La fá­bri­ca y la is­la

No­ve­la

La Vanguardia - Culturas - - LATIDOS - SÒ­NIA HER­NÁN­DEZ

Pa­ra An­na y Fran­ces­ca, dos ado­les­cen­tes a pun­to de cum­plir 14 años, la exis­ten­cia tie­ne dos lí­mi­tes cla­ra­men­te mar­ca­dos: la plan­ta­me­ta­lúr­gi­ca Lucchini, sím­bo­lo del real, ro­tun­do e in­va­ria­ble pre­sen­te, y la is­la de El­ba, que en los días más lu­mi­no­sos se atis­ba des­de la pla­ya de la ba­rria­da más que hu­mil­de de Piom­bino, cer­ca de Li­vorno, en la que vi­ven. Ellas mi­ran la pro­me­sa del tu­ris­mo de la is­la –lu­ces noc­tur­nas, cuer­pos be­llos y fe­li­ces– des­de la ori­lla en la que la are­na se mez­cla con los re­si­duos de la fá­bri­ca –he­rrum­bre, in­mun­di­cias, desagües y ga­tos fa­mé­li­cos y en­fer­mos. Así, el com­ple­jo in­dus­trial y la is­la ac­túan co­mo dos fa­ros opues- tos que pre­ten­den apa­gar­se mu­tua­men­te. A un contrapunt­o si­mi­lar dan­for­ma las dos ado­les­cen­tes protagonis­tas de la so­bre­sa­lien­te pri­me­ra no­ve­la de Silvia Avallone (Bie­lla, Ita­lia, 1984): la ru­bia y la mo­re­na, am­bas be­llí­si­mas y de­ci­di­das a dar por inau­gu­ra­da la par­te más im­por­tan­te de sus vi­das en el ve­rano del 2001. El año es un sím­bo­lo más en un li­bro re­ple­to de ellos, el ve­rano co­mo me­tá­fo­ra de la ado­les­cen­cia, cuan­do se al­can­za una ma­yor cons­cien­cia del pro­pio cuer­po, cu­yos im­pe­ra­ti­vos son los más po­de­ro­sos y cuan­do todos los elementos de la na­tu­ra­le­za pa­re­cen crea­dos só­lo pa­ra ha­cer sen­tir y pa­ra bus­car el pla­cer.

Se tra­ta, por tan­to, de la na­rra- ción del ve­rano de­ci­si­vo en la ma­du­ra­ción de las dos chi­cas. Y és­ta se pro­du­ce de una ma­ne­ra pre­coz y ace­le­ra­da, por­que vi­ven en un en­torno en el­que no tie­ne mu­cho sen­ti­do es­pe­rar pa­ra na­da, por­que ya se co­no­ce de­ma­sia­do bien las po­bres ex­pec­ta­ti­vas que per­mi­te un pre­sen­te tan mar­ca­do por la fá­bri­ca y sus mi­se­rias. De he­cho, el prin­ci­pal de­fec­to de la no­ve­la se en­cuen­tra en ese as­fi­xian­te fa­ta­lis­mo que con­de­na a las dos ni­ñas ya des­de la pri­me­ra pá­gi­na, fun­da­men­ta­do en un gru­po so­cial –los obre­ros vi­ven ha­ci­na­dos en col­me­nas de pi­sos– mar­gi­na­do, vio­len­to, anal­fa­be­to, en el que nin­gu­na fa­mi­lia es es­truc­tu­ra­da. Pe­ro se tra­ta de un ex­ce­so que só­lo ba­ja la in­ten­si­dad del des­lum­bra­mien­to que ha su­pues­to Avallone, me­re­ce­do­ra de los pre­mios que ha re­ci­bi­do por la am­bi­ción de su obra, por su pro­sa, y, en de­fi­ni­ti­va, por su des­tre­za pa­ra cons­truir una tra­ma y to­da una cons­te­la­ción de historias hu­ma­nas con­mo­ve­do­ras.

ANA JI­MÉ­NEZ

Silvia Avallone

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.