­nu­do ig­no­ra­do co­mo es el vi­gor y plas­ti­ci­dad del en­sa­yo ca­ta­lán con­tem­po­rá­neo, val­dría la pe­na imi­tar una ini­cia­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na: la edi­ción anual, a car­go ca­da vez de un edi­tor dis­tin­to, de The Best Ame­ri­can Es­says, que re­co­ge lo me­jor del en­sa­yis­mo de Es­ta­dos Unidos. Pe­ro, bien mi­ra­do, bas­ta­ría una edi­ción en ca­ta­lán de la re­vis­ta Trans­fer (edi­ta­da por el Ins­ti­tut Ra­mon Llull y Pu­bli­ca­cions de la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia) que ha­ce eso mis­mo, tam­bién en in­glés y con la sa­na vo­lun­tad de pro­mo­ver la vi­si­bi­li­dad ex­te­rior del en­sa­yo y el pen­sa­mien­to ca­ta­lán. La asig­na­tu­ra pen­dien­te, qui­zá, se­ría la vi­si­bi­li­dad in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.