El dis­cur­so de Stan­ford

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

Con motivo de la re­ti­ra­da de Ste­ve Jobs del pues­to de man­do de Ap­ple, en al­gu­nos ar­tícu­los se ha he­cho re­fe­ren­cia a su dis­cur­so du­ran­te la ce­re­mo­nia de gra­dua­ción en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, en ju­nio del 2005. Se tra­ta de una in­ter­ven­ción muy ac­ce­si­ble en to­dos sus for­ma­tos a tra­vés de in­ter­net, que re­sul­ta de re­fe­ren­cia co­mún en nu­me­ro­sos ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les –em­pre­sa, mar­ke­ting, ob­via­men­te in­for­má­ti­ca y mun­do di­gi­tal– pe­ro, en cam­bio, me da la im­pre­sión de que no ha te­ni­do un gran eco en los ám­bi­tos es­tric­ta­men­te hu­ma­nís­ti­cos. Y ello a pe­sar de que hoy por hoy ya es tal vez el speech más cé­le­bre del si­glo XXI, lo que ha­ce pen­sar que en al­gu­nas cues­tio­nes cen­tra­les las hu­ma­ni­da­des clá­si­cas si­guen man­te­nién­do­se bas­tan­te apar­ta­das de lo que in­tere­sa al res­to del mun­do.

Pa­ra quien no lo co­noz­ca, el dis­cur­so de Jobs se ar­ti­cu­la so­bre tres his­to­rias: la pri­me­ra ver­sa so­bre “co­nec­tar los pun­tos”: có­mo to­do lo que apren­de­mos en es­ta vi­da, por dis­per­so que pa­rez­ca, pue­de aca­bar sir­vién­do­nos si so­mos ca­pa­ces de in­ter­co­nec­tar­lo... cla­ro que eso es al­go de lo que sólo nos da­mos real­men­te cuen­ta a pos­te­rio­ri. En su ca­so, apren­der ca­li­gra­fía en sus años uni­ver­si­ta­rios, apa­re­ten­te­men­te un sa­ber or­na­men­tal, le re­sul­tó por ejem­plo uti­lí­si­mo un tiem­po más tar­de pa­ra di­se­ñar las ti­po­gra­fias del Mac.

La se­gun­da his­to­ria ver­sa “so­bre el amor y la per­di­da”: có­mo creó Ap­ple, des­pués le echa­ron de la em­pre­sa, y eso le sir­vió co­mo es­tí­mu­lo pa­ra po­ner en mar­cha Pi­xar y des­de allí im­pul­sar el pri­mer lar­go­me­tra­je ani­ma­do por or­de­na­dor.

La ter­ce­ra his­to­ria es “so­bre la muer­te” y tra­ta de có­mo cam­bió su vi­da a par­tir del mo­men­to en que le diag­nos­ti­ca­ron el cán­cer, y co­mo, por ex­tra­ño que pue­da pa­re­cer, el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to es una cons­tan­te del gé­ne­ro hu­mano que aca­ba­rá afec­tan­do in­clu­so a los estudiante­s que le es­tán es­cu­chan­do en la uni­ver­si­dad ca­li­for­nia­na cuan­do ha­bla a prin­ci­pios de ve­rano del 2005, y a los que ani­ma a se­guir man­te­nien­do un es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro.

El ca­rác­ter re­fe­ren­cial de es­te tex­to (por­que, an­tes que na­da, es un tex­to lo que Ste­ve Jobs le­yó) obe­de­ce, sos­pe­cho, tan­to a la gran fi­gu­ra crea­ti­va de su au­tor, co­mo a que re­fle­ja ras­gos cla­ves de la ac­tual cul­tu­ra. Co­mo la inex­tri­ca­ble li­ga­zón en­tre lo más pro­fe­sio­nal y lo más ín­ti­mo; la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ener­gía po­si­ti­va a par­tir de la su­pera­ción de trau­mas exis­ten­cia­les –Jobs ex­pli­ca en­tre otras co­sas có­mo su ma­dre le dio en adop­ción–; y, li­ga­do a ella, el alar­de de fran­que­za au­to­bio­grá­fi­ca; la apo­lo­gía de la cu­rio­si­dad y la in­tui­ción fren­te al mé­to­do ri­gu­ro­so y la ca­rre­ra aca­dé­mi­ca; y la op­ción por el re­la­to fren­te a la abs­trac­ción, in­clu­so por par­te de ex­per­tos en abs­trac­cio­nes co­mo son los in­for­má­ti­cos. Se tra­ta en su­ma de una si­nop­sis de psi­co­lo­gía con­tem­po­rá­nea, que co­mo los gran­des dis­cur­sos de to­dos los tiem­pos, re­du­ce a po­cas pa­la­bras cues­tio­nes com­ple­jas. Y a su ma­ne­ra, bas­tan­te hu­ma­nis­ta.

Ste­ve Jobs en Stan­ford en el año 2005

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.