Aque­llos pri­me­ros pa­sos

Tri­lo­gía Vuel­ven a edi­tar­se las tres no­ve­las que die­ron a co­no­cer a Pa­trick Mo­diano, au­tor de cul­to pa­ra mu­chos lec­to­res de den­tro y fue­ra de Fran­cia

La Vanguardia - Culturas - - LATIDOS - RO­BERT SA­LA­DRI­GAS

Esa tri­lo­gía ti­tu­la­da “de la ocu­pa­ción”, es­tá com­pues­ta por las pri­me­ras no­ve­las que die­ron a co­no­cer a Pa­trick Mo­diano (Bou­log­neBi­llan­court, 1945), en­tre los años 1968 y 1972: El lu­gar de la es­tre­lla ( La pla­ce de l'étoi­le), La ron­da de no­che ( La ron­de de nuit) y Los pa­seos de cir­cun­va­la­ción ( Les bou­le­vards de cein­tu­re). Son, pues, tres li­bros fun­da­cio­na­les de un au­tor queal ca­bo de los años ha con­se­gui­do con to­do me­re­ci­mien­to ser de cul­to pa­ra mu­chos lec­to­res de den- sien­te por Pa­rís –un Pa­rís en su peor ver­sión, fan­tas­ma­gó­ri­co, pre­vio a la in­va­sión del ejér­ci­to de Hitler–, la que se­rá pa­ra siem­pre su ciu­dad-ta­lis­mán; re­co­rre con la ima­gi­na­ción las ca­lles te­ne­bro­sas, ate­na­za­das por el mie­do y en­vi­le­ci­das por la abun­dan­cia de an­ti­se­mi­tas, chi­va­tos, ver­du­gos y vi­vi­do­res de to­da ca­la­ña en una épo­ca mi­se­ra­ble que hue­le a ig­no­mi­nia, ve­neno y muer­te. Por úl­ti­mo, en Los pa­seos de cir­cun­va­la­ción, Mo­diano in­tro­du­ce en su na­rra­ti­va la fi­gu­ra pe­ni­ten­cial y do­lo­ro­sa del pa­dre –le ins­pi­ra com­pa­sión y cul­pa– que jun­to a al­gu­nos dis­tri­tos de Pa­rís (por ejem­plo el XIII) con­fi­gu­ra­rá el te­rri­to­rio de fic­ción mo­dia­nes­co no com­par­ti­do con na­die.

Lo in­tere­san­te es que en es­tas tres no­ve­las tem­pra­nas, ba­rro­cas, de­li­ran­tes, opues­tas a los es­que­mas del nou­veau ro­man y pró­xi­mas a au­to­res co­mo Cé­li­ne, Pie­rre Mcor­lan o al su­rrea­lis­mo de Andrés Piey­re de Man­diar­gues, Mo­diano se en­tre­ga al im­pul­so exis­ten­cial de vi­sio­nar en el ima­gi­na­rio “la luz in­cier­ta de mis orí­ge­nes, ese am­bien­te don­de to­do se de­rrum­ba”. Qui­zá por­que la lec­tu­ra ha coin­ci­di­do con la brus­ca des­apa­ri­ción del di­rec­tor de ci­ne grie­go Theo An­ge­lo­pou­los, he pen­sa­do que dos de sus pe­lí­cu­las se pro­po­nen el mis­mo ti­po de in­da­ga­ción só­lo que de una for­ma me­nos am­pu­lo­sa: La mi­ra­da de Uli­ses y La eter­ni­dad y un día, a cual más im­pre­sio­nan­te. Lo cier­to es que esas pri­me­ras no­ve­las de Mo­diano con­tie­nen el ger­men de las pe­sa­di­llas, au­sen­cias, ob­se­sio­nes (sus raíces ju­dai­cas), es­ce­na­rios y personajes siem­pre de­rro­ta­dos que pau­la­ti­na- men­te, ar­te­sa­nal­men­te, irá mo­de­lan­do y desa­rro­llan­do a lo lar­go de to­da su obra.

El tiem­po ha trans­cu­rri­do, la ju­ven­tud que­dó atrás y la na­rra­ti­va de Mo­diano ha evo­lu­cio­na­do tan­to en su es­ti­lo (en­ton­ces gui­ño­les­co aho­ra pre­ci­so), co­mo en los te­mas a ve­ces di­fu­mi­na­dos por las ne­bli­nas del Se­na. En cual­quier ca­so es fal­so que siem­pre es­cri­ba el mis­mo li­bro au­to­bio­grá­fi­co. El re­pro­che no tie­ne sen­ti­do. Ypor eso­mea­tre­vo a de­cir que per­so­nal­men­te, una vez leí­da la Tri­lo­gía de la ocu­pa­ción –don­de “to­do va­ci­la”– a la que de­be­ría aña­dir­se Do­ra Bru­der (1995), in­clino mi pre­fe­ren­cia por el Mo­diano de los úl­ti­mos diez años que arran­ca de Ca­lle de las Tien­das Os­cu­ras (1978) y pro­yec­ta su com­ple­ji­dad y he­chi­zo ma­du­ro en otros tres tí­tu­los que con­si­de­ro ca­pi­ta­les de (en pa­la­bras de Jo­sé Car­los Llop) esa “na­rra­ti­va so­nám­bu­la en­tre el día y la no­che”: Un pe­di­grí, En el ca­fé de la ju­ven­tud per­di­da y El ho­ri­zon­te. Los pa­sos más re­cien­tes de un ti­po li­bre que to­da­vía si­gue ras­trean­do su pro­pia ex­tra­ñe­za. Ese es mi for­mi­da­ble Mo­diano.

HE­LIE GA­LLI­MARD

Mo­diano fo­to­gra­fia­do en el año 2007 en su ca­sa de Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.