Due­lo de­ma­gos

Her­mann-ke­ller, Hou­di­ni-thurs­ton... la po­pu­la­ri­dad de la ma­gia se sus­ten­ta en los due­los en­tre los maes­tros. Son, en cual­quier ca­so, lan­ces no pre­sen­cia­les, ya que los ma­gos no com­par­ten es­ce­na­rio. ‘Cul­tu­ra/s’ ha con­si­de­ra­do que un due­lo po­si­ble de es­te s

La Vanguardia - Culturas - - TEMA - MI­QUEL MO­LI­NA

Las fa­mi­lias con ni­ños aguar­dan a que se abran las puer­tas del tea­tro ro­dea­das de bus­ca­do­ras de for­tu­nas y lu­dó­pa­tas orien­ta­les. La en­tra­da prin­ci­pal del Holly­wood Thea­tre, don­de es­tá a pun­to de ac­tuar Da­vid Cop­per­field, se ubi­ca en el hall-ca­sino del Ho­tel MGM, en Las Ve­gas. En la es­pe­ra, un ni­ño de diez años se ha que­da­do mi­ran­do fi­ja­men­te a un hom­bre que llo­ra fren­te a una tra­ga­pe­rras. A unos po­cos me­tros, una cru­pier vir­tual abre jue­go se­mi­des­nu­da en una pan­ta­lla gi­gan­te. Pri­mer tru­co de la tar­de: cuan­do se per­mi­ta en­trar en la sa­la, des­apa­re­ce­rá por ar­te de ma­gia el olor a de­sin­fec­tan­te de bar de al­ter­ne y bro­ta­rán las ri­sas in­fan­ti­les y los conejos sal­drán de las chis­te­ras (o los es­cor­pio­nes de la bo­ca de las vo­lun­ta­rias).

Fal­tan unos mi­nu­tos pa­ra que co­mien­ce el es­pec­tácu­lo de Cop­per­field, el mis­mo que vie­ne re­pi­tien­do en dos se­sio­nes dia­rias des­de el 2003, con el pa­rén­te­sis de las gi­ras. El show – Una ve­la­da ín­ti­ma de gran ilu­sión– se ba­sa es­ta vez en la ma­gia de pro­xi­mi­dad, en las an­tí­po­das del Cop­per­field que le­vi­ta­ba so­bre el Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do o ha­cía des­apa­re­cer avio­nes. En las fo­tos ex­te­rio­res del tea­tro, si­gue apos­tan­do por el po­sa­do clá­si­co y el ves­tir ele­gan­te. Es el gran ma­go del mo­men­to que más sin­to­ni­za con los maes­tros de fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX. Es, por así de­cir­lo, el con­trin­can­te tra­di­cio­nal y es­ta­blish­ment de es­te due­lo or­ques­ta­do por Cul­tu­ra/s.

Su ri­val se­rá Criss An­gel, quien no es mu­cho más jo­ven –44 años fren­te a 54– pe­ro que sí re­pre­sen­ta a una nue­va ge­ne­ra­ción de ma­gos-co­me­dian­tes con­ju­ra­dos pa­ra des­tro­nar­le. An­gel pre­sen­ta, en co­la­bo­ra­ción con el Cir­que du So­leil, el show Be­lie­ve, con re­si­den­cia fi­ja en el ho­tel Lu­xor des­de el 2008. Su as­pec­to tim­bur­to­niano con­tras­ta con el de su asea­do con­trin­can­te.

En la his­to­ria de la ma­gia siem­pre se ha con­si­de­ra­do que sólo pue-de ha­ber un gran ma­go del mo­men­to, así co­mo un úni­co gran ma­go de to­dos los tiem­pos. Harry Ke­llar y Her­mann el Gran­de se en­fren­ta­ron co­mo show­men me­diá­ti­cos en la se­gun­da mi­tad del XIX, una ri­va­li­dad que lue­go man­ten­drían viva el es­ca­pis­ta Hou­di­ni y el maes­tro de le­vi­ta­cio­nes Thurs­ton. Es­ta ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer una cla­ra jerarquía par­te de la pro­pia concepción de los es­pec­tácu­los, don­de el maes­tro se pre­sen­ta an­te su pú­bli­co co­mo un ser úni­co que tie­ne el don de eje­cu­tar tru­cos úni­cos.

En los úl­ti­mos años, los pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos de EE.UU. tien­den a en­fren­tar a Cop­per­field yAn­gel co­mo dos ma­gos an­ta­gó­ni­cos. No son los úni­cos gran­des ilu­sio­nis­tas del pla­ne­ta, pe­ro el he­cho de que coin­ci­dan a uno y otro la­do de la ave­ni­da Tro­pi­ca­na en una mis­ma­tar­de-no­che plan­tea la po­si­bi­li­dad de un com­ba­te atrac­ti­vo.

Es­ta crónica tie­ne en­sa­yo pre­vio. Por la ma­ña­na, se tra­ta­ba de com­pro­bar si era via­ble sa­lir a las 21.00 del es­pec­tácu­lo de Cop­per­field y lle­gar an­tes de las 21.30 al de An­gel. La dis­tan­cia en­tre el MGM y el Lu­xor es de ape­nas un ki­ló­me­tro, pe­ro el par­ti­cu­lar ur­ba­nis­mo de Las Ve­gas con­vier­te el des­pla­za­mien­to en un re­to. Sor­tear las tra­ga­pe­rras, las hor­das de tu­ris­tas y dar con los pa­sos ele­va­dos más di­rec­tos re­que­ri­rá su tiem­po. En es­ta ciu­dad, uno se des­pla­za a tra­vés de ca­si­nos que van a dar a las ca­lles, más que a la in­ver­sa.

–¿No nos de­ja­rán en­trar en el ca­sino, ver­dad? –pre­gun­ta­ba un ni­ño a su pa­dre en el ae­ro­puer­to. –No te de­ja­rán sa­lir del ca­sino. El en­sa­yo sa­le bien: en vein­te mi­nu­tos se lle­ga de un tea­tro al otro; so­bra­rán diez. Hay que aban­do­nar el MGM por una sa­li­da que es­tá jun­to a la jau­la acris­ta­la­da del hall en la que dor­mi­tan dos leo­nes (la mar­ca de la ca­sa), su­pe­rar la es­qui­na de Tro­pi­ca­na-Las Ve­gas Bou­le­vard por un pa­so ele­va­do y su­bir­se al tran­vía-lan­za­de­ra de los ho­te­les Ex­ca­li­bur-Lu­xor-Man­da­lay Bay.

Así que, vis­to que el due­lo es fac­ti­ble, sólo que­da re­la­jar­se y dis­fru­tar de Cop­per­field, que apa­re­ce pun­tual, a las 19,30. Muy pron­to, ade­más, el es­pec­ta­dor in­tu­ye que pue­de asis­tir al show sin el es­trés que pro­vo­ca el te­mor de que el ma­go le so­me­ta a al­gu­na hu­mi­lla­ción so­bre el es­ce­na­rio. Cop­per­field ape­nas uti­li­za vo­lun­ta­rios for­zo­sos, eso que­da cla­ro des­de el ini­cio. El dandy sólo in­vi­ta a su­bir a la es­ce­na a mu­je­res es­ti­li­za­das y be­llas. Si bien por un la­do re­nun­cia a la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.