Ha­cer­se ma­yor

Ca­rol Ló­pez La di­rec­to­ra de la Sa­la Vi­lla­rroel es­tre­na obra pro­pia, una co­me­dia ela­bo­ra­da con su per­so­nal mé­to­do crea­ti­vo en la que, con nue­vos personajes, ac­tua­li­za sus ha­bi­tua­les re­tra­tos ge­ne­ra­cio­na­les

La Vanguardia - Culturas - - EN DIRECTO - EDUARD MOLNER

Es­ta vez ha si­do Ma­ri­dos y mu­je­res. El pun­to de par­ti­da de Ca­rol Ló­pez siem­pre es una re­fe­ren­cia de pe­so queim­pul­sa su pro­pia crea­ción. En Ger­ma­nes es­ta­ba el clá­si­co de Ché­jov co­mo re­fe­ren­cia le­ja­na, y el más pró­xi­mo de Woody Allen. Aquí vuel­ve a ser Allen, pe­ro es­ta vez Ma­ri­dos y mu­je­res ( Hus­bands and wi­ves, 1992).

Dos pa­re­jas. Una pa­re­ce que es­tá muy mal y la otra pa­re­ce que es­tá muy bien. El fi­nal, sin em­bar­go, des­mien­te es­ta pri­me­ra im­pre­sión. Co­mo en el ci­ne del maes­tro de Nue­va York, hay una vo­lun­tad ma­ni­fies­ta de ju­gar con la in­for­ma­ción que se da al es­pec­ta­dor. Ca­rol no tie­ne nin­gún pro­ble­ma al con­fe­sar sus de­vo­cio­nes, que van mu­cho más allá de un sen­ci­llo ho­me­na­je: “Aquí te­nía Ma­ri­dos y mu­je­res co­mo re­fe­ren­cia: tam­bién ha­blan a cá­ma­ra, tam­bién hay un anun­cio de se­pa­ra­ción y la pa­re­ja que ha he­cho el anun­cio re­sul­ta que aca­ban jun­tos. Sí que hay un pun­to de par­ti­da. Pe­ro allí es­tá más la cri­sis de los cin­cuen­ta y aquí (en Res no tor- na­rà a ser com abans) la de los cua­ren­ta. Sí que tie­nes unos re­fe­ren­tes, pe­ro tra­ba­jo con su­per­li­ber­tad, yo creo que soy muy in­cons­cien­te crean­do, pe­ro cohe­ren­te con los pa­sos que doy.”

Al­guien es­cri­bió, cuan­do Ca­rol Ló­pez es­tre­nó V.O.S. en el Lliu­re en el 2005, que en aque­lla pie­za ha­bía un re­tra­to ge­ne­ra­cio­nal de los trein­ta­ñe­ros de un de­ter­mi­na­do gru­po so­cial. Pues bien, aquí po­dría ha­ber tam­bién un re­tra­to ge­ne­ra­cio­nal, pe­ro los personajes ya no tie­nen trein­ta, sino cua­ren­ta. El gru­po so­cial si­gue sien­do el mis­mo: “Yo no me es­con­do, so­mos unos pi­jos ca­ta­la­nets”.

¿Qué les ha pa­sa­do en es­tos años a sus cria­tu­ras? so­bre to­do la pa­ter­ni­dad y la ma­ter­ni­dad, que to­do lo cam­bia, cla­ro es­tá. “Re­tra­tar lo que pa­sa en mi ge­ne­ra­ción me sa­le na­tu­ral. Yo te­nía una idea ar­gu­men­tal más só­li­da que fi­nal­men­te des­car­té; al em­pe­zar los en­sa­yos di­je, no, ha­re­mos una co­sa sen­ci­lla. Es­tá tam­bién la co­sa de tra­ba­jar con cua­tro ac­to­res y un ti­po de es­pa­cio es­cé­ni­co que re­cuer­da mu­cho a V.O.S.; co­mo amí no­me gus­tan los os­cu­ros pa­ra se­pa­rar es­ce­nas, he bus­ca­do tran­si­cio­nes de es­pa­cio ha­cia si­tua­cio­nes di­fe­ren­tes que me han aca­ba­do dan­do una tea­tra­li­dad pa­re­ci­da a la de V.O.S., es­te es el te­ma”. O sea, hay sem­blan­zas for­ma­les y de con­te­ni­do con el éxi­to que la dio a co­no­cer al gran pú­bli­co, le abrió puer­tas y la si­tuó en la car­te­le­ra, pe­ro no pa­re­cen coin- ci­den­cias for­za­das en bus­ca de la per­pe­tua­ción del éxi­to, sino más bien la apli­ca­ción de unos elementos pro­pios a unas nue­vas si­tua­cio­nes. “So­mos más ma­yo­res”, co­mo di­ce Ca­rol.

Es la pri­me­ra vez que tra­ba­ja con Jau­me Ven­tu­ra, ilu­mi­na­dor que ha co­la­bo­ra­do mu­cho con Ju­lio Man­ri­que. Los es­pa­cios de Res no tor­na­rà a ser com abans, vie­nen da­dos en gran me­di­da por la luz. “A mí­me­gus­ta es­par­cir (la luz) pe­ro ha ve­ni­do bien re­co­ger”. Efec­ti­va­men­te la luz con­si­gue crear es­pa­cios de in­ti­mi­dad, que sir­ven per­fec­ta­men­te al tex­to. Pe­ro ella di­ce que to­do eso se lo en­con­tra­ron a lo lar­go de los en­sa­yos. Ca­rol ase­gu­ra que en­tró en la sa­la de en­sa­yo con “la his­to­ria de dos pa­re­jas, una de las cua­les se se­pa­ra­ba, una in­fi­de­li­dad y tam­bién que nin­gu­na de las pa­re­jas des­cu­bri­ría la in­fi­de­li­dad de su com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra, o sea se man­ten­dría el se­cre­to, y des­pués tam­bién sa­bía, antes de los en­sa­yos, que ellos dos eran so­cios y que ha­bría una ven­ta del ne­go­cio por cul­pa de la cri­sis”.

Es­ta­mos ha­blan­do del mé­to­do Ca­rol. En­trar al pe­rio­do de en­sa­yos con un es­que­le­to de his­to­ria –que­co­mohe­mos­vis­toe­ra­mu­yes­que­lé­ti­ca– y un re­fe­ren­te de lo que ya he­mos ha­bla­do. A par­tir de ahí, co­mo ella ha di­cho en más de una oca­sión, “yo no di­ri­jo a mis ac­to­res, los es­co­jo”. Quie­re de­cir que el diá­lo­go que con­for­ma las es­ce­nas,

LLI­BERT TEI­XI­DÓ

La dra­ma­tur­ga y di­rec­to­ra de la Sa­la Vi­lla­rroel, Ca­rol Ló­pez, fo­to­gra­fia­da re­cien­te­men­te en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.