Abra­zos que perduran

No­ve­la Amor de­ve­rano queno ter­mi­na co­nel fin de la es­ta­ción es­ti­val, sino que per­du­ra a lo lar­go de los años re­abrien­do la he­ri­da y re­cuer­dos apar­ca­dos No­ve­la

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - CAR­LES BAR­BA

Ha­yen el pa­sa­do de ca­da cual ve­ra­nos trans­for­ma­do­res, que jun­to al olor a mar y eu­ca­lip­to, con­ser­van un sa­bor ini­ciá­ti­co, de ines­pe­ra­da en­tra­da en la edad adul­ta. Y hay una nu­tri­da li­te­ra­tu­ra que re­fle­ja ese trán­si­to. No­ve­las de es­tíos de­ci­si­vos son por ejem­plo Luz de agos­to de Faulk­ner, Al fa­ro de Woolf, En bus­ca del tiem­po per­di­do: A la som­bra de las mu­cha­chas en flor de Proust o Ve­rano en el lago de Al­ber­to Vi­ge­va­ni. Sal­van­do to­das las dis­tan­cias, En la luz in­mó­vil de Ra­món Per­nas (Vi­vei­ro, Lu­go, 1952) pue­de si­tuar­se den­tro de es­te li­na­je, y de he­cho la obra se po­ne al am­pa­ro del re­la­to pa­ve­siano El be­llo ve­rano, to­man­do ade­má­sen prés­ta­mo­del cor­pus del es­cri­tor pia­mon­tés el tí­tu­lo del li­bro y de las cin­co par­tes que lo com­po­nen.

Es­ta es una no­ve­la so­bre la pro­pia no­ve­la. Y la his­to­ria de una vi­da. Yel re­gis­tro de un amor ado­les- cen­te que ha so­bre­vi­vi­do a la edad. Es­cri­ta al­re­de­dor de dos tiem­pos, 2008 y 1967 (el tiem­po en que se ha­ce la evo­ca­ción y el tiem­po evo­ca­do res­pec­ti­va­men­te), va des­gra­nán­do­se con una ca­den­cia tran­qui­la, sin­co­pa­da, re­ca­pi­tu­la­to­ria, y en on­das ca­da vez más di­la­ta­das: el pue­blo ga­lle­go del pro­ta­go­nis­ta; Ma­drid, la ca­pi­tal a don­de va a es­tu­diar y en don­de se ha­ce edi­tor; y las lo­ca­li­da­des a las que le lle­va su es­pí­ri­tu via­je­ro (París, Buenos Ai­res, la Tos­ca­na, Bre­ta­ña...).

Las ma­yo­res epi­fa­nías de la exis­ten­cia del pro­ta­go­nis­ta se die­ron un ju­lio y agos­to de 1967, y a ellas vuel­ve el na­rra­dor cer­cano ya a la se­sen­te­na, con­ju­ran­do su enamo­ra­mien­to de una ve­ra­nean­te de 15 años, una chi­ca que se avino a ser su no­via de pa­seos y has­ta de to- que­teos, pe­ro que lue­go le re­le­gó en pro de la pan­di­lla y de aven­tu­ras con otros chi­cos. El na­rra­dor ha lle­ga­do a la ma­du­rez ali­cor­ta­do por es­te pri­mer amor no co­rres­pon­di­do, y se po­ne a la ta­rea de no­ve­lar­lo pre­ci­sa­men­te pa­ra acep­tar su in­cum­pli­mien­to, en­ten­der­lo y en­ca­jar­lo. Ire­mos sa­bien­do que la chi­ca ha­ce por lo me­nos tres reapa­ri­cio­nes en el cur­so de su vi­da, las cua­les le­jos de ci­ca­tri­zar la he­ri­da de él, la re­abren, de­vol­vién­do­le a aquel ve­rano, co­mo si aún es­tu­vie­ra su­ce­dien­do.

An­te el nau­fra­gio que re­pre­sen­ta es­ta pa­sión ado­les­cen­te no apa­ga­da, el pro­ta­go­nis­ta op­ta al me­nos por dar­le un sen­ti­do, re­la­tán­do­la ya de ma­yor en su or­de­na­dor por­tá­til, des­de la mis­ma ven­ta­na y fren­te al mis­mo mar que la vio na­cer. Pe­ro no sólo eso: to­ma con­ti­nuas dis­tan­cias con el ma­te­rial na­rra­do (¿dia­rio, me­mo­rial, tes­ta­men­to?); in­te­gra his­to­rias la­te­ra­les de su pro­pia evo­lu­ción pro­fe­sio­nal, ge­ne­ra­cio­nal y po­lí­ti­ca; se ha­ce cons­cien­te del pe­so que han te­ni­do tam­bién en su tra­yec­to­ria los li­bros leí­dos; y por úl­ti­mo, so­me­te to­do es­te mag­ma a un an­ti­guo ami­go de pu­ber­tad, el Mu­do, bus­can­do su san­ción, an­he­lan­do en su com­pren­sión la se­ñal de un pa­sa­do fi­nal­men­te des­en­tra­ña­do.

No­ve­la re­tros­pec­ti­va, con un pro­ta­go­nis­ta que po­dría ser de Sve­vo, ha­bla sot­to voce de afec­tos idos, vi­das dis­per­sa­das, des­ti­nos en­gu­lli­dos por el tiem­po (y li­te­ral­men­te, la mar). Y en con­tras­te con la eva­nes­cen­cia de tan­tas co­sas, la obra da fe de leal­ta­des irrom­pi­bles (la del pe­rro Kant), y de ter­cas com­pli­ci­da­des (la de ese Mu­do que va le­yen­do el re­la­to en mar­cha). Y so­bre to­do, da cuen­ta de la per­du­ra­bi­li­dad de un amor a prue­ba de to­do, que bro­tó ca­sual­men­te un ve­rano con aro­mas de sa­li­tre y que ha se­gui­do ar­dien­do du­ran­te cua­ren­tai­tan­tos ve­ra­nos más. Co­mo en el cuen­to Un día en el cam­po de Mau­pas­sant, Per­nas de­mues­tra que unas po­cas ho­ras de fe­liz vo­lup­tuo­si­dad lo so­bre­pu­jan to­do, la ero­sión de los años, la inevi­ta­ble de­ca­den­cia de la ve­jez. Yal fon­do de to­da es­ta his­to­ria, se man­tie­ne más o me­nos in­có­lu­me Vi­la Pon­te, el pue­blo de la ría po­sa­do en un va­lle, en torno al que el au­tor vie­ne de­va­nan­do des­de ha­ce años su par­ti­cu­lar geo­gra­fía mí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.