Adiós Ar­ge­lia

No­ve­la El co­man­dan­te Daniel Valls, del ser­vi­cio se­cre­to fran­cés, re­gre­sa a Ar­gel en 1957 pa­ra vi­vir, con gran de­cep­ción, el fi­nal de la guerra

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

Ha­ce ca­si diez años que Joan-Daniel Bez­so­noff (Per­pi­ñán, 1963) em­pe­zó a pu­bli­car sus no­ve­las de guerra en Bar­ce­lo­na. Su li­te­ra­tu­ra cau­só sor­pre­sa por la no­ve­dad y fue aco­gi­da con gran sim­pa­tía. En el año 2003 La guerra dels cor­nuts ga­nó el Just Ca­se­ro, un pre­mio es­pe­cia­li­za­do en nue­vos au­to­res. Y en el 2005 ya te­nía el Cre­xells, el pre­mio de no­ve­la más im­por­tan­te a obra pu­bli­ca­da. Des­de en­ton­ces Bez­so­noff ha ido edi­tan­do, a un rit­mo de uno al año, unos cua­der­nos que re­cons­tru­yen su pa­sa­do per­so­nal y fa­mi­liar: los an­te­pa­sa­dos ru­sos, la edu­ca­ción fran­ce­sa y la pa­sión ca­ta­la­na. Es­tos li­bros, en­tre el en­sa­yo y las me­mo­rias, son lo me­jor que ha es­cri­to. Aho­ra vuel­ve a la no­ve­la con un pro­yec­to que se re­mon­ta a 1994, un re­la­to de los úl­ti­mos días de la Ar­ge­lia fran­ce­sa.

La ci­ta ini­cial, del ci­neas­ta Jean-Pie­rre Mel­vi­lle, di­ce mu­cho: uno de los po­cos mo­men­tos en los cua­les se pue­de en­con­trar la vir­tud en la vi­da de un hom­bre es en el ejér­ci­to, jun­to a los ofi­cia­les su­pe­rio­res que son los au­tén­ti­cos mon­jes de hoy en día. De acuer­do con es­ta idea, Bez­so­noff des­cri­be al co­man­dan­te Daniel Valls co­mo un per­so­na­je sin­gu­lar: un hom­bre de ac­ción, apa­sio­na­do de las len­guas, gran lec­tor de pe­rió­di­cos, cuan­do lle­ga a una ciu­dad lo pri­me­ro que ha­ce es bus­car la li­bre­ría. A pe­sar de que tra­ba­ja en los ser­vi­cios se­cre­tos, y de vez en cuan­do tie­ne que ful­mi­nar a unos ti­pos del FNL, no es vio­len­to. Sien­te la lla­ma­da de la san­gre: en una es­ca­ra­mu­za, en el ba­rran­co de Ua­di Baï­net, uti­li­za lan­za­lla­mas y de­ja fri­tos a unos cuan­tos te­rro­ris­tas, des­pan­zu­rra­dos, con los in­tes­ti­nos col­gan­do. Pe­ro re­gre­sa al cam­pa­men­to, con sus hom­bres, “mal­con­tents de tots i mal­con­tents de no­sal­tres”. Unas po­cas lí­neas­más allá­ya lo en­con­tra­mos le­yen­do el diccionari­o Fa­bra.

La me­lan­co­lia dels ofi­cials po­ne so­bre la me­sa las co­sas bue­nas y las no tan bue­nas de los li­bros de Bez­so­noff. La fór­mu­la que uti­li­za, de no­ve­la con­den­sa­da en po­co más de cien pá­gi­nas, es mo­der­na, atrac­ti­va y de bue­na lec­tu­ra, pe­ro a ve­ces da la sen­sa­ción que más que de una no­ve­la se tra­ta de un bo­rra­dor o un re­su­men. No hay tiem­po pa­ra desa­rro­llar bien los sen­ti­mien­tos, las emo­cio­nes y el im­pac­to de las co­sas. La na­rra­ción es­tá cons­trui­da co­mo una acu­mu­la­ción o un en­ca­de­na­mien­to. Aho­ra se­cues­tran a Valls, aho­ra in­fil­tran a un agen­te jun­to a un tra­fi­can­te de ar­mas, aho­ra el agen­te se enamo­ra de la hi­ja del tra­fi­can­te: to­das es­tas his­to­rias flo­tan en el re­la­to, po­co tra­ba­das. ¿Qué es lo que per­mi­te que la no­ve­la se aguan­te? El mun­do de Bez­so­noff, la no­ve­dad de lo que ex­pli­ca, los de­ta­lles de la vi­da de las co­lo­nias o de la Fran­cia pro­vin­cial, la len­gua que ha cons­trui­do a me­di­da de es­te mun­do pro­pio. “Un vol de gra­na­des in­cen­dià­ries”, es­cri­be. “En­su­ma­va els seus ca­bells i ju­ga­va amb la si­ve­lla dels sos­te­ni­dors”. “Tot el cos de la noia tre­mo­la­va com si ha­gués cai­gut en un or­ti­gar”.

La no­ve­la re­cons­tru­ye el cli­ma va­rio­pin­to y ex­plo­si­vo de Ar­gel y Tán­ger, París y Lyon: los aten­ta­dos, los co­lo­nos, las po­lí­ti­cas de in­fil­tra­ción, la pro­cla­ma­ción de la V Re­pú­bli­ca y el as­cen­so al po­der de De Gau­lle en 1958. Con el pun­to de vista del co­man­dan­te Valls, hé­roe me­lan­có­li­co, que se la­men­ta de tan­tas muer­tes inú­ti­les. La na­rra­ción ter­mi­na con un dis­cur­so del ge­ne­ral (“je m'engage à de­man­der, d'une part aux Al­gé­riens, dans leur dou­ze dé­par­te­ments ce qu'ils veu­lent être en dé­fi­ni­ti­ve”): la suerte es­tá echada. Coin­ci­dien­do con es­ta ter­ce­ra no­ve­la de te­ma ar­ge­lino, Ba­rril & Ba­rral pu­bli­ca Los ta­xis­tas del zar, el pri­mer li­bro de Bez­so­noff que se tra­du­ce al es­pa­ñol, so­bre los orí­ge­nes de la fa­mi­lia del pa­dre. Los ta­xis­tas del zar son los ru­sos blan­cos exi­lia­dos que, en los pri­me­ros años en Fran­cia, ha­cían el ta­xi. Va­le la pe­na.

KIM MAN­RE­SA

El no­ve­lis­ta de Per­pi­ñán Joan-Daniel Bez­so­noff

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.