Ge­ne­ra­cio­nes in­te­lec­tua­les

Dea­ye­rahoy La úl­ti­ma ge­ne­ra­ción mí­ti­ca, sin­gu­lar­men­te re­co­no­ci­da y de pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, fue la del 68. Más de 50 años des­pués aún no ha bri­lla­do nin­gún gru­po que con igual vi­gor com­par­ta unas se­ñas de iden­ti­dad

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - LUIS RA­CIO­NE­RO

El te­ma de las ge­ne­ra­cio­nes si­gue vi­gen­te. En Es­pa­ña lo plan­teó Or­te­ga, lo si­guió su dis­cí­pu­lo Ma­rías y lo apli­có Jesch­ke al no­ven­ta y ocho. En Gran Bre­ta­ña lo re­to­ma Noel An­nan en 1990 en su en­ci­clo­pé­di­co Our Age, don­de pa­sa re­vis­ta a los que son de su edad, o sea, cua­les­quie­ra in­te­lec­tua­les que en­tra­ron en Ox­brid­ge en los trein­ta años com­pren­di­dos en­tre 1919 y 1949. En Fran­cia, Mi­chel Wi­nock, au­tor de Le Siè­cle des In­te­llec­tuels, aca­ba de pu­bli­car L'Ef­fet de Ge­ne­ra­tion don­de reseña en­tre 1900 y 1970 la su­ce­sión de ocho ge­ne­ra­cio­nes in­te­lec­tua­les, de­fi­ni­das por los si­guien­tes he­chos ca­ta­li­za­do­res: la ge­ne­ra­ción Drey­fus 1890, la Aga­dir 1905, la Guerra 1914, la Cri­sis 1929, la de Vi­dey 1940, la Guerra Fría 1950, la de 1968 y una hi­po­té­ti­ca Ge­ne­ra­ción Mit­te­rrand.

El pri­me­ro en ini­ciar mo­der­na­men­te el te­ma de las ge­ne­ra­cio­nes fue el ale­mán Dilt­hey. És­te, de­fi­ne ge­ne­ra­ción por un gru­po coe­tá­neo y un he­cho ca­ta­li­za­dor. Yo di­ría que es el he­cho lo prin­ci­pal, pues gru­pos na­cen ca­da año. Cu­rio­sa­men­te, no to­dos los años dan pie a una ge­ne­ra­ción. ¿Por qué? De­cía La­pla­ce amar­ga­men­te que New­ton, ade­más de ge­nio, ha­bía te­ni­do una gran suerte, por­que no se pue­de in­ven­tar dos ve­ces el sis­te­ma del mun­do. El ge­nio, pa­ra lle­gar a ser­lo, de­be na­cer en el mo­men­to opor­tuno. Así las ge­ne­ra­cio­nes.

Ca­da trein­ta años

Ca­da año nace una ge­ne­ra­ción que, si no da con su he­cho ca­ta­li­za­dor, aca­ba por que­dar en una quin­ta, y aho­ra ni eso, des­de que se abo­lió el ser­vi­cio mi­li­tar. Re­pa­san­do las ge­ne­ra­cio­nes con se­ñas de iden­ti­dad se ob­ser­va una sig­ni­fi­ca­ti­va pe­rio­di­ci­dad de unos trein­ta años. Así, Juan Ma­ri­chal, en su teo­ría del en­sa­yis­mo, apun­ta las ge­ne­ra­cio­nes de 1837, 1868, 1898 y 1914. Yo aña­di­ría las de 1927 y 1968. No que­da muy cla­ro qué aglu­ti­nó las ge­ne­ra­cio­nes de 1837 y 1868; en ellas son los nom­bres lo que pe­sa; sí sa­be­mos el ca­ta­li­za­dor del 98, me­nos el de 1914. Tam­bién en 1927 son los nom­bres los que pe­san, qui­zás más que los he­chos. No así en el 68, que cris­ta­li­za en pro­ce­so fác­ti­co con­si­de­ra­ble.

En la re­vo­lu­ción cul­tu­ral del 68 en París, Chica­go yBer­ke­ley se coa­gu­lan va­rios pro­ce­sos in­te­lec­tua­les yma­te­ria­les si­mul­tá­neos: el fin del po­si­ti­vis­mo ló­gi­co co­mo pa­ra­dig­ma fi­lo­só­fi­co, el fin del ma­te­ria­lis- mo dia­léc­ti­co co­mo teo­ría pro­gre­sis­ta, el fin del pu­ri­ta­nis­mo la­bo­ra­lis­ta co­mo es­ti­lo de vi­da y la emer­gen­cia de la so­cie­dad de con­su­mo que produce las pa­ra­do­jas si­guien­tes: los obre­ros –asi­mi­la­dos por el sis­te­ma– ya no son van­guar­dia re­vo­lu­cio­na­ria; los estudiante­s –hi­jos de las cla­ses aco­mo­da­das– se re­be­lan con­tra los es­ti­los de vi­da de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res; las fi­lo­so­fías irra­cio­na­les de Orien­te o del cha­ma­nis­mo psi­co­dé­li­co so­bre­pu­jan el po­si­ti­vis­mo ló­gi­co, los paí­ses más ri­cos en­ca­be­zan la pro­tes­ta, los par­ti­dos de iz­quier­da de Fran­cia con­tri­bu­yen a aho­gar­la, a lo cual si­gue el de­sen­can­to, la in­terio­ri­za­ción y el nar­ci­sis­mo del yo­ga, la ma­cro­bió­ti­ca y el body buil­ding.

La úl­ti­ma ge­ne­ra­ción

El 68 mar­ca una ge­ne­ra­ción que en Es­pa­ña es­tu­vo has­ta aho­ra en el po­der po­lí­ti­co y que in­te­lec­tual­men­te po­dría tra­zar­se en la co­lec­ción Co­no­cer pu­bli­ca­da por Do­pe­sa, que en paz des­can­se. Allí es­tán ca­si to­dos los nom­bres, que no ci­ta­ré por ser la ma­yo­ría ami­gos, que co­men­za­ron a pe­sar a par­tir de 1968.

Yo di­ría que es­ta ge­ne­ra­ción se ca­rac­te­ri­za por el aban­dono de vie­jas po­lé­mi­cas en torno a Es­pa­ña, su de­sin­te­rés por el pai­sa­jis­mo cas­ti­zo del 98 y su apertura al mun­do. Es­ta apertura co­mien­za por los via- jes: en vez de re­co­rrer Cas­ti­lla, co­mo los del 98, los del 68 se van a París, Ita­lia, Londres o Es­ta­dos Uni­dos. Cu­rio­sa­men­te, nin­guno a Mos­cú, ni si­quie­ra Váz­quez Mon­tal­bán. Ca­si to­dos re­nun­cia­ron al pro­gra­ma po­si­ti­vis­ta y mar­xis­ta: el que no re­tor­na a Nietzs­che va a Cio­ran o De­leu­ze, y al­guno tam­bién a las fi­lo­so­fías orien­ta­les. La ex­pe­ri­men­ta­ción con sus­tan­cias psi­co­dé­li­cas mar­ca su se­pa­ra­ción res­pec­to a la ge­ne­ra­ción de los 50, más bien etí­li­ca, se­gui­do­ra de las mu­sas de Scott Fitz­ge­rald y Mal­com Lowry. El whisky y el mes­cal de­jan su lu­gar a la mes­ca­li­na y el LSD; el com­pro­mi­so co­lec­ti­vo se res­cin­de a fa­vor de un in­di­vi­dua­lis­mo neo­rro­mán­ti­co y an­ti­au­to­ri­ta­rio; Mar­cu­se, Fou­cault, Cio­ran, Nor­ma­nB­rown­son­má­sins­pi­ra­do­res que Witt­gens­tein, o La­can; Freud le pue­de a Marx en es­te pro­ce­so de in­di­vi­dua­ción des­en­ca­de­na­do por el de­sen­can­to de la re­vo­lu­ción in­via­ble, y por la olea­da de opu­len­cia.

Fal­ta una nue­va in­ter­pre­ta­ción de qué ge­ne­ra­cio­nes pue­dan ha­ber apa­re­ci­do en Es­pa­ña des­pués del 68. Co­mo aquí se si­guen las mo­das fran­ce­sas no creo que tar­de­mos en leer­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.