El Ca­ra­vag­gio per­di­do

La Vanguardia - Culturas - - ESPACIOS -

AR­TUR RA­MON

Des­cu­brir el Ca­ra­vag­gio per­du­to es el sue­ño de to­do his­to­ria­dor del ar­te o de to­do an­ti­cua­rio. Las po­si­bi­li­da­des de encontrarl­o a lo lar­go de una vi­da pro­fe­sio­nal son tan re­mo­tas co­mo que te ma­te un ra­yo o te to­que el Eu­ro­mi­llón. Hay po­quí­si­mos cua­dros per­di­dos y mi­llo­nes de bui­tres con la lu­pa pre­pa­ra­da. Ade­más no sólo va­le la in­tui­ción sino que des­pués ne­ce­si­tas en­con­trar el con­sen­so de la atri­bu­ción en­tre los má­xi­mos es­pe­cia­lis­tas.

Nun­ca ol­vi­da­rá Fer­di­nan­do Bo­log­na aquel día, en los le­ja­nos años 50, en que tras en­se­ñar­le a su maes­tro Ro­ber­to Long­hi una fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro de un cua­dro que re­pre­sen­ta­ba el Mar­ti­rio de san­ta Úr­su­la su­gi­rien­do con la bo­ca pe­que­ña una atri­bu­ción a Ca­ra­vag­gio, el pro­fes­so­re es­bo­zó una son­ri­sa pa­ter­nal de la que col­ga­ba un pi­ti­llo con­su­mién­do­se y le cla­vó la mi­ra­da ha­cien­do que no con el de­do.

El cua­dro es ra­ro y se ale­ja de la ico­no­gra­fía tra­di­cio­nal al re­pre­sen­tar a san­ta Úr­su­la en el mo­men­to que el sal­va­je y de­ma­sia­do pró­xi­mo rey huno le cla­va una fle­cha en el pe­cho. Mo­ri­bun­da, con el ros­tro ca­si de cera, in­ten­ta sa­cár­se­la hur­gan­do, con las ma­nos, en sus en­tra­ñas. Es enig­má­ti­ca la dis­po­si­ción tea­tral de las fi­gu­ras en una suerte de desafío de las le­yes del es­pa­cio pro­pias de la pin­tu­ra. La obra fue en­car­ga­da por el prín­ci­pe An­drea II Do­ria y rea­li­za­da en 1610, dos me­ses an­tes de la muer­te del ar­tis­ta, y se en­tre­gó al pro­cu­ra­dor de los Do­ria en Ná­po­les, Lan­fran­co Mas­sa, quien por tra­tar de se­car rá­pi­da­men­te el cua­dro lo ex­pu­so al sol y co­mo el bar­niz era muy grue­so se ablan­dó en vez de se­car­se, in­for­ma­ción que co­no­ce­mos por la co­rres­pon­den­cia del mis­mo Mas­sa, que di­ce que quie­re ir de nue­vo “a ca­sa de Ca­ra­vag­gio pa­ra sa­ber qué te­nía que ha­cer pa­ra que no se es­tro­pea­ra”. Es­tas vi­ci­si­tu­des ex­pli­can el mal es­ta­do de con­ser­va­ción. El cua­dro fue em­bar­ca­do el 27 de ma­yo de ese año y lle­gó a Gé­no­va el 18 de ju­nio si­guien­te pa­ra or­na­men­tar las pa­re­des del prín­ci­pe. Los ava­ta­res de la his­to­ria hi­cie­ron el res­to pa­ra con­ver­tir la obra de un maes­tro en anó­ni­ma has­ta que una ban­ca na­po­li­ta­na la com­pró en 1973 con una atri­bu­ción a Mat­tia Pre­ti. De­ba­tién­do­se en­tre su ins­tin­to y su fi­de­li­dad al maes­tro, Bo­log­na op­tó por la se­gun­da y nun­ca se per­do­na­rá ha­ber ac­tua­do así. So­bre to­do cuan­do en 1974 a raíz del Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios Ca­ra­vag­gis­tas de Bér­ga­mo, Mi­na Gre­go­ri, la úni­ca mu­jer dis­cí­pu­la de Long­hi y hoy pre­si­den­ta de su fun­da­ción en Flo­ren­cia, ar­gu­men­tó con só­li­dos do­cu­men­tos la atri­bu­ción zan­jan­do el asun­to pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.