¿Bio­gra­fía fic­ti­cia?

Na­rra­ti­va Da­vid Lea­vitt re­cons­tu­ye la re­la­ción en­tre el ma­te­má­ti­co Hardy y el in­dio Ra­ma­nu­jan des­de sus pri­me­ros con­tac­tos por car­ta has­ta su via­je jun­tos a Cam­brid­ge, rin­dien­do así un ho­me­na­je al ma­te­má­ti­co hin­dú

La Vanguardia - Culturas - - ESCRITURAS - ÁN­GE­LES LÓ­PEZ

Una car­ta cam­bia el rum­bo de una dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca cuan­do una ma­ña­na de 1913 G.H. Hardy –uno de los más gran­des ma­te­má­ti­cos bri­tá­ni­cos– re­ci­be un mis­te­rio­so so­bre con se­llos in­dios. Po­dría ha­ber­la ig­no­ra­do pe­ro de­ci­de su­mer­gir­se en las quin­ce pá­gi­nas que le re­mi­te un em­plea­do in­dio lla­ma­do Sri­ni­va­sa Ra­ma­nu­jan que tra­ba­ja pa­ra la Ofi­ci­na de Fi­dei­co­mi­so del Puer­to de Ma­drás, don­de exa­mi­na va­rios re­sul­ta­dos ma­te­má­ti­cos exis­ten­tes en la teo­ría de nú­me­ros. El in­dio –con­ta­ble en la prác­ti­ca– es un ge­nio au­to­di­dac­ta que a los do­ce años do­mi­na­ba la tri­go­no­me­tría y –co­mo or­to­do­xo brah­mán– sos­te­nía que sus teo­re­mas eran ins­pi­ra­dos por la dio­sa Na­ma­gi­ri, du­ran­te sus sue­ños. Hardy es­ta­ble­ce­rá una re­la­ción am­bi­va­len­te con él: le ad­mi­ra­rá has­ta lle­var­le a Cam­brid­ge (pe­se a que su re­li­gión le im­pe­día via­jar por mar) pe­ro en su in­men­so ego tam­bién ten­drá ca­bi­da la en­vi­dia e in­clu­so el re­cha­zo.

Se tra­ta de un li­bro den­so, con pa­sa­jes que des­ti­lan hu­mor, so­bre­do­sis de in­for­ma­ción y pro­fun­das con­tra­dic­cio­nes. Mar­ca, sin du­da, una vuel­ta de tuer­ca en la li­te­ra­tu- ra de es­te nor­te­ame­ri­cano, que fue­ra icono gay de las le­tras allá por la era prein­ter­net, con el neo­li­be­ral pro­yec­to co­pi­lo­ta­do por Rea­gan y That­cher, flo­tan­do en el éter. Aun­que fue­ra lo que se co­no­ce co­mo un wün­der­kind, que osa­ra pu­bli­car su ope­ra pri­ma cuen­tís­ti­ca, a la es­can­da­lo­sa edad de 23 años, lo im­por­tan­te es que ha de­mos­tra­do ser un ge­nio ma­du­ro de las le­tras.

Su­po­ne­mos que harto ya de es­tar harto de en­ca­si­lla­mien­tos (él mis­mo opi­na que al igual que no hay li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na, pen­sar que un escritor ho­mo­se­xual pue­da es­tar ob­se­sio­na­do en te­mas reivin­di­ca­ti­vos so­bre la iden­ti­dad se­xual, le pa­re­ce un dis­cur­so es­té­ril), se ha vol­ca­do en la no­ve­la his­tó­ri­ca –¿bio­gra­fía fic­ti­cia?– por­que di­ce no en­ten­der ya el pre­sen­te. Noobs­tan­te, sus pá­gi­nas aún guar­dan al­gu­nos gra­mos de mi­li­tan­cia en la es­té­ti­ca ho­mo­se­xual a tra­vés de las ac­cio­nes y pen­sa­mien­tos de Hardy... Aun­que da un pa­so más des- ple­gán­do­la en el mar­co de la hi­po­cre­sía bri­tá­ni­ca de su in­te­lec­tua­li­dad y en con­cre­to de la sec­ta uni­ver­si­ta­ria de los Após­to­les.

Lea­vitt se ha su­mer­gi­do en ano­ta­cio­nes ma­te­má­ti­cas, fór­mu­las nu­mé­ri­cas, en los pro­pios Cua­der­nos de Ra­ma­nu­jan –que con­ti­núan sien­do ob­je­to de es­tu­dio– así co­mo un in­gen­te ma­te­rial re­se­ña­do en el apén­di­ce que va des­de las pro­pias me­mo­rias de Hardy (elo­gia­das por G. Gree­ne), re­ce­tas ve­ge­ta­ria­nas, li­bros so­bre el amor gay du­ran­te la pri­me­ra con­tien­da mun­dial o la co- rres­pon­den­cia en­tre Rus­sell o Stra­chey. Por­que la Pri­me­ra Gue­rra es ca­si un per­so­na­je en sí mis­mo, así co­mo el cal­do de cul­ti­vo aca­dé­mi­co por el que des­fi­la­rán aque­llos que in­te­gra­rían el mo­vi­mien­to Blooms­bury OD.H. Law­ren­ce,ber­trand Rus­sell y Witt­gens­tein.

La­co­mu­ni­dad ma­te­má­ti­ca ha re­ci­bi­do su no­ve­la con ma­ti­za­cio­nes ha­cia sus erro­res de cálcu­lo pe­ro se han mos­tra­do emo­cio­na­dos por- que al­guien, al fin, abor­da­ra un li­bro so­bre el per­so­na­je, la épo­ca y la dis­ci­pli­na. In­clu­so, al­go iné­di­to en la his­to­ria aca­dé­mi­ca de EE.UU.: le in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par en una con­fe­ren­cia que au­na­ba fa­cul­ta­des ma­te­má­ti­cas y es­cri­tu­ra crea­ti­va... –¿Se­ría el mú­si­co Bach, con sus can­ta­tas, la pri­me­ra fuen­te de ins­pi­ra­ción?

Con una es­truc­tu­ra en com­pás de dos por cua­tro, pa­sa­mos de 1936 –cuan­do Hardy da una con­fe­ren­cia en Har­vard– , y, de for­ma pa­ra­le­la, asis­ti­mos al re­la­to de có­moen 1913 el­ma­te­má­ti­co in­glés re­ci­be la car­ta de Ra­ma­nu­jan. Lle­ga­rá Lon­dres, el re­la­to de la amis­tad, la cro­no­lo­gía del ni­ño su­per­do­ta­do in­dio, su fas­ci­na­ción por el nú­me­ro PI... Tie­ne tam­bién el tex­to va­rias vo­ces na­rra­ti­vas, al tiem­po que se in­ter­ca­lan ca­pí­tu­los que des­cri­ben los pen­sa­mien­tos del men­tor de Ra­ma­nu­jan, así co­mo una mi­ra­da por el re­tro­vi­sor del tiem­po ha­cia aque­lla dé­ca­da. Dies­tra­men­te im­bri­ca­do, ri­gu­ro­sa­men­te in­ves­ti­ga­do y si­nuo­sa­men­te es­cri­to, con­tri­bu­ye a ca­mi­nar por lo que en mi opi­nión ya es una sen­da: el sub­gé­ne­ro de bio­gra­fía fic­ti­cia, in­te­gra­da por Da­vid Lod­ge, Ju­lian Bar­nes, Mar­ko­vits...

Li­bro tris­te, ilus­tra­ti­vo, cu­yas pá­gi­nas es­tán atra­pa­das por la te­nue luz de la poe­sía que ex­ce­de a la co­ti­dia­ni­dad. Sus personajes no son héroes gri­ses des­co­yun­ta­dos por el pe­so de la vul­ga­ri­dad –que di­ría Ba­ro­ja–, sino lle­nos de mú­si­ca que re­cuer­da, re­mo­ta­men­te al me­jor Car­ver, Flannery O´con­nor... O a los mo­men­tos de ex­ce­len­cia del me­jor Gran­ta.

CORBIS

‘A Di­sap­pea­ring Num­ber’, obra ba­sa­da en la re­la­ción en­tre el ma­te­má­ti­co bri­tá­ni­co y el in­dio, pre­sen­ta­da en el Lin­coln Cen­ter Fes­ti­val en el 2010

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.