¿Pa­ra qué sir­ve el ar­te?

Àn­gels Ribé

La Vanguardia - Culturas - - EXPUESTO - JE­SÚS MAR­TÍ­NEZ CLA­RÁ

Quin­ce años de tra­ba­jo han si­do su­fi­cien­tes pa­ra que Àn­gels Ribé ha­ya pa­sa­do a la his­to­ria del ar­te con­tem­po­rá­neo y se la re­la­cio­ne con los gran­des nom­bres de los años se­ten­ta, co­mo Vi­to Ac­con­ci o Den­nis Oppenheim. Pe­ro a di­fe­ren­cia de es­tos, en ella se en­cuen­tra el­mis­te­rio de sus trán­si­tos, de sus des­apa­ri­cio­nes, de sus pro­gre­sos y re­gre­sos. En el la­be­rin­to se ex­po­nen las obras pro­du­ci­das en­tre 1969 y 1984: du­ran­te esos años te­jió el hi­lo de Ariad­na que le ha per­mi­ti­do acer­car­se a la au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za de lo ar­tís­ti­co y lle­gar al cen­tro de su la­be­rin­to vi­tal y sa­lir de él. En ese cen­tro ima­gi­na­rio en­con­tró tres cla­ves : la re­la­ción del ar­te con la na­tu­ra­le­za, la uti­li­za­ción de su cuer­po co­mo me­di­da y un diá­lo­go per­cep­ti­vo con las Geo­me­trías in­vi- si­bles (1973). Una geo­me­tría emo­cio­nal desa­rro­lla­da a par­tir de su via­je ini­ciá­ti­co a París en 1966, don­de co­no­ció las teo­rías so­bre la For­ma de Piotr Ko­wals­ki, que in­flu­ye­ron en sus pri­me­ras obras. El gus­to por la for­ma le per­mi­tió car­gar sus pro­pues­tas de com­ple­jos con­cep­tua­lis­mos, sin per­der emo­ción, ni efi­ca­cia es­té­ti­ca. As­pec­tos que siem­pre le han acom­pa­ña­do. Lue­go vi­nie­ron Chica­go, Nue­va York, aho­ra el re­co­no­ci­mien­to del Mac­ba y una pe­que­ña ex­po­si­ción en el nú­me­ro 25 de la ca­lle Vall­don­ze­lla.

An­gels Ribé se pro­pu­so, des­de sus pri­me­ras “ac­cio­nes”, de­mos­trar que el ar­te es un “es­fuer­zo con­tra una re­sis­ten­cia”, que es una ac­ti­tud que no ce­sa, que es una fuer­za con­ti­nua, a me­nu­do tan in­ma­te­rial co­mo el ai­re de un ven­ti­la­dor lan­za­do con­tra una plo­ma­da. A ve- ces tan in­fruc­tuo­so co­mo sal­tar una y otra vez pa­ra al­can­za el vér­ti­ce de un trián­gu­lo vir­tual (1978). Un­tra­ba­jo cons­tan­te pe­ro­muy frá­gil, co­mo es la pro­pia ma­te­ria de su obra: la es­pu­ma, la luz, la som­bra o la pre­sión san­guí­nea, tal co­mo se ma­ni­fies­tan en In­ter­sec­ción de luz (1969) o Trans­por­te de un ra­yo de luz (1972). Es­tas obras de­li­ca­das, que­bra­di­zas o efí­me­ras nos pro­po­nen pro­fun­das pa­ra­do­jas, son mi­cro ex­plo­sio­nes que des­pier­tan la con­cien­cia co­mo la interacció­n de un ven­ti­la­dor en la na­tu­ra­le­za (1973) o una bom­bi­lla en­cen­di­da a pleno sol (1973).

To­das las obras de Ribé, más allá del con­cep­to y su po­der for­mal, son un ma­ni­fies­to, un pro­gra­ma útil que pro­cla­ma al ar­te co­mo mé­to­do de co­no­ci­mien­to y trans­for­ma­ción mo­ral. Sus pro­pues­tas se pue­den ver co­mo con­se­jos que in­di­can al es­pec­ta­dor aten­to to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra una au­tén­ti­ca evo­lu­ción de la con­cien­cia. Pa­ra con­se­guir es­te lo­gro, rea­li­za di­ver­sas ac­cio­nes y pro­di­gios. En una pri­me­ra pro­po­si­ción nos mues­tra la im­por­tan­cia de los sen­ti­dos que nos acer­can a la reali­dad; así, las po­si­cio­nes de las ma­nos ve­ri­fi­can la di­la­ta­ción de las ve­nas de­bi­do a la gra­ve­dad, o bien se cuen­ta man­tri­ca­men­te una y otra vez los de­dos: Coun­ting my fingers (1977). Siem­pre par­te de la ex­pe­rien­cia per­cep­ti­va-sen­so­rial de su cuer­po: vi­sión, oí­do, tac­to, es­pa­cio y pun­tos car­di­na­les (Chica­go 1974), acu­mu­la e in­te­gra, aso­cia, con­tra­po­ne (1973) y cons­ta­ta la pre­sen­cia eva­nes­cen­te de los ob­je­tos in­ma­te­ria­les (1974).

En se­gun­do lu­gar nos pro­po­ne un ar­te que acep­ta lo efí­me­ro y el va­cío co­mo con­di­ción, tal co­mo su­ce­de en In­ter­sec­ció de llum, In­ter­sec­ció de plu­ja e In­ter­sec­ció d'ona­da (1969) y cons­ta­ta que los cam­bios son as­pec­tos inevi­ta­bles del ser, aunque an­he­le la quie­tud. En ter­cer lu­gar la im­por­tan­cia de la aten­ción a los pe­que­ños de­ta­lles or­na­men­ta­les de la reali­dad re­co­gi­dos con pre­ci­sión ab­so­lu­ta: The un­re­la­ted ob­ject (1979). La cuar­ta pro­pues­ta nos re­cuer­da la ne­ce­sa­ria adap­ta­ción a las cir­cuns­tan­cias pa­ra ir de mo­do na­tu­ral ha­cia ade­lan­te: Can’t go home (1977). La quin­ta pro­po­si­ción es que en ese ir y ve­nir por el puen­te de Wi­lliams­burg, Two main sub­jec­ti­ve points on an ob­jec­ti­ve tra­jec­tory (1975), de­be exis­tir un pun­to de vista es­ta­ble y ob­je­ti­vo que no re­cha­ce el ha­llaz­go ines­pe­ra­do o la ac­ción sú­bi­ta. Es­tas cin­co con­di­cio­nes trans­for­man la ac­ti­tud, la men­te y el co­ra­zón. Pa­ra eso sir­ve el ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.